Cabeceras especiales

Cabecera

OPINIÓN

¿Te gusta el ‘Pressing catch’? ¡Pero si es de mentira!

El próximo mayo Madrid y Zaragoza acogerán dos eventos de lucha libre

Mike Medianoche
@mikemedianoche
25.02.2018 | 16:15

El espectáculo deportivo de lucha libre se conoce en España como Pressing Catch, debido a que Telecinco llamaba Pressing a todos los deportes que emitía en sus primeros años (Pressing Fútbol, Pressing Boxeo…). La próxima primavera, la marca estadounidense RAW ofrecerá dos shows en Zaragoza y Málaga el 12 y 13 de mayo en el Pabellón Príncipe Felipe y el Palacio de los Deportes Jose Maria Martin Carpena, respectivamente. Y porque me pilla en Lisboa en Eurovisión, si no sería el primero en ir a verlo.

Soy seguidor del Pressing Catch desde la infancia. Grababa cintas y cintas con los combates de televisión, pedía que me regalasen los muñecos por Navidad o cumpleaños, y soñaba con luchar en un cuadrilátero de verdad. Los muñecos, por cierto, ahora lucen en una vitrina de mi casa, e incluso por aplicaciones de segunda mano he hecho más grande mi colección.

Con los años seguí amando ese tipo de show, y cuando comentaba con alguien mi afición siempre me encontraba la misma pregunta. “¿Te gusta el ‘Pressing Catch’? ¡Pero si es de mentira!”. ¡Como si lo que viésemos en Juego de Tronos, en Cuerpo de Élite, en Stranger Things o en El incidente fuese real! No hay que ser muy inteligente para llegar a la conclusión de que Hulk Hogan no se rompe la camiseta en mitad del supermercado ni arregla todos sus problemas a patadas, de la misma manera que Emilia Clarke no acude a comprar el pan vestida de Khalesii y rodeada de dragones. 

El Pressing Catch es mentira, y Juego de tronos también

El Pressing Catch no es más que un espectáculo televisivo que gira alrededor del deporte, y en el que es tan importante lo que pasa en el plató o el cuadrilátero como lo que sucede entre bambalinas. En cierto modo, es como el programa Sálvame: hay un guion, hay previstas peleas, pero se deja un margen a la improvisación. Se sabe de antemano quién ganará, pero las luchas, los golpes, son reales.

Como ya mostró la serie Glow, en el fondo, el wrestling es casi un culebrón deportivo donde existen buenos y malos. Traiciones, celos y envidias, y también compañerismo, alianzas, compenetración. Donde lo espectacular son los golpes, las caídas y las piruetas en el aire, pero lo realmente interesante es por qué significa que alguien gane o pierda, y qué pasará el día que haya una revancha.

El pressing catch es un culebrón deportivo a la altura de Dinastía

Y es que al fin y al cabo el Pressing Catch no es tan diferente a Dinastía. Porque los luchadores resultan un día ser hermanos secretos, otro levantan la pareja a su rival, o incluso recurren a la brujería para debilitar al contrario. Uno de los episodios más divertidos en este sentido fue cuando al Último Guerrero le hicieron vudú y comenzó a vomitar en el ring, como si fuese la niña de El Exorcista.

Tengo ya 34 años y sigo adorando el Pressing Catch. Porque es un poco como Star Trek o Doctor Who, una serie longeva que siempre ofrece lo mismo con el paso de los años, solo que de manera más evolucionada y adaptándola a los tiempos. Hay personajes que van, otros que vuelven, roles e historias que se repiten, porque al final, la esencia es la misma. Larga vida al Pressing Catch.