Cabeceras especiales

Cabecera

ANÁLISIS

‘MasterChef’, una franquicia que da muestras de desgaste a nivel global

El concurso culinario de TVE regresa el día 13 con la octava entrega y el reto de resucitar el formato en tiempos de pandemia

Samantha Vallejo-Nágera, Jordi Cruz y Pepe Rodríguez, jueces de 'MasterChef' (TVE)
Samantha Vallejo-Nágera, Jordi Cruz y Pepe Rodríguez, jueces de 'MasterChef' (TVE)
C. Abel
@Crissabel
13.04.2020 | 08:00

Los espectadores esperan como agua de ‘abril’ la octava entrega de MasterChef. El concurso gastronómico de TVE regresa esta noche a las pantallas con la intención de sorprender y encandilar a una audiencia que conoce a la perfección el formato internacional. Desde Shine Iberia, productora encargada de adaptar esta franquicia de Franc Roddam, se asegura que esta entrega contará con nuevos retos y dinámicas para sorprender al resabiado público.

Todo parece ir a favor del regreso de 'MasterChef', salvo el propio desgaste del formato

El escenario televisivo en el que se desarrollará el programa de La 1, por lo menos las primeras semanas, será muy distinto al que le ha acompañado en el pasado. La cadena atraviesa un buen momento de consumo, gracias en gran medida al tirón de su oferta informativa y a las iniciativas audiovisuales generadas para afrontar la pandemia.

El consumo se ha disparado para todas las cadenas con máximos históricos en casi todas sus franjas. El entretenimiento nocturno es, hoy por hoy, la gran cuenta pendiente, pocos productos han sabido seducir al público, salvo en contados casos como Supervivientes, El hormiguero y Tu cara me suena.

Asimismo, le preceden los buenos resultados obtenidos por Maestros de la costura, el otro talent de la misma compañía que cerró su tercera entrega con la segunda mejor media después reunir frente al televisor a 1.535.000 espectadores y alcanzar la final más vista tras firmar un 16,9% de target (2.312.000 televidentes).

Todo parece ir a favor del espacio, tan solo se perfilan como amenazas los movimientos de programación de sus rivales, que no se harán esperar, y el propio desgaste del formato, una erosión de la que no solo ha dado muestras el usuario patrio, también se ha producido en otros mercados como el estadounidense.

24 ediciones en Reino Unido

Desde su fulgurante estreno en la británica BBC One en el año 2005, MasterChef se ha extendido a lo largo del planeta en más de 50 países en sus distintas versiones, que incluyen anónimos, infantil, celebridades, profesionales y All Stars, estas dos últimas inéditas en la pantalla nacional.

En su país de origen, el talent acaba de alcanzar la 24ª edición. La semana pasada se celebraba la semifinal en tres pases (lunes, miércoles y jueves) bajo la atenta mirada de los jueces, John Torode y Gregg Wallace. La versión VIP, en emisión desde 2006, está pendiente de la fecha del estreno de su 15ª tanda; hace poco finalizó la 12ª de los profesionales y la última junior tiene fecha del año 2014 tras nueve temporadas.

La caída de audiencia de su última entrega en Estados Unidos hizo que FOX analizará con lupa su renovación por una undécima entrega

En Estados Unidos, donde hace una década se convirtió en todo un fenómeno, las audiencias han ido decayendo en las dos últimas entregas, donde sus rendimientos estuvieron por debajo de los cuatro millones de media, cifras que llevaron a FOX a analizar con lupa su renovación por una undécima tanda. No obstante, la cadena dio una nueva oportunidad a la competición culinaria, que ha visto truncada la grabación debido a la crisis sanitaria suscitada por el coronavirus.

En Australia, otro de los países donde el formato goza de una larga trayectoria, está a punto de estrenar la duodécima entrega, titulada Back To Win. Sin embargo, no han corrido la misma suerte los spin-offs. La edición Celebrity solo estuvo en pantalla una tanda, al igual que All-Stars y The Professionals, y el infantil, dos.

En otros países como Alemania, Argelia, Eslovaquia, República Checa, Ecuador o Filipinas la única temporada en pantalla pasó sin pena ni gloria y en otros muchos como Sudáfrica, Polonia, Nueva Zelanda o Italia el formato se desgastó hace cinco años quedando totalmente en el olvido.

La evolución del original y 'spin-off' en La 1

Analizados los datos de las distintas emisiones en TVE, el programa ha mermado el seguimiento de manera significativa en sus tres últimas entregas, todas ellas por debajo de los tres millones de espectadores. La final de la séptima temporada, en la que se proclamó vencedor Aleix y que tuvo lugar en junio del año pasado, fue la menos vista de toda su historia con un 18,8% de share (2.041.000 espectadores).

No obstante, como ya analizamos en su día, el programa ha demostrado funcionar de manera muy positiva en diferido sumando hasta un 20% más de audiencia. Así, por ejemplo, la final sumó 407.000 espectadores más, lo que llevó su dato final a un 19,9% y 2.447.000 espectadores.

Una senda muy parecida a la experimentada por MasterChef Junior, cuya séptima edición también fue la menos seguida desde su estreno en 2013. Poco más de un millón y medio de televidentes de media con un escaso 11,8% demuestran también el desgaste del spin-off, pese a que su emisión se produce en el periodo vacacional navideño, que goza de un mayor consumo del target al que va dirigido. 

En este caso, no obstante, también mucho que ver la nefasta manera que tuvo la cadena pública de programar el talent de cocina. Habitualmente, La 1 emite este programa en vacaciones. Sin embargo, este año alargó su emisión hasta finales de enro.

Pese a que en sus primeros lances demostró su enorme tirón, la competición de rostros famosos también ha evidenciado muestras de erosión. La cuarta edición, en la que se proclamó vencedora Tamara Falcó, generó mucho ruido en redes, pero poco en los registros recogidos por Kantar. Fue también la menos seductora de las cuatro emitidas y su final perdió más de 400.000 seguidores frente a la de 2018.