Cabeceras especiales

Cabecera

OPINIÓN

La responsabilidad de los medios de no comprarles el discurso publicitario a las plataformas

Las falsas renovaciones y la ocultación de datos de audiencia, entre sus cuestionables tácticas.

Imagen de 'Virtual Hero'.
Imagen de 'Virtual Hero'.
Juan M. Fdez
@juanmafdez
18.11.2018 | 02:42

La irrupción de las plataformas de streaming en nuestro país ha trastocado por completo el sector. Movistar, HBO, Netflix o Amazon no sólo se han hecho un hueco en la industria audiovisual, sino también en los hábitos de consumo de los espectadores, que cada vez optan más por consumir contenido a la carta, como así revelaba este viernes un informe de la CNMC. 

Sin embargo, esta nueva realidad no sólo es (y será) un reto para las cadenas tradicionales. También lo es para los medios que informan sobre el sector. Y es que todas estas plataformas no sólo se niegan a ofrecer datos sobre el número de usuarios que tienen, sino que tampoco lo hacen de las audiencias que cosechan sus series.

De ahí que jueguen a crear percepción de éxito de sus productos. Como ya hemos explicado en varias ocasiones en este portal, una de sus tácticas más utilizadas es anunciar renovaciones de sus series cuando en realidad esas continuaciones ya estaban firmadas desde el principio. 

Sin ir más lejos, esta misma semana revelamos que Élite no sólo tendría asegurada una segunda temporada, como había anunciado Netflix, sino que también contaría con una tercera temporada. De hecho la plataforma no sólo grabará ocho nuevos capítulos de la ficción, sino que rodará del tirón dieciséis nuevos episodios durante los próximos ocho meses.

Y lo mismo ocurría una semana antes cuando también descubríamos que El embarcadero no tendría sólo una temporada, como nos había hecho creer Movistar, sino que tendrá dos. En total se están grabando dieciseis episodios en vez de ocho. Y también ocurrirá con Justo antes de Cristo, cuyos creadores hablan de doce episodios, pero la plataforma habla de seis.

El caso de Arde Madrid

A pesar de ello, cuando Netflix y Movistar anuncien la renovación de estas series, la gran mayoría de medios acudirán raudos y veloces a comprarles el discurso publicitario y publicar que han renovado estas ficciones sin explicar que en realidad estas continuaciones ya estaban firmadas desde el principio.

Es lo que ha pasado por ejemplo esta semana con el caso de Arde Madrid. La plataforma de Telefónica publicaba que la serie de Paco León tendría segunda temporada y así ha quedado reflejado en los medios sin más. Pero, lo más grave es que Movistar aportaba datos tan poco concretos para justificar el éxito de la serie como que 1,2 millones de clientes han visto alguno de los episodios y la información también ha sido replicada sin ser cuestionada.

Por ponerles en contexto. El programa de Ana Rosa congregaba este jueves a 548.000 espectadores, pero logró que hasta tres millones de personas sintonizaran con el programa en algún momento. ¿Qué dato reflejaron los medios? ¿El de los espectadores o el de los contactos?

Lo más surrealista, no obstante, llegaba sólo un día después cuando para intentar dar percepción de éxito de Virtual Hero se habó de ella como "una serie que ha conseguido desde su estreno una comunidad propia con casi 150.000 seguidores en Instagram y más de 50.000 en Twitter. Es, además, la serie de Movistar+ que agrupa mayor volumen de conversación social". 

Estas plataformas están en su derecho de vender sus productos como mejor les convengan. Pero quizá ya va siendo hora de que, al igual que ya hacen algunos medios americanos, en España empecemos utilizar el "falsamente" en nuestro titulares.