Cabeceras especiales

Cabecera

'ESPAÑA DIVIVIDA'

Los paralelismos entre la actualidad y el ambiente previo a la Guerra Civil

DMAX muestra la guerra civil española como nunca antes se había visto: en color.

Juan M. Fdez
@juanmafdez
16.11.2016 | 23:00

Cuando uno termina de ver el primer capítulo de España dividida: la Guerra Civil en color, el proyecto documental que esta noche estrena DMAX a partir de las 22:30 horas que narra la guerra que fracturó a todo un país entre 1936-1939, lo primero que se le viene a la mente es esa frase que se atribuyen a distintos personajes históricos que dice que "el pueblo que no conoce su historia está condenado a repetirla". 

Y es que este sobresaliente proyecto, totalmente aséptico, que intenta profundizar en los hechos y protagonistas que marcaron este episodio clave en la historia de España, el espectador no dejará de ver ciertos paralelismos entre el ambiente previo al conflicto y la España actual. 

"¿Cómo llegó España a estar tan enferma? ¿Qué desencadenó ese enfrentamiento dramático y sangriento?", se pregunta al principio del primer capítulo del documental titulado 'La ruptura de la convivencia pacífica'.

El primero de los paralelismos llega con la situación de crisis del país. "A principios de siglo, España es uno de los países más atrasados de Europa. La mayor parte de la población vive del campo. En el sur y centro, la tierra está en manos de un puñado de grandes propietarios. Los campesinos que trabajan esos latifundios subsisten con dificultades y penurias", cuenta el documental.

Actualmente, España no es uno de los países más atrasados del continente. Sin embargo, durante los últimos años en los que la crisis ha azotado el país, un 28,6% de los ciudadanos está en situación de riesgo de pobreza o de exclusión social. Sin ir más lejos este lunes una anciana fallecía en un incendio en Reus a causa de la pobreza energética.

La casta

El siguiente paralelismo es el de la 'casta'. El documental recuerda cómo el rey de España Alfonso XIII vivía de espaldas a la realidad del pueblo. "En las calles hierve un mundo muy distinto", dice el documental. "La pequeña burguesía empieza a ver la república como la única opción de reforma y progreso". 

También recuerda a la España actual cuando el documental habla de que la España tradicional no puede aceptar las medidas de los republicanos tras ganar las elecciones municipales del 12 de abril de 1931. Entre estas se encontraban una mejora en las condiciones de los trabajadores, la separación de Iglesia y Estado o un estatuto de autonomía para Cataluña. 

Según algunos medios, Pedro Sánchez tenía un plan para alcanzar la presidencia del Gobierno con apoyo de Podemos a cambio de una serie de reformas, y con los soberanistas catalanes a cambio de un referéndum de autodeterminación en Cataluña. Un plan que le llevó a ser fulminado como secretario general. 

Un 'golpe de Estado'

Hace sólo unas semanas Sánchez daba una sorprendente entrevista en el programa Salvados en la que cargó contra parte del poder económico y "el mundo de las finanzas" por "haber trabajado por que hubiera un Gobierno conservador" y en contra de la alternativa que él pretendía liderar.

Algunos medios internacionales incluso fueron más allá y hablaron de un golpe de Estado en el PSOE para dar el Gobierno a Rajoy. En 1936 ya saben lo que pasó. Tras la victoria del Frente Popular en las elecciones, "en despachos y cuarteles crece el clima de complot" que terminará en un golpe de Estado.

Además de estos paralelismos con la España actual, también existe otro con la reciente victoria de Donald Trump en Estados Unidos. En este caso se recuerda como el líder católico José María Gil Robles se presentó a las elecciones con el lema 'dadme la mayoría absoluta y os daré una España grande", muy parecido al Make America Great Again del magnate. 

Los datos del documental

Para hacer España Dividida: La Guerra Civil en color, el equipo involucrado en el proyecto ha revisado y limpiado 400 títulos originales de los fondos de la Filmoteca Española sobre la Guerra Civil, con más de mil latas de 35 milímetros abiertas que equivalen a más de 90 kilómetros de negativo revisado.

Se han dedicado más de 2.200 horas a edición, con 30.000 planos seleccionados, 3.000 planos editados y más de 150.000 fotogramas coloreados a lo largo de 8 meses de trabajo. Algunos planos, de sólo dos segundos, han necesitado casi una semana de trabajo.

Para poder llevar a cabo este proceso, el equipo de documentación se ha basado en más de 5.000 referencias bibliográficas halladas en museos y archivos. Todo este trabajo previo hizo posible crear más de 8 horas de material real digitalizado en 4K a lo largo de 4 meses, tras realizar más de 750 horas de escáner de negativos y llenar 60 terabytes de discos duros de almacenamiento de datos.