Cabeceras especiales

Cabecera

GENERACIÓN UHF

'Reina por un día': El primer reality de la televisión en España

Reina por un día
Carmen Aniorte
@kaniorte
20.02.2015 | 05:00

Hoy en día está Gran Hermano y otras variantes de realities como Supervivientes, ¿Quién quiere casarse con mi hijo? o Hay una cosa que te quiero decir. La telerrealidad forma parte de nuestras vidas y, aunque parece que es un invento de la televisión de hoy en día, es un error.

¿El motivo? En la prehistoria de nuestra tele ya hubo un programa que puede con todo orgullo colocarse la medalla de ser el primer reality: Reina por un día. De factura sencilla, este espacio se hizo con el corazón de la audiencia española allá por 1964 y permaneció en antena hasta 1965.

Realizado en los estudios de Miramar en Barcelona, el espacio fue creado por Eugenio Pena, basándose en Queen for a Day, un programa de gran éxito en Estados Unidos presentado por Jack Bailey que estuvo en antena primero en NBC y después en ABC entre 1957 y 1964. Allí era de emisión diaria y en horario matinal; mientras que la versión patria era semanal y se emitía la tarde de los domingos.

'Reina por un día' trataba de hacer realidad el sueño de una mujer

Reina por un día, sin los tintes melodramáticos de la versión americana, trataba en cada programa de hacer realidad el sueño de una mujer de cualquier rincón de España de la mano de sus presentadores: Mario Cabré (torero, actor y uno de los amores españoles de Ava Gadner) y José Luis Barcelona.

La mecánica era sencilla. Las candidatas mandaban una carta al programa expresando sus sueños: recuperar una amistad perdida, localizar a un familiar o cosas más terrenales como conseguir una vajilla nueva, hacer un viaje, ver el mar, poder estudiar, una lavadora o visitar el Gran Teatro del Liceo de Barcelona. En Reina por un día no había imposibles y todas las semanas los espectadores veían con lagrimas en los ojos cómo los sueños de aquellas mujeres se hacían realidad.

El título del programa encontraba su significado en que la candidata seleccionada en cada programa era coronada simbólicamente, cubierta con una capa de armiño moteado y acomodada en un trono. Allí recibía los parabienes del público asistente y veía como sus sueños se hacían realidad.

Un gran éxito que se trasladó a los pueblos

Tanto éxito despertó este espacio que incluso, a modo de espectáculo, el programa se trasladó a algunas localidades de España donde se elegía a la reina del pueblo y se le entregaban una serie de presentes. En la web de rtve.es se recogen declaraciones de dos de los responsables de este programa. José Luis Barcelona, uno de los presentadores de Reina por un día, afirmaba que "este programa fue un auténtico fenómeno sociológico". Por su parte Eugenio Pena asegura que semanalmente recibían "un saco enorme de cartas".

Los títulos de crédito de este programa mostraban imágenes de bodas reales, como la de Balduino y Fabiola entremezcladas con imágenes realizando lo que siempre se ha conocido como labores del hogar. El tema musical que se encargaba de añadir más emotividad al espacio lo interpretaba Conchita Bautista (nuestra primera representante en el Festival de Eurovisión con el tema Estando contigo).

El programa gozaba de gran éxito y sus presentadores eran reclamados para anuncios publicitarios e incluso se hacían chistes sobre sus historias en las que dejaban al espectador con el corazón en un puño. A pesar de su éxito, Reina por un día fue retirado de la parrilla. En aquellos años no se hacían preguntas sobre ese asunto.

Hace unos años, Raquel Mosquera volvió a ponerse ante las cámaras para presentar Reina por un día en Telecinco. Se trataba de una sección de periodicidad semanal en A tu lado, el espacio que en 2003 presentaba Emma García y durante la misma convertía en "reina por un día" a una telespectadora a través de un cambio de imagen y la concesión de un deseo.