Cabeceras especiales

Cabecera

REPORTAJE

Los malos resultados que ha tenido renovar la mecánica de ‘OT’ (hasta ahora)

En ‘OT 2020’ todos los concursantes podrán ser nominados, y el profesorado puede no salvar

Famous, ganador de 'OT 2018'
Famous, ganador de 'OT 2018'
Mike Medianoche
@mikemedianoche
12.01.2020 | 14:42

OT 2020 arranca este domingo, con más presupuesto que la edición anterior, y con mecánica renovada. Tal y como ya explicó este portal, desaparece el límite de nominados, que antes era de cuatro por gala. De esta manera, todos los concursantes podrán ser seleccionados por el cuarteto de jueces para abandonar el concurso.

Los profesores pueden no salvar a algún nominado si así lo consideran, y desaparece la inmunidad del favorito del público, que tendrá otros beneficios como “cantar en solitario o escoger pareja, elegir repertorio o salvar a alguien de la nominación”.

En la academia, se potenciará la composición, y además, hay novedades en la distribución discográfica, sin una relación directa con una multinacional, “sino que cada artista encauzará su futuro según su perfil y su público potencial”. Además, se incorpora la figura del mánager para orientar a los participantes.

Estos cambios pretenden dinamizar el programa y darle un aire nuevo a un formato ya emblemático de la televisión nacional. Sin embargo, los precedentes no son nada bueno, y es que en anteriores ediciones OT ya modificó su mecánica con resultados poco halagüeños.

Ramón fue a Eurovisión gracias a su paso por 'OT 3'

‘OT 3’, la menos vista de la primera etapa

Tras dos primeras ediciones de Operación Triunfo en 2001-2002 y 2002-2003, Televisión Española decidía renovar la mecánica de cara a OT3. Entonces la figura del jurado no elegía a los nominados, sino que eran los cinco concursantes con menos apoyo del público los que se jugaban la nominación. El jurado salvaba a uno, el profesorado a otro y los concursantes a otro; los dos restantes eran los nominados.

Esta decisión se tomó para eliminar “cualquier sospecha de que marcamos el desarrollo del programa y el futuro de los concursantes”, según dijo Toni Cruz, de Gestmusic.

Entonces también se desvinculó a los concursantes de los lanzamientos discográficos de sus compañeros de otros años, y solo los tres ganadores tenían el álbum garantizado, porque “España no puede asumir cada año 16 artistas nuevos”, según Tinet Rubira, director del concurso.

Del mismo modo, recibieron asesoramiento sobre cómo afrontar su carrera y algunos hasta cambiaron su nombre artístico durante el concurso; por ejemplo, Nuria Elósegui comenzó a ser presentada como Nur de una gala para otra.

El público no acogió bien esta edición, que fue la última de TVE hasta 2017. Las audiencias que cosechó, no obstante, serían un éxito hoy día, con todas las galas por encima de los 3 millones; sin embargo, el formato se había desgastado si se comparaba con OT 2, en el que todas las galas superaban los 5, y que contó con una final vista por más de 7 millones.

Nahuel en 'OT 2011'

¿Fue la mecánica lo que falló en ‘OT 2011’?

Después de que TVE no quisiera renovar OT tras el derrumbe de audiencias de su tercera edición, Telecinco se hizo con los derechos del talent show, y allí emitió cuatro ediciones con bastante éxito, entre 2005 y 2009. Tras dejarlo descansar en 2010, el programa volvió a la parrilla de Mediaset en 2011 muy renovado.

Para empezar, Jesús Vázquez cedía el testigo de presentador a Pilar Rubio, y también se renovaba el plantel de profesores y de jurado, así como el desarrollo de las galas.

En la mecánica, destacó que los participantes nominados no tenían una semana para prepararse una canción con la que demostrar que merecían quedarse; al final de cada gala se abría la votación, y ese mismo día se despedía de sus compañeros (y del premio).Además, desaparecía la figura del favorito.

Al igual que en OT 3 (y que en este año), había novedades en la posibel carrera de los concursantes. De hecho, este año el premio no era un disco, sino un asesoramiento intensivo para que el ganador lograse triunfar gracias a un gran equipo de márketing, productores o mánagers. En la gala final, a Nahuel, el ganador, le prometieron oralmente una carrera musical dentro de Blusens Music, compañía con la que grabaría sus propias canciones, si bien esto no llegó a pasar.

La academia en aquel 2011 cerró sus puertas tras 36 días de clases, y seis galas en prime time. Su final fue la menos vista, con un 14,7%, si bien, fue su segundo mejor dato en aquel año.