Cabeceras especiales

Cabecera

ACTUALIDAD

Olga Haenke ('Acacias 38'): "Al público más mayor no le gusta que Anabel hable de sexo"

La joven debutó como actriz en la ficción interpretando a Anabel, la hija de Marcos

Olga Haenke en 'Acacias 38' (RTVE)
Olga Haenke en 'Acacias 38' (RTVE)
Lucía F. Gallardo
@luciafergallar
31.07.2020 | 08:00

El descaro de Anabel ha sumado seguidores a Acacias 38. Llegó al barrio como un tsunami, como un "soplo de aire fresco" para todos y mostrando una personalidad muy llamativa para los espectadores de la ficción, al no presentar el recato al que acostumbran las mujeres de aquella época.

Marcando un antes y un después en la historia con su actitud "carismática, fresca y extrovertida" y, sin miedo a preguntar, se ha convertido desde el primer momento en la mejor amiga de Camino y en el terror de Felicia.

De cara a los vecinos sólo es la hija de Marcos, un comerciante y antiguo amor de Felicia que acaba de establecerse en el barrio, concretamente en el piso de Felipe, ahora que el abogado ha decidido mudarse del número 38 para evitar peleas con su todavía esposa, Genoveva.

Olga Haenke ha sido la actriz elegida para interpretar a Anabel, a pesar de ser "lo contrario a ella", lo que le ha complicado ponerse en su piel. Pero, además, para más inri, la joven nunca ha dado clases de interpretación, ya que se dedicaba a sus estudios hasta que la agencia a la que pertenece, por curiosidad respecto al mundillo de los focos, le llamó para participar en esta serie diaria.

Esto no ha sido, sin embargo, un obstáculo para su debut en la pequeña pantalla, dado que su personaje ha resultado ser todo un éxito para los fieles seguidores de la ficción, especialmente para los jóvenes que aprecian como "va de cara", al contrario que los más mayores, a los que "les choca su forma de ser por tener una mentalidad diferente".

De esta manera, el personaje interpretado por Haenke ha revolucionado a los vecinos de Acacias. A muchos ya les ha cambiado la vida, especialmente a Camino, su mejor amiga y hermana. Sin pelos en la lengua, Anabel destapó el secreto de Idelfonso, lo que permitió a Camino dejar atrás su matrimonio y retomar su vida junto al amor de su vida, Maite. Gracias a la ayuda de Anabel, Maitino vuelve a ser real, lo que no ha podido gustar más a los fans de la pareja.

Acacias 38 lleva cinco años en antena. ¿Cómo te sientes al pasar a formar parte de esta historia? ¿Fue difícil integrarse en un elenco tan consolidado como éste?

Yo pensaba que iba a ser difícil, pero al llegar ví que la gente era muy cercana y me han ayudado mucho. También tenemos una coach que nos ayuda a construir bien el personaje. Al principio fue el susto de llegar de nuevas a la serie, pero a los pocos días ya era como estar en familia, en casa.

A la gente le gusta que Anabel tenga un pensamiento muy adelantado para estar en el siglo XX

Anabel se ha convertido en un personaje muy querido en muy poco tiempo… ¿Por qué?

Hay gente que la quiere mucho, pero también hay personas que la odian. El público al que le gusta Anabel es porque ha traído aire fresco, chispa, a la serie y es como una mujer del siglo XXI, tiene un pensamiento muy adelantado para encontrarse en el siglo pasado. Eso a la gente le gusta.

Tu personaje es toda una novedad en las calles de Acacias 38, por lo que aún es algo desconocida para los espectadores. ¿Cómo nos presentarías a Anabel?

Anabel es una chica que no piensa mucho las cosas, se mueve más por impulsos, pero siempre actúa con buen corazón, no hace nada con maldad. Ella es muy carismática, fresca, extrovertida, le gusta mucho hablar con la gente… Por eso yo creo que es de esas personas que te caen muy bien o muy mal, nunca regular.

Además, ella pregunta cosas que a todo el mundo le gustaría saber, pues está con su amiga y le pregunta qué hace con su marido, cómo es la vida de casada… Son cosas que a cualquiera le gustaría saber, lo que pasa es que Anabel lo suelta sin más.

¿Cómo es interpretar a una mujer tan extrovertida y diferente al recato de las damas de aquella época? ¿Crees que tendrá alguna repercusión?

Me costó mucho ponerme en su piel al principio, pero básicamente porque es todo lo contrario a mí y porque yo no tengo estudios de interpretación. Pero luego, cuando le cogí el truquillo, tras mucho esfuerzo y ensayos, fue todo más fácil. Yo creo que en sus comienzos se puede ver en pantalla que me costaba mucho interpretarla. Por lo menos yo me di cuenta de que me costaba mucho hacer de Anabel, me veía como Olga intentando hacer de Anabel. Pero ahora mi personaje y yo nos hemos hecho una. Automáticamente, cuando llego a plató y dicen acción, ya dejo de ser Olga para ser Anabel.

Por otro lado, según veo en redes sociales, ya está teniendo una repercusión, sobre todo entre el público más mayor que ve la serie. Al ver un personaje como Anabel, que pregunta cosas muy comprometidas, yo entiendo que a esa parte de los espectadores no les llegue a gustar o que le choque.

¿Cómo crees que ha influido en la historia la aparición de Anabel? ¿Crees que gracias a ella cambiará la vida de Camino?

