Cabeceras especiales

Cabecera

ACTUALIDAD

Por qué 'Cámbiame' no es un programa de cambio de imagen al uso

Juan M. Fdez
@juanmafdez
12.06.2015 | 06:00

Telecinco estrena el próximo lunes a partir de las 14:20 horas Cámbiame, el nuevo programa de cambio de imagen producido por La Fábrica de la Tele (Sálvame, Hable con ellas...) y presentado por Marta Torné.

Sin embargo, este espacio no es un programa de cambio de imagen al uso, como así explicaron este jueves sus responsables. "Es un talent mental ya que los concursantes tienen que emocionar o convencer a los estilistas con sus historias", confesaba Óscar Cornejo, productor ejecutivo del programa.

Creo que la seguridad social tendría que tener un estilista de guardia

"Mas que cambiar su imagen, lo que cambia su autoestima. Vivimos en un país aparentemente muy alegre. Pero sólo hay falta rascar un poco para darte cuenta de los complejos que tienen muchas personas. Hemos tenido personas guapas que se piensan que son feas. Cámbiame va a acabar con la dictadura del guapo de manual", añade.

En este sentido, Cristina Rodríguez, que junto a Pelayo Díaz y Natalia Ferviú conforman el equipo de estilistas del programa, cree que el programa "es un servicio social. Yo creo que la seguridad social tendría que tener un estilista de guardia", bromea.

"No vamos a reproducir nuestros looks. Seleccionaremos lo que mejor vaya con ellos", añade la experta en moda, que recuerda que también se escogerán prendas asequibles para todos los bolsillos.

"Nos haría mucha ilusión tener a Pablo Iglesias y a Ylenia Padilla en nuestra pasarela. Sus looks son auténticos, pero a él nos encantaría darle un aire más muppie y a ella más fancy", dice Cornejo.

"Vamos detrás de Mujeres y hombres y viceversa, pero le metemos mucha caña a los looks que llevan", comenta por su parte Natalia Ferviú.

¿Cómo es Cámbiame?

Conmover al jurado mientras explican su historia y los motivos por los que desean ponerse en sus manos dejando atrás su peculiar estilo será el “común denominador” de los aspirantes de Cámbiame. 

Tras subirse a la cinta transportadora ubicada en la parte central del plató, los candidatos tendrán que argumentar en 60 segundos las razones por las que quieren realizar el cambio mientras son desplazados a lo largo de los 10 metros que les separan de los estilistas, quienes observarán su look, sus gestos y su actitud mientras valoran si accionar o no el pulsador que tienen a su derecha. 

Los candidatos tendrán 60 segundos para convencer a los coaches

Si uno de ellos lo activa, la luz lateral de la cinta mecánica pasará de verde a amarillo, prosiguiendo la marcha. Si un segundo estilista presiona el botón de stop, la luz amarilla se convertirá en naranja y si el tercer miembro del jurado lo acciona, la luz roja detendrá la marcha de la cinta, poniendo fin al sueño de cambio del participante.

Sin embargo, si el candidato completa su presentación sin que ninguno de ellos haya pulsado el botón de parada, podrá escoger al experto en moda al que prefiere encomendar su transformación.

A partir de ese momento, los tres estilistas dispondrán de 24 horas para realizar el cambio. Un show-room de una conocida firma de moda, una boutique o el domicilio del propio participante serán los escenarios de la primera sesión de trabajo, en la que el coach examinará el fondo de armario de su pupilo para conocer sus preferencias a la hora de vestir y las razones por las que quiere cambiar su look.

Tras desechar varios outfits del pasado, llegarán las primeras pruebas de estilismo, la elección de zapatos y complementos y la definición de un nuevo estilo acorde a la edad y entorno del candidato.

Resueltas las dudas iniciales, el participante confiará en el savoir faire de su estilista, que elegirá el total look que lucirá en la presentación del resultado final en plató ante familiares y amigos, y del equipo de peluquería y maquillaje, que apostará por una nueva y espectacular imagen.