Cabeceras especiales

Cabecera

VÍDEOS

Los mejores momentos de 25 años de 'Los Simpson'

Homer Simpson
Jose Álvarez
@josealvarezc
17.12.2014 | 05:00

25 años dan para mucho.Y Los Simpson son la mejor prueba de ello. La ficción amarilla cumple su primer cuarto de siglo, un tiempo en el que ha conseguido encandilar a grandes y pequeños a lo largo de todo el mundo. Algunas de sus frases con ya míticas y entran en el imaginario popular repitiéndose hasta la saciedad.

Todos estos años han dejado momentos para reír y llorar o incluso bailar. Es difícil resumir tantos momentos recogidos en sus más de 500 capítulos, pero aquí van algunos de los mejores vídeos de Los Simpson, una serie mítica que tardará en tener otra que pueda al menos igualársele.

1. El gag del sofá.

No hay mejor manera que abrir un resumen de estas características que como ellos lo hacen: con su cabecera. La base de todas es la misma, pero cuentan siempre con variaciones. Bart empieza escribiendo una frase, cada vez diferente, en la pizarra de clase, y es ahí cuando suena la campana y corre hacia casa junto al resto de su familia. Cuando se reúnen, entra el juego el "gag del sofá", otro de los cambios en cada capítulo, ya que cada vez ocurre algo distinto cuando la familia Simpson intenta sentarse. Ha dado tanto de sí este gag que en ocasiones se ha transformado casi en un corto. Y para muestra, uno de los que más actualidad tiene estos días. Con el estreno de la última parte de El Hobbit, recordamos la cabecera que dedicaron a esta película de Peter Jackson.

2. Hola, señor Thompson.

La escasa inteligencia de Homer siempre ha dado lugar a infinidad de chistes en Los Simpson. Uno de los momentos más "tontos" que se recuerdan de este personaje es cuando el actor secundario Bob amenaza a Bart y tienen que mudarse a otro lugar acogidos al programa de protección de testigos. El FBI les otorga nuevas identidades, pero a Homer le cuesta atender cuando le llaman por su nuevo nombre a pesar de las veces que se lo repiten.

3. El actor secundario Bob y los rastrillos.

Ese mismo capítulo dejó otro de los momentos míticos de la serie. A pesar de la huida de la familia Simpson, el actor secundario Bob consigue seguirles atándose a la parte inferior de su coche. Cuando llegan al nuevo hogar, Bob se desata, pero siguen los infortunios que ya ha sufrido en el viaje y tiene ciertos problemas con unos rastrillos.

4. No conquistas nada con una ensalada.

La conversión de Lisa Simpson en vegetariana dio también para un buen puñado de bromas a sus familiares. La más recordada fue el baile que le dedicaron Homer y Bart cuando se negó a comer carne. Tan pegadiza fue la canción que hasta Marge, que apoyaba a su hija, se sumó a la conga que habían preparado los hombres de la casa.

5. Doy el callo por dinero.

Cuando se juntan la vagueza de Homer con su "inteligencia", solo puede salir algo bueno. Cuando el padre de la familia decidió librarse del trabajo, inventó un método para que no le pillasen construyendo una marioneta de sí mismo que cantaba su amor por el curro. El señor Burns hasta se lo creyó, pero como todo en la vida de Homer, algo terminó fallando.

6. Los Simpson, el musical.

¿Cuántas canciones ha interpretado la familia Simpson o alguno de los habitantes de Springfield a lo largo de 25 temporadas? En esta ciudad de algún Estado inconcreto, les gusta mucho lo de comunicarse cantando. En el siguiente vídeo, la familia acude a ver una versión musical de El planeta de los simios protagonizada por Troy McClure. En ella, uno de los temas es una versión del Rock me Amadeus del australiano Falco.

7. Homer y las tartas.

Otra de las características de la personalidad de Homer Simpson es su glotonería. La comida en general le vuelve loco, pero las tartas las ama y hasta entiende el significado de la celebración con solo olerlas. Bart y Lisa, peleados en el piso de arriba, llegan a las manos "sin querer" tras cruzarse moviendo "inocentemente" brazos y piernas. Minutos más tarde, Homer hace una estrategia similar con la tarta, también con desastroso resultado.

8. Spider cerdo y Harry Popotter.

Los Simpson no solo ha sido una serie de televisión, también una película. Y aunque los fans no quedaron al 100% satisfechos con el resultado, sí se sacaron algunos momentos muy recordados. Probablemente, el que más fue la caracterización que hizo Homer de su cerdo, haciéndole imitar a Spiderman mientras cantaba su canción o a Harry Potter.

9. Lo mío, pa mí.

El sueño del señor Burns es ligero a tan avanzada edad. Es por eso que cualquier ruido le puede desvelar y Smithers tiene que evitar que eso ocurra. En el exterior de la casa, se produjo uno de los estribillos con menos sentido y más pegadizos de la serie: Lo mío, pa mí.

10. Voy a matar a Moe.

La relación de Homer y Moe siempre ha sido muy especial, pero cuando ha habido roces han sido muy fuertes. Cuando Moe se echa novia, involucra a su cliente y amigo para que le ayude a cobrar el seguro, pero la policía le pilla y le meten en la cárcel. Moe utiliza el dinero para irse de viaje en lugar de pagar la fianza de Homer, pero éste consigue salir de prisión con un carrito con ruedas al que se sube mientras grita otra de las frases recordadas de esta serie.

11. El spin off con Padre de familia

En la última temporada, se ha vivido uno de los capítulos que pasará a la historia de la serie. Tras numerosos piques entre Padre de familia y Los Simpson, uno de los cuales aseguraba que Peter Griffin era un plagio de Homer Simpson, ambas series se unían en un crossover. La familia Griffin terminaba en Springfield y se hacía amiga de los Simpson. O eso creyeron al principio.