Cabeceras especiales

Cabecera

ANÁLISIS

¿Son aceptables los datos de 'La Casa de Papel? ¿A qué se debe su caída?

La ficción de Antena 3 no está concebida para atrapar a todos los públicos.

La Casa de Papel (Antena 3).
Juan M. Fdez
@juanmafdez
06.06.2017 | 14:08

La casa de papel (ver crítica) se estrenaba el pasado 2 de mayo ante un 25,4% y 4.354.000 espectadores, el mejor estreno de una ficción en dos años. Desde entonces, sin embargo, la ficción ha ido perdiendo audiencia hasta anotar un 14,7% y un 2.366.000 espectadores en su último episodio emitido. ¿A qué se debe esta bajada? ¿Son estos unos datos aceptables?

Es una ficción más propia de una cadena de pago que de una cadena generalista

De primeras, al igual que ocurre con El Ministerio del Tiempo o ha ocurrido con Vis a Vis o Sé quién eres, La casa de papel es una serie que hay que entenderla más allá de su dato de audiencia ya que es una ficción más propia de una cadena de pago o de una plataforma streaming que de una cadena generalista.

Es decir, no una es una serie pensada para arrasar en audiencias. De hecho, el productor ejecutivo de la ficción, Álex Pina, ya confesó durante la rueda de prensa de presentación que “ojalá y estrenemos con 3 millones. Sería una alegría".

Por otra parte, La casa de papel lidera en el target comercial, el más valorado por los anunciantes. En esta medición, la serie de Antena 3 ha promediado desde su estreno un 20,3%, 4,6 puntos más que su rival Telecinco (15,7%).

Asimismo, la serie lidera en todos los grupos de espectadores menores de 55 años, con una mayor ventaja en el grupo de 25 a 34 años con un 25%, por el 16% de Telecinco; mientras que en el grupo de más de 65 es Telecinco la que dobla a Antena 3 (24,4% vs. 12,2%).

Por último no hay que olvidar su dato en diferido ya que todos sus capítulos se colocan entre lo más visto del mes en diferido, siendo el primer capítulo el que más espectadores acumuló con 347.000 espectadores.

La concepción

Pero, ¿por qué ha perdido audiencia? Una de las principales razones está en su propia concepción. Más allá de que no sea una serie para el gran público, el planteamiento de contar un atraco en un lugar cerrado durante dieciocho capítulos limita el desarrollo de la historia.

Contar una historia en un lugar cerrado limita mucho que la trama evolucione

Es algo así como lo que ha ocurrido a Álex de la Iglesia en algunas de sus últimas películas. Y es que, tras un arranque brillante, el enclaustramiento de un grupo de personajes hace difícil que la trama evolucione ya que no se consigue generar interesantes conflictos que mantengan la expectación del espectador.

Además, al contrario de lo que ocurre en otras series donde se opta por flashbacks de la vida anterior de los personajes para darle más acción a la trama, en La casa de papel sólo se ha optado por esta técnica para hablar de la ideación del atraco.  

De ahí que, por ejemplo, el episodio que mejor ha funcionado hasta ahora tras el capítulo piloto fuera el quinto cuando pudimos ver más secuencias en exteriores con el Profesor intentando ocultar sus huellas de un coche que habían utilizado para su plan.

Otro de los grandes problemas a los que se enfrentará la serie será su parón veraniego. Será entonces cuando podamos ver la fidelidad de su audiencia.