Cabeceras especiales

Cabecera

ANÁLISIS

Ni contigo ni sin ti: Telecinco pierde el respeto a María Teresa Campos 

Los posibles vetos para hablar de determinados aspectos de su vida privada se han levantado.

'Sálvame'.
'Sálvame'.
Juan M. Fdez
@juanmafdez
23.08.2019 | 08:02

Que la relación entre Mediaset España y María Teresa Campos ha sido una montaña rusa en el que por momentos se han odiado y, por otros, se han querido, es algo más que evidente. Sólo hay que echar un vistazo a la hemeroteca para comprobar las idas y venidas entre el grupo audiovisual y la presentadora.

De ahí que ahora que el contrato que les unía a ambos finalizara a finales del pasado mes de abril, la relación entre ambos ha entrado en una nueva etapa en la que, como ya ocurriera en el pasado, Campos ha dejado de ser una protegida.

Y así, este jueves se levantaba el veto en Sálvame para publicar un paquete de fotografías del novio de Campos, Edmundo Arrocet, saliendo de su “pisito de soltero” junto a una mujer. 

Esta embestida contra la malagueña recuerda mucho a lo que ocurrió hace años cuando, después de marcharse a Antena 3 e insultar públicamente al consejero delegado de Mediaset España, Paolo Vasile, Campos tuvo que ver cómo la cadena se ensañaba con su hija Terelu Campos a través de Aquí hay tomate.

"El Tomate me hizo mucho daño. Alguien encontró una buena plataforma para hacerme daño. Desintonicé Telecinco porque no podía vivir con eso", confesó años después Terelu en Sálvame.

Mediaset España fue condenada a pagar 150.000 euros a Terelu por "intromisión ilegítima en su derecho a la intimidad" debido a la emisión de unas imágenes en las que la hija de Maritere se mostraba en actitud más que cariñosa en una discoteca con su entonces pareja, Pipi Estrada.

La firma de la paz

Años después, María Teresa y Vasile harían las paces y la presentadora regresaría a Telecinco, primero para presentar La mirada crítica y después para hacerse cargo de las tardes de los fines de semana con Qué tiempo tan feliz. Además su hija Terelu fichaba como colaboradora de Sálvame.

Si no fuese por Paolo Vasile seguramente estaría en casa. Me habría hecho mayor”, dijo la presentadora bajo la mirada del italiano durante un encuentro con periodistas con motivo de la concesión del Premio Iris Toda Una Vida de la Academia de la Televisión a la malagueña en abril de 2013. “¿No me irás a llamar gilipollas otra vez?”, bromeó Vasile.

Sin embargo, no era todo lo que relucía. Y es que en 2010 el italiano advirtió a la presentadora que dejaría de trabajar en Telecinco si se incorporaba a La 10, la cadena de Vocento, para presentar un magacine diario. Finalmente la malagueña decidió abandonar este canal en pleno proceso de lanzamiento y después de haber acudido a su presentación.

Con su hija también ocurrió algo parecido. Ese mismo año la cadena confió en ella para sustituir en verano a Jorge Javier Vázquez al frente de Sálvame Deluxe. Sin embargo, después de que pidiera una tregua en sus apariciones en Sálvame, la cadena decidió que no volviera a presentar este programa.

Aquello hizo sufrir mucho no sólo a Terelu, sino también a Teresa, que llegó a hacerle la vida imposible a María Patiño, la sustituta de su hija en Sálvame Deluxe. “María Teresa Campos ejerció de madre, pero todo eso quedó en el olvido porque después tuvo un gesto muy bueno hacia mí”, dijo la gallega. 

El reality de Las Campos

De ahí que cuando se les comunicó que la cadena quería contar con ellas para protagonizar un reality, la primera reacción de ambas fue de emoción. De hecho hubo hasta alguna que otra lágrima de alegría. Las Campos volvían al prime time.

Sin embargo, aquel reality fue un regalo envenenado ya que la veterana periodista llegó a mostrar su malestar a la cadena por el tratamiento que tuvieron los episodios de Las Campos en Telecinco, así como todos los comentarios que se vertieron sobre su relación con Bigote Arrocet.

De hecho, durante la emisión del debate del tercer capítulo de Las Campos, María Teresa mostró su malestar en directo porque la dirección del programa pidió a su hija que le preguntara por las imágenes de Bigote Arrocet con sus 'amigas' entrando y saliendo del apartamento de soltero que el humorista tiene en la capital. Terelu, obviamente, no hizo esa pregunta.

Ahora, aquellas prohibiciones que se impusieron en la cadena para hablar de este tema se han levantado y María Teresa tendrá que volver a ver cómo se ensañan con ella y sus hijas.