Cabeceras especiales

Cabecera

OPINIÓN

¿Por qué Telecinco no se mira al espejo?

Daniel Jabonero
@DanielGJabonero
12.02.2015 | 05:00

“Nosotros no estamos aquí para que se hable bien de nosotros”, dijo el propio Paolo Vasile allá por 2011. “La reputación de una empresa se ve en la cuenta de resultados”, declaró ese mismo día. Telecinco mide su éxito en décimas y en los euros que ingresan a final de mes, y por eso, aceptenlo, no hacen una televisión premiable.

Esta semana, Mediaset España ha señalado su retirada del FesTVal en Murcia la próxima primavera y de los Premios de la Academia. Al festival no acudirá porque, según argumenta la cadena, la planificación de sus estrenos no coincide con las fechas que ellos barajan y no merece la pena a nivel comunicativo acudir allí. Respecto a los Premios Iris, el propio Vasile ya dijo el pasado año: “no somos la televisión de la Academia y no somos académicos, porque quien sabe hace y quien no sabe, enseña. Además el premio lo da el público y uno una academia”.

Y el público le da un premio todos los meses. Telecinco ha sido líder este mes de enero y a finales de año se coronó como la cadena más vista del año. Pero esto no sirvió para que los académicos premiaran su modelo de negocio. Después de presentar hasta 12 candidaturas, 10 por Telecinco, una de Cuatro y una de Divinity, Mediaset se fue con las manos vacías. Y para recompensárselo, la Academia tuvo que premiarles con dos menciones especiales.

Pero si hasta ellos lo admiten, deberían mirarse al espejo y no cogerse una rabieta de este calibre cada vez que no les hacen subir al escenario. No hacen una televisión para recoger premios. ¿Pretendían superar el pasado año a El tiempo entre costuras presentando Aída como su mayor baza? Los Premios Iris, por muy rancios que me parezcan en forma, están entregados por los que hacen televisión. Y ya no existe la excusa de que la Academia está formada en su gran mayoría por personas de TVE.

Pero Mediaset debería pensárselo mucho a la hora de desaparecer de una acontecimiento como es el FesTVal de Vitoria, al que ya no asistió el pasado año. Con rabietas como esta lo único que hace Mediaset es darle la espalda a la industria de la televisión. Y lo único que puede conseguir es que la industria les dé la espalda a ellos. Si el grupo de comunicación más grande que hay en España le da la espalda a este tipo de eventos, poca mejora puede haber en el sector.

“Nosotros no estamos aquí para que se hable bien de nosotros”. Repito esta declaración porque me parece muy importante y deja muy claro el modelo de Telecinco y compañía. No hacen una televisión para recibir halagos, por lo tanto no hay que quejarse cuando uno no los recibe. Nunca llueve para el gusto de todos.