Cabeceras especiales

Cabecera

ACTUALIDAD

‘Supervivientes 2019’: Colate carga contra Pantoja: “Es una crack de la manipulación”

La audiencia decidió salvar al exmarido de Paulina Rubio de cara a la próxima expulsión

Redacción
@Bluper
12.06.2019 | 09:35

Colate tuvo un gran peso en la gana de este martes en Supervivientes: Tierra de Nadie. Por un lado, el programa emitía unas imágenes en las que cargaba contra Isabel Pantoja en una charla con Mónica Hoyos. “Nos ha utilizado a todos, es una crack de la manipulación para ganar el reality” explicaba el empresario, que se jactaba de ser el concursante que mejro se ha portado con la tonadillera. “A mí me cae mucha gente mal de aquí y les doy las gracias por todo”, se lamentaba, en referencia a que nadie le agradece que se ponga a pescar.

Mónica ejerció de correveidile y fue a Isabel a decirle que había hablado con Colate; la sevillana, sin embargo, no cedió en su postura y dijo que “cuando haces una cosa no tienes que echarla en cara”, que se niega a “aplaudir” al exmarido de Paulina Rubio y que “ya bastante show hace con los peces”.

Pese a atacar a una de las concursantes favoritas, cuando llegó la hora de la salvación, para sorpresa de todos la audiencia decidió salvar a Colate, por lo que el próximo jueves Mahi, Fabio o Mónica Hoyos será quien abandone el concurso y se enfrente a Chelo por ser el nuevo pirata abandonado.

La emotiva despedida de Carlos Lozano y Míriam Saavedra

La visita de Míriam Saavedra a Honduras ha permitido que la chispa vuelva a surgir entre la peruana y su expareja, Carlo Lozano, el último expulsado. Así, se ofrecieron unas imágenes en las que Lozano reconocía que Míriam era el amor de su vida, y en su adiós se dieron un beso que dejaba abierta una puerta a la reconciliación. No obstante, poco antes discutieron y Carlos pidió que llegase el fin de aquel “culebrón barato”.

También han tenido un nuevo acercamiento y de lo más fogoso Fabio y Violeta Magriñán, quienes se dieron un baño de lo más caluroso. No obstante, en un momento dado, ella se apartó al notar cómo la pasión crecía. “No soy de piedra”, se justificó.