Cabeceras especiales

Cabecera

ACTUALIDAD

Tensión en 'Masterchef 8' con los primeros villanos de la edición

El segundo programa de la octava edición tuvo algunos de los momentos de mayor tensión en la historia del programa

'Masterchef 8' (rtve.es)
'Masterchef 8' (rtve.es)
Redacción
@Bluper
21.04.2020 | 10:30

 

La octava edición de Masterchef acaba de echar andar, pero en dos programas ya se comienzan a vislumbrar los primeros "villanos" de la temporada. Y es que la gala de anoche estuvo llena de tensiones, broncas y una doble expulsión muy sorprendente. 

Tras una primera prueba en la que Adrienne y Rosa se coronaron como las mejores, los concursantes viajaron a Frigiliana (Málaga) para disputar la prueba de exteriores. Una prueba donde se pudieron ver los primeros roces de la edición y algunos de los momentos de más tensión en la historia del programa. 

Saray y José Mari fueron los protagonistas de la primera guerra. "Saray, las cebollas rápido", pedía Jose Mari, lo que encendía la mecha de la concursante. "Pero este que se cree, yo le haré caso a la capitana, no a ti con el moño ese", sentenció. Jose Mari se aceraba a Saray para volver a meterle prisa con las cebollas y se iniciaba la guerra absoluta. "Jose Mari es oscuro, es mala persona", comentaba la concursante en el 'confe' 

El segundo conflicto no fue entre concursantes, sino con el propio jurado del programa. Iván, nada contento con la valoración de los platos de su equipo, se enzarzó con Pepe, Samantha y Jordi en un intento por quitarles la razón en la valoración. "Creo que no es tan malo como lo acabas de pintar", dijo el concursante, un comentario que cabreaba a Samantha: "No hay un sólo comentario positivo sobre los platos del equipo azul"

Tras esto, el comienzo de la prueba de eliminación no fue mucho más calmado. Y es que el jurado incidió en ese roce vivido entre Saray y José Mari. "Me pone muy nerviosa y él lo sabe", dijo Saray. "Me dijiste unas palabrotas con las que me sentí ofendido" contestó él, lo que llevó a Saray a hacerle burla, consiguiendo así definitivamente uno de los puestos de villana de la edición, junto a Iván. "Faltar al respeto es lo último que vas a hacer delante de este jurado", dijo Jordi.

Finalmente, la prueba de eliminación se saldaba con la inesperada doble expulsión de Mónica y Adrienne, dos de las favoritas de la edición. La propia Adrienne había sido la mejor en la primera prueba de la noche con un espectacular postre. Adrienne olvidó el producto principal, por lo que le fue imposible salvar el plato , mientras que el plato de Mónica "era incomible", en palabras del jurado