Cabeceras especiales

Cabecera

ANÁLISIS

Por qué un concursante de ‘OT’ es más conocido que el ganador de ‘La Voz’

La propia naturaleza del talent y la política de proteccionista de Mediaset juegan en contra del programa

Mike Medianoche
@mikemedianoche
23.12.2017 | 10:57

Este viernes Alba Gil se proclamó vencedora de La Voz 5 en la final menos vista del talent show de Telecinco. La joven, que como Antonio José (ganador de La Voz 3) se dio a conocer de pequeña en el programa Eurojunior, logró la victoria para el equipo de Manuel Carrasco.

Pese a que el formato lideró la noche y que la edición ha bailado entre el primer y segundo puesto en las audiencias de los viernes, la artista no ha tenido de momento un gran impacto mediático, y menos aún si la comparamos con los concursantes de Operación Triunfo.

Alba tiene mil seguidores, y Marina (OT) 26.000

Por ejemplo, en estos momentos Alba tiene en Twitter poco más de mil seguidores, y eso que en las últimas horas ha duplicado sus followers. Si echamos un vistazo al Instagram de los triunfitos, nos encontramos conque Cepeda tiene 77.000, Amaia (que casi no actualiza) 168.000 y Marina, una de las expulsadas, 26.000 por citar solo unos ejemplos.

¿Cuál es el problema para que cualquier concursante de Operación Triunfo tenga mínimo 25 veces más seguidores que la ganadora de La Voz? Una serie de errores que Mediaset comete año a año,  y que cada vez paga más caro. De hecho, este año el programa ha ofrecido sus datos más bajos en lo que a número de espectadores se refiere

La política proteccionista de Mediaset

Mediaset decidió centrar todo su contenido a través de su página web. Quien quiera ver una actuación de La Voz debe pasar sí o sí por su página web, sin permitir que los medios o blogs inserten sus vídeos en sus artículos, lo que significa poner piedras en una posible viralización de alguno de los números. ¿Para qué voy a escribir una noticia sobre una gran actuación, si luego no voy a poder ofrecer al lector imágenes de la misma?  

Además, mientras que otros talents como Tu cara me suena u Operación Triunfo saben que es necesario estar en YouTube para lograr el éxito viral, Mediaset no solo no comparte vídeos en dicha plataforma sino que se dedica a denunciar a aquellos que suban imágenes de alguno de sus programas. Eso sí, luego ellos bien que hacen uso de YouTube para ilustrar sus reportajes en Sálvame, Viva la vida y derivados.

Por esto mismo es normal que actuaciones como City of stars interpretada por Alfred y Amaia en OT sea un fenómeno viral con casi tres millones de reproducciones, mientras que de La Voz poco o nada se ha viralizado.  

La propia dinámica del programa

Tampoco ayuda a generar un fenómeno fan la propia dinámica del programa. En el caso de Alba no la hemos visto más que en cinco programas incluidas las audiciones, con actuaciones repartidas en varios meses, que hace que no se le pueda coger el mismo cariño que a un triunfito cuyas andanzas vemos día a día a través de internet, o semanalmente en las galas de RTVE. De hecho, del actual OT ya se han anunciado dos conciertos con todos los concursantes, algo que jamás ha logrado La Voz. En su primera edición el talent llegó a plantear algunos conciertos, pero tuvieron que ser suspendidos por la falta de interés del público.

Y a ello le sumamos que en el programa las verdaderas estrellas son los coaches. Se enfatiza más en la cara de estos oyendo o viendo a los concursantes que en los propios participantes, y a veces se escuchan más sus comentarios que la voz de quien está en el escenario. Además, en el programa los concursantes cantan temas de los mentores y asistentes, y al final son estos quienes acaban las ediciones generalmente con nuevos trabajos discográficos o giras potentes, y no las nuevas promesas.  Una queja que en su día expuso, por ejemplo, Jaume Mas de La Voz 2, quien tras ser eliminado del equipo de Melendi declaró que “los participantes son marionetas, la plataforma es una promoción para los coaches”.

Irene Caruncho

El “single de mierda” de la ganadora de ‘La Voz 4’

Y es que ni siquiera Telecinco saca pecho con los ganadores del concurso, pues no les brinda una gran promoción en otros espacios de Mediaset. Un problema que se acrecienta con la dudosa calidad de los discos que publican los ganadores, hechos de manera exprés.

Irene Caruncho, la primera mujer que ganó La Voz en su cuarta edición, compartió hace unos meses un tuit en el que decía: “No os asustéis si hablo negativamente sobre mi disco. Pronto entenderéis por qué y tendréis muchas explicaciones. Os lo prometo”. De hecho, sobre Otra vez, el sencillo que sirvió como carta de presentación del álbum Casa en llamas, llegó a decir que “es una mierda”.