Anabel ha apoyado a Camino y ha cambiado parte de su vida. Por ejemplo, al decir la verdad sobre su esposo, provocó un cambio importante. Gracias a su indiscreción ha conseguido cambiar la vida de Camino a mejor. Pero también cambia la vida de varias personas, y más adelante se verá cómo influye a varios personajes.

Al público más mayor no le gusta que Anabel pregunte cosas muy comprometidas

¿Cambiará la relación entre Camino y Anabel al convertirse en "familia"?

Cambiará su relación a mejor. Ellas eran mejores amigas y ahora son hermanas. Se verá que Camino se va a París con el amor de su vida, por lo que Anabel se queda sola. No obstante, a pesar de ello, siempre se consideran hermanas.

Anabel llama la atención en el pueblo por ser soltera y saber tanto de hombres, ya que la educación sexual brillaba por su ausencia a principios del siglo pasado…

Anabel tiene un pasado. Entonces, todo lo que ella sabe, lo sabe por algo. Si ella cuenta algo con experiencia es porque ha tenido esa experiencia. Aunque es muy joven, que es por lo que llama la atención entre la gente del pueblo, ella sabe de lo que habla. Más adelante se desvelará su pasado y ya se entenderá todo.

Anabel ha provocado un gran adelanto por su naturalidad al hablar del sexo. Teniendo en cuenta que gran parte de los seguidores de la serie son mujeres mayores que han sido educadas en el recato, ¿cómo crees que ha sido recibida?

Por los comentarios sé que hay parte del público a la que no le agrada nada mi personaje, pero porque ellos han sido educados de otra manera, han vivido en épocas en las que la mujer no podía hablar de esas cosas, tenía que estar en su casa limpiando… He leído comentarios de todo tipo, pero sí que hay gente mayor que acepta a Anabel y le encanta. Depende de la mentalidad de cada uno.

Yo no me tomo nada mal porque sé que no lo dicen con esa intención, pero hay gente que apoya mucho a Anabel y otros que no la soportan por cómo es ella, porque en su época esas cosas no se veían. Cuando preguntaba a Camino por su vida sexual, a la mayoría de la gente mayor no les gustó nada eso. En cambio, la gente joven lo defendía diciendo que es normal en una conversación entre amigas.

A pesar de esto, creo que sí ha generado un adelanto. He recibido mensajes de personas que me han dicho que no les gustaba nada Anabel, pero después de ver como es su personalidad, que va de cara dejando las falsedades a un lado, les gusta mucho. Así que dentro de lo que cabe, ha generado un impacto positivo.  

Ya hemos visto que la relación entre Anabel y Miguel (Pablo Carro) va avanzando. ¿Qué nos puedes decir sobre este romance?

Es un romance muy bonito porque son lo contrario. En esa época la mujer era la que iba en busca de un hombre con el que casarse y tener hijos, pero en ellos pasa todo lo contrario. Miguel quiere casarse con Anabel, tener hijos y, en cambio, ella prefiere tomárselo con calma y antes de decidir algo así, disfrutar de la vida. Y eso es lo que me gusta de su historia de amor, porque tampoco se había visto algo así hasta ahora en Acacias 38.

Anabel ha generado un impacto positivo al presentar una personalidad tan verdadera

Acacias 38 ha sido tu debut en el mundo de la interpretación ¿Cómo lo has vivido? ¿Cómo te ha cambiado la vida desde entonces?

La vida me ha cambiado mucho. Yo antes estudiaba un grado superior y me llegó esta oportunidad en la mitad del curso. Tuve que elegir entre una de las dos cosas. Me es muy difícil compaginar ambas cosas porque una serie diaria conlleva mucho tiempo, de lunes a viernes, de 7h de la mañana a 22h de la noche. Además, al ser mi primera vez como actriz, al no haber estudiado interpretación, fue todo muy de repente. Fue un cambio radical, dejé de estudiar para aparecer en una serie de televisión, lo que yo nunca había hecho.

¿Qué es lo que esperas de tu personaje?

Ya se ha visto muchas facetas de Anabel, pero a mi me gustaría, sin ser spoiler, que más adelante se transforme en alguien un poco más malvada, más oscura. Me llama mucho la atención interpretar a un personaje malo.

Antes de ser actriz, ¿hacia dónde orientabas tu futuro?

Mi idea era acabar mi grado superior y, después, estudiar turismo en la universidad. Y orientar mi futuro trabajo a eso, para tener mi piso y poco más. Mi sorpresa fue cuando me apunté a una agencia, sólo con la intención de aparecer de figurante en alguna película o serie, y salió esto. Mi vida dio un giro, por lo que ahora no sé que será de mi vida. Aunque si que me gustaría seguir estudiando.

¿Cómo habéis experimentado el volver a rodar con tantas medidas de seguridad a causa del Covid-19?

Fue muy complicado porque empezamos a grabar en Fase 0, aunque la semana siguiente ya pasábamos a Fase 1. Entonces, las medidas eran muy extremas y era muy difícil mantener las distancias entre todos los que estábamos en el set. Las distancias las manteníamos sí o si, lo que también hacia todo muy raro. Era muy extraño el grabar una escena con tu padre llorando y no poder abrazarle, estar con tu amiga sin tocarla o estar en una fiesta y todos a dos metros de distancia… O mi beso con Miguel, la gente se enteró porque se lo conté a Camino, pero no se ha visto. Ahora nosotros también nos encontramos en desescalada. Primero nos preguntanhasta dónde queremos llegar y, además, nos hacen las pruebas del Covid-19 cada 20 días.