Cabeceras especiales

Cabecera

ACTUALIDAD

La TVE que nos dejan cuatro años de gobierno del PP: hundida y sin prestigio

El ministro de Hacienda, Cristobal Montoro.
Juan M. Fdez
@juanmafdez
20.12.2015 | 05:00

Cuando Mariano Rajoy accedió al poder en noviembre de 2011, TVE tenía una audiencia media de un 14,6% de cuota de pantalla, lo que le hacía pelear codo con codo con Telecinco y Antena 3 por el liderazgo de audiencias. Además, sus informativos lideraban mes a mes sin que sus rivales pudieran hacerle competencia. 

Hoy, cuatro años después de aquello, tras la elección de dos presidentes a dedo y sin consenso del Parlamento, infinidad de recortes que llevaron a la paralización de la cadena durante meses y la manipulación de sus informativos, la herencia que reciba el nuevo Gobierno será la de una televisión pública hundida en audiencia y con su prestigio por los suelos.

El PP deja una TVE con cinco puntos menos que en noviembre de 2011

Según datos de Kantar Media, TVE promedia en lo que llevamos de diciembre un 9,5% de cuota de pantalla. Es decir, cinco puntos menos que en noviembre de 2011. Aquel año, la televisión pública se convirtió por tercer año consecutivo en la cadena más vista del país con un 14,5%, por delante de Telecinco (14,2%) y Antena 3 (11,3%).

Además, el grupo RTVE (TVE, Clan, La 2, Teledeporte, Canal 24 Horas) promediaba un 22,3% de cuota de pantalla. En noviembre de 2015 el dato ha bajado hasta un 15,9%. En cuatro años de gobierno del PP, RTVE ha perdido 6,4 puntos de audiencia.

Las lágrimas de todo un sector

"La parálisis de TVE es la parálisis del sector", denunció el presidente de Productoras Asociadas de Televisión de España (PATE), José Manuel Lorenzo, para quién resultaba "aberrante" que la cadena pública no se decidiera a emitir series como Isabel o Águila Roja.

Series como 14 de abril. La República ni siquiera han llegado a ver la luz

Nada más acceder al Gobierno, el PP anunció un recorte de 200 millones de euros en TVE. Además, decidió no estrenar sus grandes ficciones (Águila Roja, Cuéntame, Isabel, Gran Reserva) durante más de un año para evitar que se contabilizara el gasto en el ejercicio de 2012. Todo ello repercutió, lógicamente, en las audiencias de la cadena.

En la memoria del sector siempre quedarán las lágrimas del director de Isabel, Jordi Frades, durante la presentación de la primera temporada de la serie en el IV FesTVal de Vitoria. "Ha sido un trabajo duro", explicó entonces emocionado.

El desprecio del Gobierno hacia TVE era tal que el ministro de Hacienda, Cristobal Montoro, no dudó en comentar que las series "no dejan de series ocio para pasar un buen rato". Algunas de esas series como 14 de abril. La República ni siquiera han llegado a ver la luz durante estos cuatro años u otras como Amar en tiempos revueltos, que tan buenos datos otorgaba a la cadena, fueron vendidas a la competencia.

Sin embargo, a la vez que recortaba en ficción, la TVE del PP no tenía inconveniente en dilapidar 39 millones de euros para adquirir 20 partidos de la selección española para la fase clasificatoria de la Eurocopa 2016 y el Mundial 2018.

Imágenes de la sentada de redactores de TVE.

Unos informativos manipulados

No obstante, si estos cuatro años de TVE pasarán a la historia de la televisión por algo, será sin ninguna duda por la manipulación ejercida en sus informativos por Julio Somoano y José Antonio Álvarez Gundín, lo que le han llevado a su más absoluto desprestigio.

Los informativos de TVE han perdido cinco puntos de audiencia en cuatro años

En 2011, los informativos de TVE cerraron el año como líderes absolutos en información con un 18,1% de cuota de pantalla, cinco y seis puntos por encima de Informativos Telecinco y Antena 3 Noticias. Los Telediarios lideraban con holgura tanto en sobremesa como noche y fines de semana.

Además, los informativos dirigidos por Fran Llorente fueron galardonados con el Premio Nacional de Televisión, el premio internacional al mejor informativo en los TV News Awards o numerosos premios Ondas o de la Academia de la Televisión.

Hoy, cuatro años después, los informativos de TVE han perdido cinco puntos de audiencia, pasando a promediar en noviembre un 13,3% de cuota de pantalla, cuatro décimas menos que Antena 3 y dos puntos menos que Telecinco.