Cabeceras especiales

Cabecera

ANÁLISIS

Por qué votar a ‘Muérdeme’ para Eurovisión (aunque María no quiera ir)

El tema es uno de los favoritos para alzarse esta noche con el triunfo

Mike Medianoche
@mikemedianoche
20.01.2019 | 13:00

Desde que se conocieron las demos de las canciones candidatas para representar a España en el Festival de Eurovisión 2019, la canción de María Muérdeme, compuesta Juan Luis Suárez y David Feito de El Sueño de Morfeo, junto a Victoria Riba, Nuria Azzouzi y Rosa Martínez, fue una de las favoritas de los seguidores del mayor espectáculo televisivo del mundo.

Sin embargo, también desde el minuto uno, María se posicionó contraria a participar en Eurovisión, alegando que a otros compañeros como Famous le hace más ilusión, o incluso ha pedido a los eurofans que voten a su compañero Miki con ‘La Venda’. A cualquiera, menos a ella.

Como eurofan, ¿qué sería lo correcto? ¿Votar ‘Muérdeme’ para Eurovisión si se considera que es la mejor propuesta, pese a que a ella no le interese el Festival, o votar a otro para hacer feliz a María?

Sin duda, lo primero. Eurovisión es un Festival de música, de canciones, y si bajo tu propio criterio llegas a la conclusión de que ‘Muérdeme’ es la que más te llama la atención ¿por qué no hacerlo? ¿por qué quitarles la oportunidad a Suárez, Feito y compañía de no ir a Eurovisión como compositores por el capricho de una joven artista cuya carrera no ha despegado?

¿Qué buscaba María al entrar en ‘OT’?

Lo de María con Eurovisión es como el concursante de Gran Hermano que pide a los demás que le nominen porque no quiere seguir dentro de la casa. María pasó cástings muy difíciles porque quería estar dentro de Operación Triunfo, lo cual suponía una formación musical intensiva delante de las cámaras, así como las opciones de ganar un buen dinero y la de ir a Eurovisión.

María se comporta como un 'Gran Hermano' que pide que le nominen

¿Cuál era la intención de María antes de entrar en OT? No lo sabemos realmente. ¿Solo quería el premio? ¿Quizá fama instantánea, followers y firmas de discos? ¿Nunca pensó que aceptaba un contrato que incluía la opción de ir a Eurovisión?

Si ni se planteó esta opción, estaría tirando por el suelo las ilusiones de otros artistas que se presentaron a esas mismas pruebas y que ella sí logró pasar. Aquellos que sí querían ir al Festival.

Ahora está en una tesitura complicada: los eurofans quieren su canción ‘Muérdeme’, aunque a ella no tanto, igual que ella no quiere a Eurovisión, tal como ha dejado patente en entrevistas (y en desplantes en las mismas a algunos compañeros). 

El precedente de ‘Lo Malo’

Muchos artistas que han ido a Eurovisión por España no lo han hecho de buena gana. Peret fue a Eurovisión amenazado por el régimen franquista, por ejemplo. Ni Beth, que concursó como ella en OT, tampoco se sentía cómoda con ‘Dime’, la canción que le tocó defender en 2003, pero apechugó y lo hizo lo mejor que pudo.

María debió pensar que a ella le podría haber ocurrido como lo que a Aitana War

Esas historias quizá quedan lejos a María. Recordemos que hace un año ‘Lo Malo’ se convirtió en uno de los temas preferidos para ir a Eurovisión, defendido por Ana Guerra y Aitana, y sin embargo, ambas no estaban en absoluto convencidas con este reguetón. No querían ir al Festival con la canción, pero sabía que debían hacerlo si eran finalmente las elegidas, porque tenían que ser profesionales. Eso sí, la cara de Aitana cuando le dijeron que esa canción quedaba tercera en la clasificación para Eurovisión fue de un alivio absoluto, de una comicidad involuntaria.

¿Nunca pensó María que ella podía verse en una papeleta igual? Es más, ¿no le da por pensar cómo una canción que no te gusta, como ‘Lo Malo’, puede hacer que todo el mundo conozca tu música y baile al son de tu voz, tal como ocurrió el pasado verano?

María no se tenía que haber tirado piedras así contra su tejado, porque no puede olvidar que participó en un concurso, con unas normas y compromisos. Y si te eligen para ir a Eurovisión, vas y lo defiendes todo lo bien que puedas, como hicieron Amaia y Alfred, que lograron que el Altice Arena se cayese de cariño por parte del público, sin importar en qué parte de la tabla quedaron. Y eso que a ellos, en principio, tampoco se mostraban ilusionado con semejante proyecto.

O no podemos olvidar a Lucía Pérez, que en 2011 se vio obligada a ir a Eurovisión con ‘Que me quiten lo bailao’ pese a que a ella no le gustaba la canción, pero asumía que se había presentado a un concurso en el que tendría que cantar lo que le echasen. Y lo hizo con su mayor sonrisa y toda su profesionalidad, y aunque quedó mal, no se lamentó, ni dijo que con otra canción habría quedado mejor ni nada parecido.Porque, como decían en la subasta del Un, dos, tres, ella había venido a jugar. 

¿Se puede renunciar a ir a Eurovisión?

No sabemos qué pasará esta noche en Televisión Española, pero ya sabemos que allí las preselecciones son moviditas. Cuando no está John Cobra agarrándose sus partes e invitando al público a comerse las mismas, hay abucheos de disconformidad, como ocurrió con Manel Navarro.

Aunque teóricamente estaría obligada por contrato en el caso de que María fuese la elegida con ‘Muérdeme’, que sea valiente y diga que renuncia a tal propuesta, como hizo en 2015 Andreas Kümmert tras ganar la preselección de Alemania.

El ganador de la preselección de Alemania 2015 renunció el día de su victoria

El artista, que contaba entonces con 28 años, fue el elegido por la audiencia, pero justo tras anunciar su victoria aseguró que no se sentía preparado para afrontar representar al país germano en el festival y que renunciaba.

En España también hemos visto renuncias como la de Joan Manuel Serrat en 1968, que eligió no ir a Eurovisión al no poder antar el ‘La La La’ en catalán como él deseaba, y por ello acabó Massiel cantando el hit que compuso el Dúo Dinámico.

No sabemos qué pasaría en el caso de que María ganase con ‘Muérdeme’ y renunciase. Si automáticamente el segundo tema más votado se convertiría en el que representase a España, o si se respeta la victoria de los autores y se cambiaría al intérprete, como con Serrat y Massiel, que bendito cambio aquel que nos sirvió para ganar.

Puestos a construir castillos en el aire, quién sabe si lo mismo acabamos oyendo a Famous diciendo eso de “no eres el primero que me muerde ahí, no eres el primer lobo que conocí” porque nadie más se atreve a ir al Festival, y acaba ganando pese a ir como plan b de Televisión Española.