Cabeceras especiales

Cabecera

ENTREVISTA

Víctor Sandoval: "Espero hacer brillar a Terelu en La última cena"

Afirma que concursaría en 'GH DÚO' con Nacho Polo "para amargarle"

Víctor Sandoval
03.07.2020 | 12:42

Victor Sandoval (Madrid, 1967) es uno de los personajes más recurrentes de la televisión de Mediaset. El colaborador cuenta con una dilatada experiencia en el medio y, aunque tuvo que hacer un pequeño paréntesis en el año 2011 tras una dolorosa ruptura sentimental, en el año 2015 volvió a nuestras vidas participando en aquella mítica edición de GH VIP 3.

El colaborador volvió a retomar su carrera profesional y, desde entonces, se ha convertido en un rostro muy familiar de Telecinco. El periodista protagonizó momentos memorables para los fans del reality, ¿quién no recuerda el cómico dúo que formaba con Belén Esteban?

El madrileño quiso que su paso por la casa más famosa de la televisión fuera un examen, y al parecer, lo superó con creces, convirtiéndolo en uno de los concursantes más queridos por el público, sobretodo, por su particular forma de hacernos reír con sus dramas.

Por eso hoy desde las páginas de BLUPER hacemos un repaso del renacer televisivo de Victor, hablando con él de los últimos formatos en los que ha participado, incluido La última cena de la que hoy será el anfitrión junto a Terelu Campos.

Víctor, tras un tiempo de ausencia, volviste a nuestras vidas a principios de 2015 participando en la mítica y recordada edición de GH VIP 3, que supuso también la vuelta del formato. ¿Como llegó Gran Hermano? Es decir, ¿como te llegó la propuesta?

A mí no me llegó ninguna propuesta de Gran Hermano, ni era candidato a Gran Hermano. En ese momento estaba fuera de mercado, todo el mundo sabe que tuve un problema por una separación. Me fui a Sitges varios años y cuando me comentan que va a volver el formato soy yo quien se pone en contacto con Jaime Guerra (ex-directivo de Zeppelin). Fui yo quién llamó a la productora y lo pedí como un favor personal, para demostrarme que estaba bien y que la gente lo viese, teniendo cámaras las 24 horas.

Como curiosidad, a mí se me hizo participe del formato antes de nacer en el año 2000. A mí me llama Roberto Ontiveros (ex-director de programas de Zeppelin), paraver si yo conocía a alguien que quisiera participar en el formato, ya que en esa época, era director de relaciones públicas de Pacha Madrid, de ahí que pudiera conocer gente.

¿Lo pensaste mucho a la hora de aceptar la oferta? ¿Qué valoraste?

No, todo lo contrario. Yo creo que fui de los cachés más bajos de esa edición, si no el más bajo. Es que cuando salí de la casa, tampoco cobré nada, es que se lo quedó Hacienda. Es que yo no lo hice por dinero, yo lo hice para saber si podía reincorporarme a la vida normal. Era como una necesidad laboral y emocional más que económica. Es que yo hubiera firmado lo que sea, ¡si me dicen gratis, lo hago gratis!

Cualquier drama lo convierto en comedia

Protagonizaste grandes momentos, que los catalogaría de hilarantes y graciosos. ¿Quién no recuerda el famoso "Cállate Víctor" que te espetaba con cariño Belén Esteban? ¿Cómo valoras aquella experiencia?

Es que de todos los dramas que tengo, la gente se descojona (risas) Es que también cuento las cosas de una manera, que para mí cualquier drama, lo convirtió en comedia. Era normal que Belén me dijera que me callara, si no me lo decía, yo no me callo. No hay nada peor que no saber como decirle a una persona que se calle (risas). La experiencia fue maravillosa, yo solo volvería a entrar por Belén. Es que después de lo que pasé con mi ex-marido, lo más bonito cuando llegaba la noche, era dormirme y decirle: buenas noches Belén. Normalmente, yo no le digo buenas noches a nadie; solo por ese momento, volvería a entrar. Soy el marido de Belén Esteban desde entonces, se podrá haber casado con Miguel, pero yo soy su marido televisivo. La amo. Desde entonces, es como parte de mi familia.

