Cabeceras especiales

Cabecera

ACTUALIDAD

Falso: las Azúcar Moreno no están obligadas a pagar una multa por abandonar 'Supervivientes'

Jorge Javier Vázquez amenazó ayer a las cantantes con no volver a pisar en un largo tiempo un plató de Mediaset España.

Las Azúcar Moreno y Jorge Javier Vázquez.
Las Azúcar Moreno y Jorge Javier Vázquez.
Juan M. Fdez
@juanmafdez
17.05.2019 | 12:00

Telecinco cebaba los contenidos de la gala de este jueves de Supervivientes con las explicaciones de las Azúcar Moreno de su abandono. Sin embargo, Jorge Javier Vázquez no les dejó explicarse en ningún momento y, en su lugar, terminó humillándolas en directo y amenazándoles de que tardarán mucho tiempo en pisar un plató del grupo.

Una vez más, los seguidores del concurso han hablado de la penalización a la que tendrían que hacer frente el dúo de cantantes por haber abandonado el concurso. Sin embargo, esto es completamente falso como ya hemos advertido en numerosas ocasiones desde BLUPER.

La pista la daba Lucía Etxebarría hace unos años.“Yo estuve en un reality y abandoné. Tenía en el contrato la misma cláusula y no pague nada porque dicha cláusula es ilegal. Este chico no tiene que pagar nada, tampoco María Lapiedra. Nadie te puede penalizar por abandonar un trabajo”, decía la escritora.

“El abogado me dijo que ese tipo de cláusula es ilegal”, aseguraba. Etxebarría participó en el programa Campamento de verano en 2013 y decidió abandonar el programa tal y como han hecho ahora las Azúcar Moreno.

Los concursantes pueden exigir los derechos de cualquier trabajador

Según diversas fuentes consultadas por este portal, existe un vacío legal que podría ser bastante beneficioso para los concursantes de Supervivientes o de cualquier reality que quieran abandonar sin tener que pagar una multa. Y es que los concursantes, como cualquier cámara, tienen un contrato laboral con la productora. Es decir, son trabajadores. Y, como tal, pueden exigir los derechos de cualquier trabajador. 

Por lo tanto, nadie puede obligar a nadie a a quedarse en un puesto de trabajo. Cualquier trabajador puede abandonar su puesto cuando desee. Lo único que les diferencia a los concursantes del resto del equipo es el contrato mercantil que firman para permitir emitir imágenes suyas como parte de sus derechos de imagen. Sin embargo, el bruto de su contrato es laboral. 

Algunas fuentes consultadas por este portal llegan a decir que “este tipo de cláusulas son más intimidatorias que reales”, aseguran sabiendo que jamás podrían exigir una indemnización aunque no cumplan con el contrato firmado. Y es que para participar en un programa de televisión, aunque sea un día, se firma un contrato laboral que se puede romper en cualquier momento. 

De ahí que lo único que pueda hacer Mediaset España con las Azúcar Moreno sea vetarlas en su programa, como ya aventuró Jorge Javier Vázquez anoche. "Vuestro abandono premeditado, superficial y poco profesional ha hecho que dicha decepción sea todavía más grande. Habéis demostrado una gran falta de respeto hacia el trabajo de muchas personas de esta cadena. Ya no sois personas gratas en Mediaset, tardaréis mucho tiempo en pisar un plató de esta casa”, dijo.

Sin embargo, sólo hay que ir unos meses atrás para comprobar que estas palabras son más intimidatorias que reales ya que Oriana Marzoli abandonó GH VIP el pasado septiembre, sólo dos días después de entrar en el concurso, y actualmente es colaboradora de los debates de Supervivientes.

FRANCIA DICTÓ UNA POLÉMICA SENTENCIA

Este caso ya fue abierto en Francia en 2009, cuando hubo sentencia sobre el programa La isla de las tentaciones. El Tribunal Supremo sentenció que trabajar en ese tipo de espacios equivale a trabajar. Por todo ello se llegó a decir que ningún programa de televisión podría someter a un concursante a 24 horas de trabajo consecutiva al menos que se pague o se pacte, pues podría ser incluso denunciado por explotación. En aquel momento se llegaron a plantear crear un estatuto de concursantes de realities para poder legalizar esta situación. 

Esta indicación corresponde con el escrito publicado por el profesor de Derecho del Trabajo, Juan Pablo Maldonado, en la Revista del Ministerio de Trabajo e Inmigración. Maldonado asegura que “los supuestos concursantes realizan una actividad en el seno del programa cediendo anticipadamente los frutos a la productora. Realizan una actividad, que, junto con el resto de los recursos humanos del programa tiene como resultado un producto, que es el que se emite por televisión, que explota la productora, a la que le corresponden los derechos sobre el mismo. Se da pues la nota de ajenidad, caracterizadora del contrato de trabajo”. 

Puestos en contacto con el departamento de Derecho de la Universidad de Navarra, aseguran que es muy complicado conocer la situación de estos concursantes sin conocer punto por punto su contrato. Aceptan, sin embargo, que si existe una relación laboral entre la productora y el concursante, el participante tiene los derechos de cualquier trabajador.