Cabeceras especiales

Cabecera

ACTUALIDAD

Cuando Paolo Vasile no quería política en Telecinco

El Consejero Delegado de Mediaset España ha mostrado en numerosas ocasiones su relación de amor y odio respecto a los formatos políticos.

Paolo Vasile y Mariano Rajoy.
Paolo Vasile y Mariano Rajoy.
Daniel Jabonero
@DanielGJabonero
30.05.2018 | 13:20

La relación de Telecinco con la política siempre ha sido de amor y odio. Y es que los programas políticos han vivido como el Guadiana en la cadena, apareciendo y desapareciendo según la época y la intención de la directiva de Mediaset España. Después de vivir una etapa de sequía, ahora Paolo Vasile ha decidido recuperar la política para competir a pleno rendimiento. 

Hace unas semanas, Mediaset España sorprendía con la decisión de cancelar Las mañanas de Cuatro en junio. El programa no regresaría la próxima temporada. Cuatro se quedaba así con el formato que más cuota de pantalla le otorgaba y el programa que más marca como cadena le concedía. Una decisión inexplicable hasta que Mediaset ha mostrado sus verdaderas cartas. 

Este martes, Telecinco anunciaba la producción de un nuevo espacio político que se emite desde las 14:00 hasta las 15:00 horas. Presentado por Sonsoles Ónega y producido por Unicorn Content (El programa de Ana Rosa), este nuevo programa llamado Ya es mediodía será el que tome el testigo de Las mañanas de Cuatro e intente posicionar a Telecinco como un referente político.

El apostar o no por la política no es tanto por la audiencia sino por el objetivo editorial que tiene el grupo

El propio Paolo Vasile, Consejero Delegado de Mediaset España, ha admitido en numerosas ocasiones que su relación con la política se tambalea de vez en cuando. "El apostar o no por la política no es tanto por la audiencia sino por el objetivo editorial que tiene el grupo”, admitía a mediados de 2016 cuando ya no había ni rastro de espacios políticos en la principal cadena del grupo. 

En Mediaset España habían decidido que Telecinco fuese la cadena del entretenimiento y que Cuatro fuese la cadena usada para este tipo de espacios más informativos. Así se empezaron a emitir programas como Un tiempo nuevo, Toma partido o Crónica Cuatro. Ninguno de ellos tuvo un potente hueco en la televisión, por lo que en Mediaset España han decidido que ahora sea Telecinco la que apueste por la política. 

De hecho, en numerosas ocasiones se ha recriminado que Telecinco no hiciese especiales informativos en noches electorales. Era una decisión que demostraba lo poco que le interesaba a Mediaset España que Telecinco ofreciese política en su programación. Todo este tipo de especiales eran destinados a Cuatro en estos últimos años. 

Nuestra televisión no tiene como objetivo cambiar al secretario de un partido

"El nuestro es un grupo que, como hemos declarado millones de veces, vemos la política como el conocimiento de la oferta. No somos una televisión de propaganda o de manipulación. Nuestra televisión no tiene como objetivo cambiar al secretario de un partido", comentaba la cabeza de Mediaset España hace dos años. "Tenemos una idea muy clara: lo que queremos es que cuando los electores se levanten y voten se equivoquen por su cuenta, no porque nosotros les hayamos manipulado o les hayamos convencido”, añadía. 

Un cambio de modelo

Parece que la llegada de Mujeres y hombres y viceversa a Cuatro fue una gran estocada para el modelo que siempre se había defendido en la segunda cadena de Mediaset. Y es que esta cadena, que venía perdiendo identidad propia en los últimos años, se ha convertido en una segundona para Telecinco en vez de en una aliada.

La política era hasta ahora el único recoveco que le quedaba a Cuatro y que les diferenciaba de Telecinco. Sin embargo, ahora que la hermana mayor también le ha quitado esta seña a Cuatro les queda muy poco de lo que sacar pecho. 

De hecho, un cambio en estos últimos meses producía que la segunda edición de informativos de Cuatro se quedara con apenas 30 minutos de duración. Una señal de que la política iba perdiendo peso en la cadena y que el único oasis que quedaba en pie era Las mañanas de Cuatro. Ahora, sin Las mañanas, Cuatro tendrá que mantenerse en pie con un entretenimiento que cojea en numerosas ocasiones.