Viéndolo en retrospectiva, ahora que han pasado más de cinco años ¿Te arrepientes de algo?
No. Solo me arrepiento de la portada que hice en Lecturas. De dentro de la casa, no me arrepiento de nada. Es más, si volvería a entrar, haría lo mismo. Hice lo que sentí, si volviera a entrara, seguiría diciendo, por ejemplo, que las chirlas del río (Aguasantas y Ares), son muy pérfidas.

Fue un drama que Los Chunguitos dijesen que preferían un hijo subnormal a uno maricón

¿Fue fácil convivir con los otros quince concursantes? ¿Con quien volverías a convivir y con quién no? ¿Por qué?
Fue fácil convivir con ellos, ellos conmigo no lo sé (risas) Pero, para mí, el momento Chunguitos fue un drama. ¿Que preferían tener un hijo subnormal a uno maricón? ¿Perdona? Compararon a una persona con una deficiencia mental con otra que tiene otra tendencia sexual. ¿Perdona? Fue revivir experiencias personales.  

Luego había gente como Coman que se metía con los complejos físicos... Fue como enfrentarme a la realidad que yo no quería mirar. No volvería a convivir ni con Coman, ni con los Chunguitos, ni con Olvido, ni con Aguasantas.

El resto me darían igual, pero con Belén e Ylenia volvería, sin duda. Esa edición fue épica, la mejor. Esa Ylenia que se lió con ese Fede, que era un seta que no hacía nada, ese Kiko Rivera comiéndoselo todo, que nos dejó sin nada... (risas) Yo lo recuerdo, esa edición la tengo muy mitificada. Es que volvería a entrar con los mismos.

Un año más tarde, participaste también en Supervivientes 2016, ¿Que fue más duro: el encierro en Guadalix o el hambre en las idílicas playas de Honduras?

El problema de la isla es la intemperie, pero como en la pasada edición del VIP los dejaron en el jardín, se han vuelto igual de duros ambos concursos. Lo bueno que tenía GH es que dormías en una cama, pero ahora ya no. Ahora Gran Hermano y Supervivientes es lo mismo. En GH hay pruebas de líder como en Supervivientes. Las cosas hay que dejarlas como son, y a mí no me gusta la vertiente que ha tomado Gran Hermano, a mi me gusta el Gran Hermano más puro, el original.

Me gustaría ver en 'GH' a la sobrina de la reina Letizia, Leonor y Sofía

Como espectador, ¿ a quién te gustaría ver en la casa de Gran Hermano?

A la sobrina de la reina Letizia, por ejemplo. Me gustaría ver a alguien de la familia real. Me gustaría que entraran Leonor y Sofía, las hijas de los reyes. Si Leonor va a ser la próxima reina que me va a dirigir, quiero saber quién es, para no llevarme sorpresas. Quiero, sobretodo, ver a alguien que yo no esté habituado a ver, y que luego seguiré viendo. Por ejemplo, la princesa seguirá allí. Me valen también las Infantas. Hay que normalizar la casa real. Además ellos lo ven. Ven la televisión divinamente. Fíjate si el príncipe ve la televisión que se casó con una de la tele.

Tras ganar Sálvame Okupa, que se vivió en la casa de GH en Guadalix, ¿te quedan ganas de ir a otro reality? ¿Tal vez GH DÚO? ¿Quien querrías que fuera tu pareja o quien no?
Sí, a todos los que haya. Depende también de qué va el concurso, por ejemplo, no iría a Masterchef Celebrity, porque no sé cocinar. Además como los tratan allí.. Yo soy una persona que sí me tratas con cariño perfecto, pero si lo haces de manera déspota, me marco un Alba Carrillo, tengo el mismo carácter.

No tengo pareja para el DÚO; la mía sería Nacho Polo pero él no va a querer. ¡Yo sí que querría! Yo con tal de amargarle dentro. Con una sonrisa le haría la vida imposible... Sería mi venganza. Me encantaría que en el DÚO mi pareja fuera Belén Esteban.

Tras muchos años trabajando en televisión, la gente ya te reconoce y te aprecia como personaje, tal vez por tu intensidad, ¿pero temes que la gente se pueda llegar a saturar contigo?

