Cabeceras especiales

Cabecera

ANÁLISIS

Reinas de la mañana que quisieron conquistar la noche

Daniel Jabonero
@DanielGJabonero
31.05.2016 | 11:50

Sólo la audiencia les puede entregar o quitar la corona. Las reinas de la mañana no tienen este título porque sí. Su influencia sobre un sector de la población es muy importante y los políticos saben que si no se ganan a las más madrugadoras de cada cadena no tienen nada que hacer. Su puesto en La Moncloa también se juega en la pequeña pantalla. 

Por eso este martes Pablo Iglesias tiene una cita con Susanna Griso y Ana Rosa Quintana. Ambas dan el salto a la noche con sus respectivos programas en Antena 3 y en Telecinco. La primera ha pasado un fin de semana con el político y la segunda usará a niños para hacer las preguntas más quisquillosas. 

Griso y Quintana son dos columnas muy bien conservadas en la programación de Antena 3 y de Telecinco. Sus datos desde primera hora de la mañana arrastran al resto de la programación. Aunque la de Telecinco es líder desde hace 11 temporadas, Antena 3 ha logrado con Griso la mejor etapa de Espejo público en estos últimos años. Reina y princesa, ambas se reparten el reinado de la influencia. 

Su buena mano con cierto sector de la población ha hecho que las reinas de la mañana siempre hayan estado muy consideradas para hacer programas nocturnos. Son personajes muy familiares que conectan desde el primer momento con el espectador y que no necesitan mucha promoción a la hora de lanzar nuevos formatos. Por eso las cadenas siempre les han dado una oportunidad cuando la han pedido. 

Desde su llegada a Telecinco, Ana Rosa Quintana ha hecho algún que otro especial como La noche de Mario Conde. Después de la TV Movie sobre el abogado, la periodista entrevistó al hombre que había detrás de la noticia. Además, presentó un especial de Telecinco, Al otro lado, donde intentaron llevar la fórmula de Cuarto milenio a la cadena grande. 

Griso lleva en Espejo público desde 2006. Después de 10 años, Dos días y una noche era el primer formato de prime time propio para la presentadora. Ya en 2013 estuvo a punto de presentar el programa Es posible, un formato en prime time de actualidad e investigación. Pero la crisis económica hizo que Antena 3 paralizase la idea. 

No serán las últimas

Quintana y Griso no son las primeras que una vez tuvieron la corona de la audiencia y decidieron probar suerte en el horario estelar. Conocidas presentadoras que siempre fueron relacionadas con la primera hora del día lo intentaron. Algunas, como siempre, con más éxito que otras.

Mariló Montero quiso hacer entretenimiento y dejar a un lado la actualidad. Así es como en 2014 se estrenó El pueblo más divertido de España. Si la presentadora arrasaba en redes sociales había que potenciar su papel en la televisión pública. Pero este programa se hundió en cuestión de segundos y fue enviado a altas horas de la madrugada. 

En la pública también, Anne Igartiburu presenta de lunes a viernes la edición diaria de Corazón y, después de muchos años de éxitos, TVE le dio una oportunidad con ¡Mira quien baila! en 2005. Fue un gran éxito para la televisión pública que logró mantener durante siete ediciones. Y así es como empezaron a llegar numerosas galas especiales al currículum de Igartiburu que cada vez hacían más obligatoria su presencia. Aquel 2005 en el que presentó el programa de baile fue la primera vez que se le dio la oportunidad de presentar las Campanadas. 

Por el camino también hay que recordar a las mujeres Hermida que fueron teniendo una a una su propio programa de televisión. María Teresa Campos triunfaba en Día a día cuando se pasó a Antena 3 y se resbaló. Lo intentó durante dos temporadas sin éxito. Su regreso a Telecinco tres años después fue probando suerte en la noche con el programa El laberinto de la memoria, lo que después sería Hormigas blancas con Jorge Javier Vázquez al frente. 

Como Campos, otras chicas Hermida tuvieron su momento en la mañana. Por ejemplo, Nieves Herrero triunfó con el programa De tú a tú en Antena 3 durante tres temporadas en los años 90 y, al finalizar, se lanzó a la noche con el programa Cita con la vida donde no conectó tanto con la audiencia. Antes, Consuelo Berlanga había presentado en esta misma cadena el programa Tan contentos. Después lo intentaría por la noche con el programa Cámara baja, donde un grupo de niños y de famosos se hacían preguntas unos a otros.