Cabeceras especiales

Cabecera

ANÁLISIS

El paso que 'La casa de papel' ha supuesto para la ficción española

Este martes se estrena el último episodio de la temporada de 'La casa de papel'.

Daniel Jabonero
@DanielGJabonero
27.06.2017 | 09:00

Dicen que una imagen vale más que mil palabras. Hay momentos en los que es complicado encontrar la imagen adecuada para explicar un titular. En este caso, existe. Se realizó durante la presentación de La casa de papel ante los medios de comunicación. Delante de un photocall y ante más de una docena de cámaras posaron Álex Pina, Jesús Colmenar y Sonia Mártínez. Ellos son los productores ejecutivos de la ficción a la vez que son creador, director y jefa de ficción de Atresmedia, respectivamente. 

Aunque a simple vista parece la fotografía que representan quiénes son los jefazos de la serie, la fotografía muestra y demuestra la forma en la que se trabaja con una serie de televisión en Atresmedia, donde la cadena y la productora trabajan codo con codo en el proceso creativo de la serie desde el principio hasta el final. 

Antena 3, y en concreto Sonia Martínez con su trabajo en el departamento de ficción, no deja al azar el trabajo de una productora. Las series en la cadena de Atresmedia no se trabajan desde los despachos. La cadena está encima de todo el proceso de creación, de la escritura de guiones, de la selección del casting y del rodaje. Esto permite que el producto final de la ficción sea el que quiere Atresmedia desde el principio hasta el final. 

Antena 3 dio luz verde a un proyecto tan arriesgado como 'La casa de papel' con unas líneas de su argumento 

La casa de papel no es más que un paso más allá en la relación entre los productores y un departamento de ficción de una cadena. Pina, un recién salido de la factoría Globomedia tras crear la aclamada Vis a Vis, poco tuvo que luchar para que Martínez le abriera la puerta para escuchar sus ideas cuando deció montar su propia productora (Vancouver Media). Con una simples líneas argumentales sobre lo que sería La casa de papel se dio luz verde a un proyecto muy arriesgado para una televisión en abierto. Un caso solo posible cuando existe confianza entre el productor y la cadena. 

Sin sorpresas respecto a sus audiencias

Como producto arriesgado ya se sabía que no sería una serie que arrasase en términos de audiencia. Ya lo dijo Álex Pina en esa presentación en la que se hizo la famosa fotografía: "Ojalá tuviésemos tres millones de espectadores todas las semanas". Tres millones de espectadores no es arrasar, por lo que estaban preparados para que La casa de papel no fuese una serie para todos los gustos. El resultado ha demostrado que el consumo tradicional sigue mandando, pero existe un dato paralelo que hay que destacar con La casa de papel

Los cuatro capítulos de La casa de papel emitidos en mayo se colaron entre las 25 emisiones más vistas en diferido del pasado mes. El capítulo emitido el pasado 2 de mayo, en la noche de su estreno, a pesar de haber superado los 4 millones de espectadores en directo, consiguió sumar 347.000 espectadores más en diferido. 

En lo tradicional, La casa de papel mantiene un 16,8% de cuota de pantalla y 2,7 millones de espectadores a falta del episodio final por emitir. Sus dos primeros capítulos tuvieron como gran colchón dos partidos de Champions que impulsaron sus audiencias. De eliminar estos dos episodios privilegiados, la ficicón mantendría una cuota media de 2,4 millones de espectadores. 

El pensamiento internacional de Antena 3

Son cada vez más veces las que Antena 3 ha hablado de su potencial internacional en diferentes encuentros con los medios de comunicación. No es un comentario hecho al azar. Antena 3 ha puesto su punto de mira en convencerse en un referente internacional en cuanto a ficción. Y eso genera un claro problema: deben ser más rompedores, incluso cuando eso tendrá como resultado un menor resultado en sus audiencias tradicionales. 

La casa de papel es una producción más propia de cadenas como Netflix o HBO, plataformas con las que Atresmedia ha llegado a numerosos acuerdos a nivel internacional para que sus series tengan una mayor expansión. Series como Mar de plástico, que no arrasó, y Pulsaciones, que fue un gran fiasco para la cadena en España, han sido grandes éxitos en cuanto a sus ventas internacionales. De ahí la estrategia de Antena 3 en cuanto a sus series. 

Si bien la serie sigue y seguirá haciendo series más tracionales, como es el caso de Allí abajo, o contará con los creadores de sus grandes éxitos como Gran Hotel y Velvet para próxima Tiempos de guerra, la cadena se permite ciertas licencias creativas de vez en cuando que se salen de los límites a los que la televisión española nos ha acostumbrado. El espectador no tradicional lo agradece y Antena 3 ha sabido sacarle partido potenciando su marca Series Atresmedia fuera de nuestras fronteras.