Cabeceras especiales

Cabecera

OPINIÓN

¿Es justo que Alba Carrillo gane la séptima edición de 'GH VIP'?

La final será cosa de tres y la modelo tiene posibilidades serias de llevarse el maletín.

Alba Carrillo (Telecinco).
Alba Carrillo (Telecinco).
01.12.2019 | 15:40

GH VIP 7 está próximo a alzar a un nuevo ganador, y será, de nuevo, una mujer la que se alce con la victoria de la séptima edición de la versión VIP. En la casa ya restan cinco concursantes y al final de la gala del próximo jueves serán cuatro los que opten al maletín, que recibirá de manos de Miriam Saavedra, ganadora de la anterior edición. La final será cosa de tres y Alba Carrillo tiene posibilidades serias de llegar, por lo menos, a la gala final. ¿Es justo que Alba gane esta edición?

Alba Carrillo entró asediada por demandas y asifixiada ecónomicamente

Alba entró en GH VIP, como todos sus compañeros, en las mismas condiciones como concursante, pero no con las mismas circunstancias personales. Hay que preguntarse por qué entró Alba a la casa más vigilada de la televisión. Seguramente muchos piensen que no hubiera entrado si su situación personal era difícil y razón no les falta.

Pero, si os vieráis asfixiados económicamente, vuestra postura cambiaría. No hay que olvidar que la modelo se encuentra abrumada de una sucesión de demandas justificadas o no justificadas, que le obligan a gastarse un dineral en abogados y procuradores. Compadezco a Alba y no lo hago por pena, si no por su valor y coraje como mujer y madre.

La modelo nunca ha escondido que entró en la casa porque era un trabajo que le permitía ganar un dinero que necesita para su casa y ha intentado hacer su trabajo lo mejor posible. Lo ha hecho, además, con honestidad, valentía y autenticidad, tres cosas que hemos premiado en cada reality y que no debería hacerse una excepción en esta edición.

Un concurso marcado por dos etapas

El concurso de la colaboradora de Ya es mediodía lo podríamos dividir en dos etapas. La primera fue una concursante que pensaba más en lo que pasaba fuera que en lo que había dentro y, si a eso le sumamos que debió salir por unas horas para declarar en los juzgados, cuando volvió a entrar en la casa su mente estaba fuera.

Es preferible una Alba se entrometa en discusiones que le toquen y sean justificadas

Eso la hizo entrar en un bucle del que no salía, pidiendo incluso que la expulsaran y, tras una nominación tan reñida con El Cejas y contra todo pronostico, el publico decidió salvarla por la mínima, dándole una nueva oportunidad.

Todo cambió con la dura reprimenda por parte de Jorge Javier Vázquez. Aquí se inició su etapa en el concurso, donde la joven supo remontar el vuelo y volver a ganarse el público, mismo público que la salvaría dos semanas más.

Muchos han tildado a Alba de mueble, y no es así. En todos los realities pedimos a los concursantes que sean auténticos y que no fuercen sus actitudes ni que sobreactúen. Para muchos, si la concursante está tumbada en la cama es un mueble. Pues no, siempre es preferible una Alba que se entrometa en discusiones que le toquen y sean justificadas, a que discuta sin ton ni son con media casa, como es lo que ha estado haciendo Hugo Castejón.

El asedio de sus compañeros

La evolución de la subcampeona de Supervivientes 2017 ha sido para bien y eso es puro espíritu Gran Hermano. Es lo que buscamos en cada edición, ver la evolución de un concursante, verle reír o llorar, verle discutir, que sea natural… Así ha sido Alba, no ha escondido nada porque tampoco puede, no es capaz de ello. Prefiero sin duda, a una Alba torpe y directa, que a un Antonio David que ha funcionado de manera sibilina. También ha cometido errores que, sin duda, pedirá perdón por ello. Ella los asume y no culpa a otros de ellos.

Prefiero diez Albas que medio Antonio David

En última instancia, Carrillo sólo quiere vivir tranquila, sin estar asediada por demandas y, por eso, este sacrificio. No nos engañemos, Alba no podía haberse permitido abandonar ni pagar la sanción, sólo necesitaba oír de boca de su madre que todo estaba bien. No hemos sido justos ni con Alba, ni con su madre Lucía. Las hemos demonizado y hemos dicho que son tóxicas, pero no sabemos la relación que existe entre ellas. En Supervivientes 2017 sólo pudimos ver un poco, pero no lo justo para juzgarlas.

Definitivamente, Alba sería una justa y merecedora ganadora de ese maletín que ya huele en la casa. Muestra de ello es como en el directo del domingo pasado la mayoría de sus compañeros intentaron discutir con ella para que perdiera los papeles. ¿No será eso una señal de que la casa sabe que Alba es una potencial ganadora?