Cabeceras especiales

Cabecera

ANÁLISIS

'Operación Triunfo', la primera piedra para garantizar la TVE del futuro

La radiotelevisión pública busca fórmulas para poder atrapar al público joven.

Casting de 'Operación Triunfo' (RTVE)
Casting de 'Operación Triunfo' (RTVE)
Juan M. Fdez
@juanmafdez
08.10.2019 | 08:04

Los jóvenes ven cada vez menos la televisión. De hecho, el consumo entre el público de 13 a 24 años se encuentra en registros mínimos históricos. Un grave problema al que se enfrentan las televisiones en abierto. 

Por eso, ante este contexto, desde Gestmusic pensaron en cómo poder atraer a ese público a Operación Triunfo. De ahí su estrategia digital, que se convirtió en todo un éxito en 2017 contribuyendo a que el formato volviera a convertirse en un fenómeno.

Los jóvenes consumen otro tipo de plataforma, ya no ven una televisión convencional

“Fuimos pioneros en la fusión de televisión e Internet y ahora se está estudiando a nivel mundial.  Lo hicimos porque detectamos que el público joven no nos estaba esperando en TVE. Como ellos no estaban, los teníamos que convocar. Preparamos una estrategia para que fuera un gran evento. Buscamos público en redes y YouTube para que fueran a las galas”, comenta el director general de Gestmusic Endemol Shine Group,  Tinet Rubira.

Y he aquí, en el consumo digital, donde precisamente radica la razón por la que desde RTVE se ha decidido volver a lanzar una nueva edición del talent show para el primer trimestre de 2020 a pesar de que sus datos de OT 2018 en lineal fueron peores que en la edición anterior.

“Hay una cosa muy importante que ha conseguido TVE con OT: acercar a los jóvenes, que no los teníamos”, confiesa la directora de Entretenimiento de RTVE. “Los jóvenes consumen otro tipo de plataforma, ya no ven una televisión convencional. Y si hemos sido capaces de que se hayan pasado un momento por La 1 o lo consuman de otra forma y se hable del formato, hemos ganado”.

La televisión lineal por desgracia tiende a desaparecer y tener el éxito que ha tenido este programa traspasando la pantalla, muchos lo querrían. Cuando hablaba con la gente te decía que había, visto el programa y luego sólo tenías un 16%. La repercusión era mayor que la audiencia. La gente lo consumía de otra forma”, añade.

Un acto de generosidad

Por su parte, Rubira cree que TVE está llevando a cabo “un acto de generosidad con un programa como OT aceptando que parte de su contenido esté en YouTube, pero también de estrategia”. 

“Queremos una televisión pública con futuro y si no interesamos a este público que es el futuro, vinculamos el futuro de la televisión a la audiencia que ya es gente mayor, que no estarán. Esto es una apuesta por el futuro es poner la primera piedra para garantizar tu supervivencia. Lo fácil sería hacer programación para un público más adulto. Si nunca apostamos por los jóvenes, el día que quieras encontrarte con este público ya no te va a seguir”, añade.

Digitalmente, la edición de 2018 fuera más potente que la anterior

En este sentido, el director de RTVE Digital e Investigación, Nacho Gómez, valora muy positivamente OT 2018. “Por un parte, incluso con esa pérdida de tres puntos, el programa hacía seis puntos mayor que la cadena, cinco puntos por encima de la media del prime time”.

“Pero, por otra, esa pérdida se concentró en mayores de 65 y tuvo ganancias en niños y adolescentes, que su target prescriptor. De hecho OT es el formato más competitivo entre el target adolescente de la televisión española, incluso superando a MasterChef Celebrity y GH VIP. Hizo un 33% en target juvenil y entre las mujeres adolescentes nos vamos al 41%. 

Esto hizo que, según Rubira, “digitalmente, la edición de 2018 fuera más potente que la anterior”. Y para ello pone como ejemplo el tiempo de visualización acumulado durante la emisión del programa: mientras en los 105 días de emisión de OT 2017 fue de casi 51 siglos, en los 91 de OT 2018 fue de más de 56 siglos.

Asimismo, el consumo diario del canal de OT durante la emisión de OT 2017 fue de 48,3 años por día, mientras que en OT 2018 se elevó hasta 62 años por día. Es decir, el consumo diario aumentó un 28,2%.

En cuanto a la aplicación del programa, en 2018 se consiguieron 24 millones de votos, 6 más que en la edición anterior que tuvo 18 millones. 

No hay espacio para 16, ni debe

Mientras, en lo que se refiere a la distribución musical, Rubira puso el enfasis en que las 13 galas ya acumulan más de 150 millones de streams y que los 15 conciertos que se ofrecieron tuvieron una media de 6.666 espectadores por evento. 

En este sentido el directivo explicó lo difícil que es sacar adelante un espectáculo así ya que de media se tienen que pagar unos 35.000 euros en caché. “Un concierto de OT es carísimo”, reveló. 

Por último, el directivo quiso hacer ver a los medios y seguidores del programa que “evidentemente que España no está preparada para tener 16 artistas cada año. Pero no lo tenemos ni que pedir. Que lo pidan los fans o el público es hasta cierto punto razonable. No es normal hacer 16 discos”.

Aquí Universal ha pecado de generosidad. Café para todos no sirve. Nos gustaría que triunfara gente, pero nunca se nos ha pasado por la cabeza que triunfen 16. Lo razonable es uno o dos”, añadía. “No hay espacio para 16, ni debe”, zanjaba Toñi Prieto.