Cabeceras especiales

Cabecera

Sábado Deluxe

Jorge Javier Vázquez confiesa que tomó anfetaminas para adelgazar

Habló sobre los complejos del sobrepeso con Carlota Corredera y Santiago Segura

Jorge Javier Vázquez junto a Santiago Segura y Carlota Corredera
Jorge Javier Vázquez junto a Santiago Segura y Carlota Corredera
Redacción
@Bluper
21.05.2017 | 13:28

Carlota Corredera estuvo en Sabado Deluxe como invitada. La presentadora de Cámbiame o Sálvame acudió al plató para hablar de su libro Tú también puedes, en el que cuenta cómo cogió muchos kilos y después libró una batalla para soltarlos, principalmente por salud. Desde hace tiempo Carlota es un estandarte en la lucha contra la llamada gordofobia, esto es, el rechazo a las personas con sobrepeso. Y junto a Jorge Javier Vázquez y Santiago Segura hicieron un corrillo-terapia donde hablaron de sus miedos, sus obsesiones y complejos relacionados con el peso.

“Hice mi primera dieta en la facultad” explicó Jorge Javier, que confesó haber hecho dietas poco recomendables. “Hice una en la que había que comprar unas pastillas a una farmacia a la calle Diputación de Barcelona, y las pastillas decían que no tomes alcohol, ni pan… Y la gente adelgazaba mogollón porque te daban anfetaminas. Se hacían unas colas...”, recuerda.

Para el catalán, sus descansos televisivos no siempre los pasa todo lo bien que querría obsesionado por el peso. Pide básculas en los hoteles, y se corta mucho a la hora de comer por culpa del qué dirán. “Irte de vacaciones en julio y que no puedas coger cinco o seis kilos como todo el mundo porque lo que menos te apetece es volver de vacaciones y que digan qué gordo, cómo le han sentado las vacaciones”.  

También estaba en plató para hablar de kilos Santiago Segura, quien también habló de todas las dietas que ha hecho, y confesó que tiene tal complejo que no va a piscinas públicas ni playas porque le da vergüenza, y que en la cama usaba camisetas para mantener relaciones sexuales. “Yo creo que podría extrañar que no me quitase los pantalones, pero no la camiseta (risas). Me sentía repulsivo”, confesó.