Cabeceras especiales

Cabecera

ANÁLISIS

¿Sería injusto que Boris Izaguirre ganase ‘MasterChef’?

Fue un concursante repescado, pero de una edición diferente

Mike Medianoche
@mikemedianoche
06.11.2019 | 14:46

El nivel de los aspirantes de MasterChef Celebrity ha dejado bastante que desear. Hemos encontrado perfiles desastrosos como Los Chunguitos, capaces de entregar una ensalada con tierra, pero más allá de estos dos concursantes, que encajaban en un perfil casi humorístico, el resto tampoco se salvaba.

Hay disciplina y ganas. Félix Gómez se lo toma en serio pero tiene más fallos que aciertos, El Sevilla no se salvó de la expulsión pese a lo concentrado que se ponía, y la autoexigencia de Ana Milán tampoco ha sido suficiente para permanecer en el concurso.

Desde la producción veían que aquello no tiraba, y se sacaron de la manga una peculiar repesca: dos celebridades de anteriores ediciones, Anabel Alonso y Boris Izaguirre, optarían a regresar al concurso, mientras que dos concursantes de la edición actual se marcharían de golpe y porrazo. Y como era de esperar, lograron pasar el corte y se incorporaron a la competición.

Anabel y Boris eran bueno en sus años, y han seguido haciéndolo; tanto, que da hasta casi coraje. Y es que suelen ser los mejores en cada prueba, lideran los equipos, sobresalen de los demás pero de forma un tanto artificial.

Partían con cierta ventaja: se libraron de las primeras semanas, y sabían ya a qué se enfrentaban

No se han elegido al azar, el programa sabía que les daba el delantal a dos buenos competidores, que dejarían a los demás casi sin posibilidades. Y como espectador, resulta algo injusto, pues compiten con cierta ventaja. Empezaron la competición más tarde, por lo que parten liberados de cierto estrés; sin duda, han vivido menos conflictos que los demás en las pruebas grupales. Además, ya sabían de antemano a lo que se exponían, por no hablar de cómo han tenido tiempo para perfeccionar su cocinado.

Sin olvidar que Anabel Alonso es parte ya del ADN del programa, no solo por ser una antigua participante, sino porque hasta tuvo su propia sección junto a Bibiana Fernández, en la que comentaban las galas.

De todas formas, si se cumplen los rumores, no habrá mucho debate sobre si sería justa o no su victoria, pues ninguno parece alzarse con la victoria, según las pistas que dio Jaime Peñafiel.

La repesca innecesaria de Ana Obregón

No olvidemos, además, que el programa ha tenido otra repesca más: la de Ana Obregón, que fue la primera expulsada, y que logró ser la mejor de todos los expulsados en una prueba de exteriores. Una decisión que casi parecía más motivada por asuntos de salseo que por méritos propios, pues en su regreso a las cocinas la vimos frente a Antonia Dell’Atte, la que durante años fue su enemiga mediática.

Y es que igual Ana hizo un buen plato en ese proceso de repesca, pero no se merecía volver. Por coquetería cocinaba sin gafas aunque no viese un pimiento y nunca mejor dicho, y mostró estar bastante falta de humildad. Al menos, en la segunda oportunidad sacó un poco de más buen humor, mezclado, por supuesto, con su habitual fantasía.

¿Y por qué no un ‘All Stars’ de famosos y anónimos?

Hace un par de meses, se lanzó una información según la cual TVE habría dado luz verde a una edición de MasterChef formada por antiguos concursantes de su edición de anónimos, en la línea de otros formatos All Stars.

Se habló de una edición de antiguos aspirantes, pero de momento el proyecto no ha tenido luz verde

El portal Tvienes aseguró que algunos precontratos estarían ya firmados, y se dio el nombre de Eva Micaela Millán y Fabián León (primera edición), Mateo Sierra y Cristóbal Gómez (segunda), Sally Stefanih Caballero y Andrea Vicens (tercera), Ángel García y José Luis Losa (cuarta), Nathan Minguell y Edurne Trancho (quinta), Ketty Fresneda y Oxana Retinskaia (sexta), y Teresa Abalde y Valentín Garal (séptima). Sin embargo, como ya explicó este portal, resultó que la información no era cierta y que no se había puesto en marcha esta edición especial, que quién sabe si algún día se pondrá en marcha.

Cierto es que un formato así resultaría muy interesante, porque aseguraría que todos los participantes tienen un nivel suficiente de cocina (algo que a veces se ha echado en falta) y que además tienen suficiente carisma televisivo.

Además, ¿por qué no incluir en ese posible cásting también algunos nombres de la edición Celebrity, de los que mejor desempeño hayan tenido en los fogones, en la línea de Boris y Anabel? Podría dar mucho juego ver cómo se desenvuelven con otros compañeros. No sería nada descabellado, y de hecho, ya ha habido concursos como Supervivientes que han mezclado a famosos y anónimos en una misma edición.