Cabeceras especiales

Cabecera

OPINIÓN

Mediaset no sabe qué es un V.I.P.

Coman en 'Gran Hermano VIP'
Luis Pérez Valiente
@luispindle
19.02.2015 | 05:00

El hijo de una tonadillera y su antigua empleada, la ex mujer de un torero y la ex novia del hijo de su compañera de trabajo, un concursante de un programa nudista y un adivino con espectáculo propio a altas horas de la madrugada. Puede parecer lioso, pero sólo son algunos de los concursantes de la tercera edición de Gran Hermano VIP; un gran éxito de audiencia y, para muchos, el mejor casting de la historia del programa. Pero que no nos engañen, aunque todos sean mediáticos, no son Very Important People.

Ellos no recorren el mundo de alfombra roja en alfombra roja, no son portada de revistas internacionales ni llenan estadios con su presencia. Eso sí, suben la audiencia de Mediaset como la espuma, por lo que es normal a Paolo Vasile y los suyos no les interesen mejores famosos que ellos.

La gente reclama famosos de primera pero no van a hacer nada que pueda perjudicar su imagen

¿Por qué Telecinco no llena sus reality shows de auténticas estrellas? La respuesta es sencilla: no es beneficioso para nadie. Emma Willis, presentadora del Gran hermano británico, lo explicó a la perfección: “la gente reclama famosos de primera que podrían parecer interesantes, pero no van a hacer nada en la casa que pueda perjudicar su imagen”; en otras palabras: no darían ningún tipo de juego.

Alto caché de las estrellas

Este motivo, que podría parecer altruista puesto que piensa en los espectadores y qué queremos ver por televisión, no es ni el único ni el más importante. Si bien es cierto que una gran estrella puede estar extremadamente preocupada su imagen pública, las cadenas matarían por contar con su presencia. El interés mediático sería tal que se asegurarían grandes datos de audiencia en las primeras semanas como mínimo, ¿pero podrían pagar su caché?

El presupuesto de un reality show es limitado, por lo que pagar demasiado a un único concursante implica reducir costes en el resto del casting. Nunca se podría completar el elenco de un programa con grandes nombres, puesto que no saldría rentable.

La excesiva duración de los realities en España

Sin embargo, pese a todo ello, la agenda es el mayor de los problemas con los que se encuentran las versiones españolas de estos programas. La quinta edición de Celebrity Big Brother en Channel 5 (concurso en el que participan famosos de todos los ámbitos de la vida pública, y no sólo del corazón) ha sido muy criticada por su “duración excesiva”, y se sabe que varias celebrities declinaron entrar en la casa al conocer que este año el juego sería más largo. En total han sido 31 días de aventura.

Salvo que seas un personaje 100% televisivo no vas a poder permitirte estar 70 días alejado de tu trabajo (que es aproximadamente lo que dura un concurso con famosos en España). Ni deportistas, ni actores o cantantes, ni políticos o supermodelos tienen la posibilidad de cogerse una excedencia tan larga para concursar en Gran Hermano.

Mientras Mediaset continúe con su estrategia de alargar los reality shows de famosos, podemos olvidarnos de contar con perfiles diferentes. No hay espacio para medallistas olímpicos, modelos de primer nivel, cantantes consagrados o actores en activo. Nos despedimos de tener a auténticos VIP en la casa, pero hasta entonces, larga vida a Gran Hermano: Very Sálvame People.