Cabeceras especiales

Cabecera

OPINIÓN

No es tiempo de Indas en las tertulias sobre el coronavirus

Es el momento de expertos y profesionales que calmen a una población ya de por sí alarmada

Eduardo Inda en 'El Programa de Ana Rosa' (Telecinco)
Eduardo Inda en 'El Programa de Ana Rosa' (Telecinco)
Juan M. Fdez
@juanmafdez
16.03.2020 | 18:55

“No es tiempo de insolventes, ni de miopes, ni de idiotas”, decía este lunes Carlos Alsina en Más de uno, de Onda Cero, a raíz de que el presidente de la Generalitat de Catalunya, Quim Torra, bufara contra el Gobierno por decretar el Estado de Alarma. 

Algo que bien podrían aplicarse en El Programa de Ana Rosa. Y es que, a pesar de que Ana Rosa Quintana reprendió este lunes a Eduardo Inda por su crítica al Gobierno, en estos momentos no son necesarios personajes de la calaña del director de OK Diario en televisión. 

Hay que ponerse al lado del Gobierno sin fisuras, decía Ana Rosa

En una situación como la que está viviendo el país, no es tiempo de tertulianos de demostrada bajeza moral que intentan sacar rédito político o profesional incluso de una crisis sanitaria. No, ahora no. Ahora es el momento de expertos y profesionales que calmen a una población ya de por sí alarmada por el Estado de Alarma decretado. 

“Cuando pase toda esta crisis, que pasará, ya habrá tiempo de pedir explicaciones y hacer una crítica a todo lo que ha pasado. En este momento hay que decir lo que uno piensa, pero hay que ponerse al lado del Gobierno sin fisuras", le espetaba Ana Rosa después de que llamara a los miembros del Gobierno una panda de inútiles.

Unas explicaciones que también se les pedirá a los medios de comunicación por la cobertura que estén realizando sobre la pandemia. Y algo así, creánme, será difícilmente olvidable y perdonable. Cada uno debe elegir cómo se le recuerde en el futuro. 

Hace tiempo que Inda debería estar alejado de las tertulias de televisión después de que publicara el falso informe PISA sobre Pablo Iglesias supuestamente fabricado por una ‘brigada patriótica’ con el objetivo de frenar el auge de Unidas Podemos. No obstante, ahí sigue gracias a la protección con la que cuenta.

Una protección que ya es hora de que acabe. El país no está para tanto odio. Y aquellos que lo propagan deberían ser sometidos a una cuarentena, como si del propio virus se tratara. Ya tenemos suficiente con una plaga, como para tener que soportar otra que busque la confrontación. Ya habrá tiempo de dirimir responsabilidades. Ahora toca luchar juntos. Este virus lo paramos unidos.