Cabeceras especiales

Cabecera

OPINIÓN

Por qué es necesaria la actuación de Madonna en Eurovisión

La actuación que lleve a cabo en el concurso musical será tan relevante como una de la Super Bowl

Mike Medianoche
@mikemedianoche
18.05.2019 | 12:52

Desde el mes de febrero se comenzó a hablar de la posibilidad de que Madonna actuase en el Festival de Eurovisión 2019, pronto comenzó a posicionarse gente a favor y en contra. Algunos, como Mario Vaquerizo, llegaron a imaginarse a Madonna como concursante y no como invitada. “Me encantaría, que vaya con todo su coño, cante en Eurovisión y se lo lleve aunque quede la última” explicaba en Vodafone Yu.

Meses después, la noticia se confirmó: Madonna actuaría en el intervalo de la gran final del concurso musical, en el que España va representado por Miki con el tema ‘La venda’, y su show elevará el Festival a un paso más. Si los 41 países participantes ya tendrán sus objetivos puestos en el certamen, ahora que Madonna va, lo harán muchos más, incluso si no concursan.

Sabemos que Madonna no hará cualquier cosa en Tel Aviv, y de hecho es fácil imaginar que hará un espectáculo digno de la Super Bowl, el encuentro deportivo cuyo intervalo ofrece actuaciones que son recordadas por todos, año a año. 

Gracias a Madonna, Eurovisión se verá en Estados Unidos aunque sea en streaming (¡justo este año la cadena americana Logo TV no lo emite!) y posicionará el concurso musical como uno evento de esos televisivos de los que no podrás escapar, como la citada Superbowl, o los Óscars.  

No obstante, Madonna irá a hacer su show como invitada, y no por ello los protagonistas del 18 de mayo dejarán de ser los 26 países que aspiran al Micrófono de Cristal. Como dice Miki, nuestro representante, si Madonna respira el mismo aire que yo, el aire irá a Madonna. ¡Es Madonna! No creo que quedemos eclipsados. Será una actuación más y disfrutaremos como niños".

Unas palabras que dijo justo antes de marchar a Israel, en un encuentro en el que también estaba Tony Aguilar, comentarista de esta edición, que bromeó al respecto. "Si quiere venir Madonna, que venga. A los 186 millones de espectadores que vean el evento no les va a importar que salga Madonna y cante dos coplillas". Por su parte, Julia Varela, la otra comentarista, apunta cómo "artistas de esa talla favorece al festival. Hay ese debate entre puristas y los que lo ven positivo".

Madonna.

Roger Waters pidió a Madonna que no cantase en Eurovisión

Este mes de abril, Roger Waters de Pink Floyd, escribía una carta abierta a Madonna en el diario The Guardian en el que le pedía que, por respeto a los derechos humanos, no cantase en Eurovisión. Recordó que en 2004, la sociedad civil palestina pidió ayuda al resto del mundo y, entre otras cosas, estableció una línea de piquete cultural, pidiendo a los artistas que se abstengan de actuar en Israel hasta que el gobierno israelí reconozca el derecho de autodeterminación los palestinos, “que viven bajo un régimen de ocupación de apartheid profundamente represivo y que no disfrutan del Derecho a la vida, a la libertad ya la autodeterminación”.

Muchos artistas españoles y de fuera se han sumado a esta corriente (¡hasta el grupo La Pegatina, cuyo vocalista es autor de ‘La Venda’ de Miki!), pero otros tantos, como Mónica Naranjo, Marta Sánchez, Carlos Baute o Soraya, han pedido que cese el boicot a Eurovisión convertir la herramienta “de la unidad en un arma de división”.

Los eventos de unificación, como las competencias de canto, son cruciales para ayudar a cerrar nuestras divisiones culturales y reunir a personas de todos los orígenes” señalaron en el escrito. “Creemos que el movimiento de boicot cultural es una afrenta tanto para los palestinos como para los israelíes que están trabajando para promover la paz a través del compromiso, el intercambio y el reconocimiento mutuo”, se podía leer igualmente. Así, señalaron que “Eurovisión representa este poder unificador” ya que “cada año, millones de personas a lo largo de Europa y el mundo celebran en conjunto la diversidad cultural representada en su pasión por la música” alrededor del certamen.

Bonnie Tyler 

Cantar en el intervalo es positivo, pero concursar, también

En el intervalo de Eurovisión han sido muchas las estrellas internacionales que han actuado, desde Justin Timberlake a Aqua, pasando el pasado 2018 por esa leyenda brasileña que es Caetano Veloso, y que compartió su voz con la de Salvador Sobral.

Sin embargo, también es importante que los países y los artistas aprecien la magia del Festival de Eurovisión, y que dejen de tildarlo de tongo o de coñazo. En la última década han ganado países del norte (Suecia) y del suroeste (Portugal) de Europa, del centro (Alemania) y del Este (Azerbaiyán); no hay justificaciones de que siempre ganan los mismos, que es una una mentira. Porque cuando una canción es buena y un artista tiene carisma, la cosa rueda sola.

En esta última década hemos visto a estrellas veteranas pisar el escenario del Festival, algunas de renombre mundial como Bonnie Tyler, que representó a Reino Unido, del mismo modo que en antes vimos a cantantes del momento como las TaTu, o que tuvieron su momento de gloria, como Katrina and the waves.

Y, sobre todo, ojalá que en próximos años no nos encontremos con posibles candidatos sin gana ninguna de ir al Festival, como ocurrió este año con María, la cual, posiblemente, jamás se habría visto (ni se verá) en otra ocasión de actuar en el mismo escenario que Madonna.

Así pues, esperemos que en siguientes ediciones volvamos a ver grandes intervalos, y también grandes participantes, que vayan a competir, pero también a divertirse, a mostrar en el mayor escenario del mundo lo que mejor saben hacer. Que, como dijo Mario Vaquerizo, “que vayan con todo su coño y canten en Eurovisión, aunque quede la última”.