Se puede saturar cualquier persona de cualquier personaje. Es que con un minuto puedes echar a la borda treinta años de carrera. Los personajes que estamos en televisión estamos en evolución permanente, cada día es un nuevo examen. La gente se puede saturar de ti, en un segundo de televisión, ya sea por una metedura de pata, por un comentario...

¿Repetirías la experiencia Gran Hermano? ¿Por qué?
Sin duda, repetiría la experiencia, fue de las más maravillosas de mi vida. Es un trabajo muy satisfactorio porque transmites a la gente cosas de las que tú no eres consciente. Empatizan con tus historias, que te quieran como eres, es muy gratificante. Tu, por ejemplo, me ves dos minutos en Sálvame hablando, pero en Gran Hermano te ves como eres.

Iría a GH DÚO con Nacho Polo para amargarle

¿Te ha cambiado la vida Gran Hermano? ¿Cómo?
Gran Hermano no me cambia mi vida personal, pero si la laboral: desde entonces he vuelto a la televisión. Retomo mi carrera profesional que dejé en stand by en el año 2011, y que retomo en el 2015. Gran Hermano fue un examen para saber si podía volver a enfrentarme a la realidad.

 ¿Que es más fácil vivir 24 horas encerrado y vigilado o trabajar en Sálvame? ¿Por qué?
(Risas) Es más fácil convivir en Gran Hermano, Sálvame es muy duro, es un ente que está vivo, y no sabes nunca como ese ente va a despertar, es imprevisible. Como dice Belén Esteban, sabes como entras pero no como sales. Sálvame es lo más difícil que he hecho en mi vida. Me encanta, pero es muy difícil. También te engancha. No todo el mundo puede aguantar la silla de Sálvame.

¿Recomendarías la experiencia?
A quién vaya a ser él, sí. A quién vaya a facturar y a tomarnos el pelo, no. Luego hemos visto tanta gente que ha ido a facturar y a hacer carpetas inexistentes y enamoramientos ficticios para estafar al espectador. 

¿Por ejemplo?
Gianmarco, nos ha estafado absolutamente. Creo que en un primer momento, Adara se enamoró, pero luego se ha visto una tomadura de pelo por parte de los dos. Yo la primera Adara me la creí totalmente, ahora ya no. El haber estafado al público, lo acabarán pagando, porque la gente es muy lista. Gianmarco desaparecerá de la televisión porque la gente no le perdonará.

¿Que expectativas tienes para mañana que cocinas con tu compañera Terelu Campos?
Yo espero hacer brillar a Terelu y espero ayudarla todo lo posible para que sea la mejor cocinera y que gane. Por lo menos que llegue a la final y que luche con Belén y con Jorge, que supongo que serán los otros finalistas y espero que nos podamos unir Terelu y yo. De cocinar no tengo ni idea.

Eso sí, si hoy hay que limpiar un mero, pues lo limpiaré. Me meteré en Youtube para ver como se limpian los pescados o como se pela una zanahoria, porque yo no tengo ni idea, que yo las compro ya hervidas y blanditas. Me lo voy a currar un poco porque se lo debo a Terelu porque ha aguantado conmigo carros y carretas porque la he puesto verde y ahí sigue (risas). Ayer me reencontré con ella y viene con humor, hay que agradecérselo y espero hacerla brillar. Yo no voy a cocinar, simplemente la voy a ayudar. 

¿Que crees que sucederá hoy en la última cena de la que serás anfitrión junto a Terelu?
No lo sé, porque soy muy nervioso. Me da miedo tropezarme y tirarle algo encima a alguien o incluso tirármelo a mí mismo. Habitualmente me pasa en mi casa o cuándo salgo a tomar una copa con alguien, que tiro la copa de un manotazo, como me muevo tanto. Me da miedo hoy cagarla y una vez que esté la comida lista la tire.

¿Que sentiste cuando te confirmaron a tu inesperada compañera de cocina?

Lo veréis en la promo que todavía no ha salido. Me lo dijeron directamente durante la grabación de la promo. Yo en principio me lo tomé en broma... Primero con Carmen Borrego en el Gourmet Edition y ahora con Terelu. Si lo hacen aposta, no les puede salir mejor (risas).