Cabeceras especiales

Cabecera

ACTUALIDAD

Va a ‘First Dates’ y pide las sobras de su cita para llevar

Alexis, de 28 años, no quiso que el arroz de su acompañante acabase en la basura

Redacción
@Bluper
04.09.2019 | 12:20

En First Dates se ha visto de todo a la hora de tener citas, pero este martes, el programa se superó. El programa de Carlos Sobera recibió a Alexis, un joven de 28 años que estudia economía, y a Héctor, un joven bailarín de 26 años, que vivieron una cita en la que no hubo una química especial.

Alexis, que en su presentación decía que quiere “ser el mejor”, tenía conversaciones confusas que iban de unos temas a otros, lo que hizo a su cita acabar con un “cortocircuito” en la cabeza. Pero el momento más curioso de la cita fue cuando la camarera Lidia Torrent fue a recoger los platos de la comida.

Y es que Héctor se había pedido un risotto que no se había comido del todo, y Alexis aprovechó para pedir que le pusiesen los restos de su cita en un recipiente para llevar. “¿Va a quedar mal si me como eso?” preguntaba a Lidia, antes de que retirase el plato “No queda en absoluto mal. Mejor que te lo comas a tirarlo a la basura” respondía la camarera. “¿Me lo como ahora o me lo empaquetáis? ¿Me lo podéis empaquetar?” preguntaba Alexis, que finalmente salió del restaurante con un envase con las sobras.

“El momento tupper... Mi cara ha hablado por sí sola. Me dan vergüenza estas cosas, pero si le apetece el risotto que se lleve el tupper” decía Héctor, su cita, que sí estaba dispuesto a tener una segunda cita. Sin embargo, Alexis, tras dar muchas vueltas, le dijo que no.

El comensal que dice que va a pagar y solo pone su parte

Otra de las citas que se vieron este martes la protagonizaron Gabriel y Marta, dos chicos que tampoco congeniaron, sobre todo desde que él contó que es tan celoso que sería capaz de pegarle a otro hombre si mira a su pareja en la discoteca.

Cuando llegó la cuenta, él dijo “ya pago yo”. Marta agradeció el gesto, pero cuando llegó la camarera, comprobó que solo se había abonado la mitad del banquete. “Tienes que pagar tu parte” indicó Gabriel, lo que provocó cierta vergüenza a su cita.