Cabeceras especiales

Cabecera

ENTREVISTA

¿Tiene algo que ver ‘Vamos Juan’ con el eslogan de Ciudadanos?

TNT estrena este domingo la comedia política protagonizada por Javier Cámara y María Pujalte.

'Vamos Juan' (TNT)
'Vamos Juan' (TNT)
Juan M. Fdez
@juanmafdez
29.03.2020 | 14:03

En un principio, Vamos Juan, la secuela de Vota Juan, iba a ser estrenada en la 23ª edición del Festival de Málaga, que iba a tener lugar en la capital andaluza entre el 13 y 22 de marzo. Sin embargo, el brote de COVID-19 obligó a suspender el evento y con ello la puesta de largo de la serie protagonizada por Javier Cámara.

De ahí que ahora, debido al estado de cuarentena que vive el país, TNT haya decidido volcarse en sus espectadores y hacerles más amena su estancia en casa. Y así, al contrario que con su primera temporada, que se estrenó de forma semanal, la plataforma ha optado por poner a disposición del público los siete episodios de Vamos Juan en un maratón especial que comenzará a las 15:45 horas este domingo 29 de marzo.

No queríamos hacer una segunda temporada que te obligase a ver la primera

“Me parece una gran noticia de que se estrene en un maratón. En estas circunstancias, estando encerrado en casa, tiene una gran utilidad. Aquí he entendido a qué nos dedicamos”, comenta Diego San José, uno de sus creadores, a BLUPER. 

Lo positivo, además, es que esta secuela funciona por sí misma como una serie completamente nueva. “No queríamos hacer una segunda temporada que te obligase a ver la primera. Queríamos hacer una temporada sin tener que hacer los deberes. Si alguien entra a ver la historia de un profesor de Logroño que quiere fundar un partido para vengarse, no es necesario ver que fue vicepresidente. Si luego quieres ver Vota Juan, te va a funcionar. Creo que no hay ni qué explicar el cambio de nombre. Son dos series diferentes. Son los mismos personajes, pero habiéndoles cambiado mucho el traje”. 

Pero, ¿por qué? “Queríamos hacer una reflexión de lo que más nos gustaba de la primera temporada y ver dónde habíamos fallado más, y alimentar aquellas parcelas en las que aportábamos algo distinto a la comedia. Allí donde buscábamos chistes en la primera temporada, no dejábamos de ser otra serie más que busca hacer reír. Y en cambio, en vez de aprovechar a Javier Cámara o María Pujalte, que de la misma manera te hacen chistes hacen drama donde el personaje se deshace, nos dimos cuenta que teníamos un lujo”.

Más oscuridad

De esta manera nos encontramos con una segunda temporada mucho más oscura, más dramática. “La segunda temporada es mucho más consciente de que traicionarte a ti mismo, no es sólo divertido, sino que también tiene que ser desagradable. Y en esta temporada hemos disfrutado más de la parte oscura de hacer el ridículo. Nos hemos permitido el lujo de un capítulo triste, melancólico, el que dirige Javier (Cámara), que me parece lo mejor de la serie. Es una de las cosas de las que más orgulloso estoy de mi trabajo en televisión”.

Hablamos más de miserias personales o humanas en una persona que es político

“En comedia es raro que los protagonistas lloren. Hay una convención de que la comedia que la gente se cae, el personaje se levanta y no le duele. Se suele omitir que los personajes lloren y se sienten una mierda. Y casi es una reivindicación para reflexionar sobre cosas que no son graciosas. Nos decían que no había que mezclar comedia y drama. Y las teles de pago se han permitido estas híbridos. Y a mí me gusta mucho esa comedia con pose melancólico. Nunca he tenido un mes enteramente alegre, ni otro enteramente triste”, añade.

Una segunda temporada en la que se habla de cómo se utiliza el dolor para rentabilizar el número de votos o de aquello que está fuera de las promesas: cómo se financian, qué concesiones hacen… “En realidad nosotros hemos evitado conscientemente hablar frontalmente de temas políticos concretos, no abordar decisiones ideológicas. Hablamos más de miserias personales o humanas en una persona que es político, pero la prioridad es que es una persona que está en política. Es más hablar del factor humano, ese mal amigo, ese mal esposo o mal padre”.

¡Vamos Ciudadanos! 

Por todo ello reconoce que el título de la serie nada tiene que ver con el eslogan de Ciudadanos. “Se nos ocurrió después del Vamos Ciudadanos de Albert Rivera, pero no nos dimos cuenta. Cuando nos dimos cuenta estábamos a tiempo de cambiarlo, pero decimos mantenerlo porque no todo el mundo lo pillaría y porque no hay intención de paralelismo. Nos da igual tener codazos con la realidad. Sí que hay un ministro astronauta, pero no hemos querido tener chistes con los periódicos. Nos sonaba bien el Vamos Juan e iba bien mantener la V de Vota Juan”.

¿Y cómo se comportaría Juan Carrasco en esta situación que actualmente vivimos?  “Todo lo que escribes se te queda pequeño. La realidad está muy por encima de lo que uno pueda llegar a pensar. Estamos viendo a nuestros dirigentes en el contexto más complicado de nuestra generación, se le queda grande a una serie tejida para hablar del egoísmo, la inseguridad, la mediocridad”.

“Ahora mismo a Juan Carrasco es más fácil ubicarlo a aquellos que no están en el poder. A cualquier persona que le sorprenda en el poder esta situación es complicado sacarle humor. Es fácil reconocer que tú no lo harías mejor porque es complicado. Juan Carrasco por supuesto intentaría sacar tajada de la manera más miserable del mundo criticando cualquier decisión independientemente de cuál sea la decisión. El tiene el no preparado. Y esa actitud del posteriori. Esa gente a la que te gustaría preguntarle cuál va a ser la próxima crisis. Juan Carrasco sería el listo”, confiesa.