Cabeceras especiales

Cabecera

ACTUALIDAD

Todo lo bueno que nos ha dejado la temporada 11 de ‘RuPaul’s Drag Race’

El programa elige esta noche a su nueva ‘American Drag Superstar’

Mike Medianoche
@mikemedianoche
30.05.2019 | 12:06

La elegancia de Brooke Lynn Hytes, el histrionismo de Silky Nutmeg Ganache, la rareza de Yvie Oddly o la perseverancia de A'keria Chanel Davenport serán recompensadas esta noche. RuPaul’s Drag Race emite la final de su temporada número 11, que fue grabada hace quince días, y que llegará a Netflix la semana próxima.

Como los fans del programa sabrán, RuPaul’s Drag Race graba varios finales para que el mismo no se filtre, y solo mama Ru elegirá quién se convierte en la undécima ganadora del título de ser la próxima drag superstar de América.

Muchos seguidores creen que el formato necesita un descanso, que se está quemando demasiado al dejar poco tiempo entre una temporada clásica y los All Stars, y a veces ese desgaste se nota, con pruebas que no son especialmente interesantes, o reinas que no están preparadas para dar lo mejor de sí en todo momento.

Sin embargo, la temporada 11 ha logrado grandes momentos de interés, ha hecho que nos emocionemos con las historias personales de sus participantes, nos ha dejado con la boca abiertas con ciertas decisiones, y nos ha dado memes y chascarrillos que pasarán a la posteridad.

El quiste de Soju

Fueron quince las concursantes que entraron al taller allá por febrero, pero en realidad podríamos considerar que había una decimosexta: el quiste de Soju. La queen asiática explicó justo antes de su eliminación que su desarrollo no ha sido del todo correcto porque tenía un quiste que reventó, y ella no se cortó a la hora de dar detalles de cómo el mismo supuraba pus. Si te das una vuelta por la red, encontrarás que  se ha hecho merchandising de su quiste.

¡Oppolence!

Una de las historias más duras de la temporada la ha protagonizado Mercedes Iman, que contó cómo un derrame cerebral le hizo perder la movilidad de la mitad de su cuerpo, y que esto hizo mucha mella en su autoestima. De manera involuntaria, Mercedes se ha convertido en el meme de la edición en la prueba que recreaba la película ‘Déjame salir’ y tenía que decir “opulence”, palabra que reinventó como “upless” o “uplence”.

Esta autoproclamada princesa africana se mudó de Kenia a los Estados Unidos cuando tenía 11 años, pero se ve que los problemas con el idioma aún persisten; de hecho, en la reunión tuvo problemas para decir la dichosa palabrita.

Las pelucas de Ariel

Una de las tramas de la temporada ha ido vinculada a las pelucas que Ariel Versace dejó en el taller cuando fue expulsada. ¿Eran para que sus compañeras se las repartiesen? ¿Quizá era un legado para su mejor amiga, Plastique Tiara, o acaso para Silky? 

Las reinas acudieron a las pelucas como niños a los caramelos en una cabalgata de Reyes Magos, y las hay que decían que no iban a pelear por ninguna de ellas porque no les hacía falta, que mejor se las quedase quien lo necesitase.

Lo mejor de todo fue el desenlace. Ariel no dejó las pelucas para nadie, sencillamente se le olvidaron al recoger sus cosas, y cuando regresó para una prueba exigió que se las devolviesen.

Cómo ser drag y creer en Dios

A lo largo de las diferentes temporadas hemos visto participantes que han vivido en familias religiosas. Algunos como Naomi Smalls llevaban estupendamente su faceta de hombre gay que hace drag con la religión, y otros, como Dusty Ray Bottoms llegaron a sufrir un exorcismo para sacarle el mal de dentro.

La más religiosa de esta edición ha resultado Silky Nutmeg Ganache, que incluso se sentía incómoda con el episodio en el que debían hacer un programa de telepredicadores en el que se adorase a una diva del pop en lugar de a Dios.

También hemos tenido la primera drag queen musulmana, Mercedes Iman, pero por cuestiones personales y por el miedo al racismo prefería no hablar sobre sus creencias ni su visión de la religión.

El primer romance en el taller

Por el programa han pasado varias drags que han sido pareja, como Sharon Needles y Alaska, o la difunta Sahara Davenport y Manila Luzon. Han tenido, sin embargo, que pasar once temporadas para que Cupido visite el taller.

Vanessa Vanjie Mateo y Brooke Lynn Hytes se enamoraron entre maniquíes y lentejuelas, playbacks y coreografías. Sin duda, uno de los momentos clave de la edición fue cuando ambos tuvieron que hacer un lipsyn por salvarse, y que hizo que Miss Vanjie dijese adiós de una nueva forma original.

Como nos enteramos en el reencuentro, el amor entre las dos no se perpetuó al salir del concurso, pero se mantienen cierto cariño.

Los peores momentos (que se han vuelto los mejores)

Una prueba clásica, temporada a temporada, es la del Snatch Game o Robo de identidad, en la que las participantes imitan a diferentes celebridades y tienen que responder preguntas metidas en el personaje que elijan.

Este año, por primera vez, las dos reinas que peor lo hicieron en la emblemática prueba se han colado en el top4 del programa. Y es que lo de Ivy y Brooke encarnando a Whoopi Goldberg y Celine Dion fue de auténtica vergüenza, a pesar de saber con antelación que tendrían que clavar la prueba. No había chistes, ni imitación, ni nada.

Tampoco podemos olvidar la citada prueba de los telepredicadores, que hizo que por primera vez a la eliminación no llegasen dos reinas, sino todo un equipo formado por seis componentes, que se las tenían que ver y desear para encontrar su lugar en el escenario.

Y hablando de lipsync, el otro gran momento (en el peor de los sentidos) fue el que enfrentó a Silky contra Nina West, que hicieron una ejecución pobre digna de una doble expulsión. RuPaul, presentadora, juez y alma mater del concurso salvó a Silky, pero no antes valoró el espectáculo con un despreciable “meh”.

¿Quién puede ganar? Así están las estadísticas

De las cuatro candidatas a la victoria, A'keria Chanel Davenport ha ganado dos galas y ha estado en la cuerda floja otras dos. Dos playbacks por su salvación hizo también Brooke Lynn Hytes, que acumula tres victorias. Ivy solo ha sido una vez la mejor y una la peor, y Silky ha ganado dos galas y ha hecho un playback. En general, cualquier cosa puede pasar.

Sin embargo, ya sabemos que Ivy y Brooke son por excelencia las lypsinc killers, pues en la canción que ambas se enfrentaron hicieron todo lo posible y más por ser la mejor, así que sería maravilloso verlas cara a cara en una última actuación final.