Cabeceras especiales

Cabecera

OPINIÓN

‘Love the 90’s’, el ‘Viaje al centro de la tele’ por el que Telecinco debería apostar

Mediaset solo rescata imágenes de su archivo en 'Sálvame' o 'Socialité'

Mike Medianoche
@mikemedianoche
14.07.2018 | 12:55

Este sábado regresó a Telecinco Love the 90’s, un formato de breve duración en el que Fernandisco presenta un ránking con momentos célebres de la década de los 90. Series, programas de televisión, cantantes, todo ello bajo el paraguas de la marca Love the 90’s, que realiza una gira de conciertos por España con artistas de aquella época (y que próximamente se convertirá incluso en un juego de mesa).

Si en la primera entrega se encumbró a OBK, Chimo Bayo o Xuxa, en esta ocasión se ha rememorado los programas Caiga quien caiga, Qué me dices, el Telecupón y aquel espacio de televidencia llamado La consula de Rappel, la serie 7 vidas, la importancia televisiva de Emilio Aragón y Leticia Sabater, y la música de Rebeca (quien concedió una pequeña entrevista al programa), Technotronics y Rozalla, con actuación de esta última en La quinta marcha incluida.

La primera entrega de Love the 90’s fue el pasado junio, y aunque parecía que sería un formato semanal que nos encontraríamos cada sábado, finalmente ha resultado tener una frecuencia mensual. Y es una pena, porque es un programa fresco que podría dar mucho juego en la cadena, y convertirse en el Viaje al centro de la tele que Telecinco debería explotar, y que sería un perfecto access para el verano. 

Porque la cadena tiene auténtico oro en sus archivos, en especial de aquella década de los 90, en la que cada programa tenía su propio cuerpo de bailarinas y azafatas: las MamaChicho de Tutti Frutti, las Cacao Maravillao de VIP, las Clubes de Goles son amores, las Chicas Corazón de Desde Palma con amor, las Chicas GluGlú de Uno para todas, o incluso las azafatas del citado Telecupón.

Conocer la historia de cualquier cadena ayuda a comprender el presente. En el caso concreto de Telecinco, espacios como La máquina de la verdad ya adelantaron lo que años después ofreció Sálvame con famosos sentados delante de un polígrafo (¡grande aquella entrega en la que se preguntó a Carmen Flores si era hija de Lola!), y antes de que Masterchef fuese un éxito, en la llamada "tu cadena amiga" ya hubo programas de cocina como Entre platos anda el juego.

Y también podemos ver cómo La batalla de las estrellas fue de los primeros programas que ponía a famosos a competir entre sí cada semana en pruebas de todo tipo, y que antes que La Voz Kids Teresa Rabal ya buscaba jóvenes talentos a los que dar una oportunidad en televisión.

Un archivo que solo rescata 'Sálvame' y 'Socialité'

Mediaset tiene un archivo audiovisual que parece guardado bajo llave. Como uno de esos bombones que tu abuela escondía en su armario y que solo sacaba cuando a ella le venía en gana. De hecho, mientras que de Antena 3 o Televisión Española podemos encontrar vídeos históricos en YouTube gracias a la aportación de los usuarios, ya sabemos que desde Mediaset tiene un proteccionismo enorme con dicho portal, y vídeo que localiza con imágenes de un contenido suyo, vídeo que acaba siendo eliminado (aunque ellos no tengan luego reparo de tirar de YouTube para rellenar otros programas).

Tan solo encontramos de vez en cuando imágenes de aquellos años dorados en Sálvame o Socialité: las imágenes de Paula Echevarría trabajando como reportera veraniega, la aparición del Maestro Joao en el talk show de Ana García Lozano travestido de Rocío Jurado, la vez que Cristina La Veneno participó en Vivan los novios… y poquito más, por desgracia.

Y es una pena, porque en la competencia ya vemos cómo usan su archivo para rellenar contenido a la ve que buscan una sonrisa en el espectador. Televisión Española tiene una oferta diversificada entre Viaje al centro de la tele, Ochéntame otra vez y Cachitos de hierro y cromo.

Y en Antena 3 cada fin de semana se rescata alguna vieja imagen de su archivo en espacios de nombres diversos, como Los más… o Tal como éramos. Y esto a veces tiene imágenes que puede dejar al espectador con la boca abierta, como aquella prueba de El Gran Juego de la Oca en la que el concursante ganaba si pegaba con suficientemente fuerza a su madre en el culo.