Cabeceras especiales

Cabecera

ANÁLISIS

La mala relación de Marta Sánchez con la televisión

Daniel Jabonero
@DanielGJabonero
08.08.2016 | 09:16

Marta Sánchez y la pequeña pantalla nunca se han llevado muy bien. La cantante ha intentado en numerosas ocasiones formar parte del mundo televisivo, pero nunca con buena fortuna. Ya sea como concursante o como jurado, su última incursión en el medio ha sido en Argentina, en una renovada versión de ¡Mira quien baila! De nuevo, la relación ha terminado explotando por los aires. 

Hasta este lado del Atlántico ha llegado la noticia de que a la cantante no le habría sentado muy bien que sus bailarines la eclipsaran sobre el escenario, lo que produjo que abandonase el plató y, minutos más tarde, el programa. Sánchez voló hasta Madrid dejando al programa de televisión colgado, sin concursante y con pocas posibilidades de retorno.

No es la primera vez que salen a la luz los desencuentros de Marta Sánchez con los equipos de producción. El backstage de la cantante siempre termina siendo vox populi. Y es el que paso de Sánchez por Tu cara me suena fue de todo menos tranquilo. Su poca intención de jugar y divertirse durante la emisión no gustaba en la cadena, por lo que su presencia en el talent de Antena 3 apenas duró una edición. 

El punto más tenso del espacio de imitaciones fue cuando el resto de miembros del jurado decidió realizar una imitación en una de las galas. Ella, sin embargo, se quedó sentada en su silla y no aceptó el reto del programa. Su choques con Ángel Llàcer se plasmaron ante las cámaras y fueron noticia durante toda la edición. "Nunca firmé un contrato de payasa", sentenció cuando se terminó el programa. 

Dejando a un lado los desencuentros que la artista ha tenido detrás de las cámaras con sus compañeros, las audiencias tampoco han acompañado a la cantante durante su paso por la televisión. Sánchez se estrenó como jurado en 2008 en el programa de Cuatro El gran quiz. Los datos apenas levantaron la noche dominical de la cadena y el programa fue retirado pasados sus tres primeros meses de vida, sin conseguir la renovación. 

En Cuatro lo volvería a intentar en 2009 con el programa La batalla de los coros. Tampoco consiguió conquistar a la audiencia en este espacio de talentos y se estrelló en audiencia. El espacio apenas duró tres semanas en antena después de caer por debajo del millón de espectadores. La cadena tuvo que retirarlo de su parrilla. 

No le fue mucho mejor a la cantante este año con el programa A mi manera en laSexta, donde rendían homenaje a varios cantantes históricos del panorama nacional. El espacio, a pesar de la buena crítica, se despidió con un 4,5% de cuota de pantalla media en su último programa, lo que le dejó con pocas posibilidades de renovar. Una vez más, la mala suerte de Marta Sánchez en televisión.