Cabeceras especiales

Cabecera

ACTUALIDAD

¿Un ‘The Crown’ sobre la monarquía española? Las series que ya lo intentaron

'El Rey', 'Sofía' y 'Felipe y Letizia', tres miniseries que han retratado a la familia real

Imagen de la miniserie 'El Rey' (Telecinco)
Imagen de la miniserie 'El Rey' (Telecinco)
C. Abel
@Crissabel
15.12.2019 | 12:39

El drama televisivo creado por Peter Morgan sobre la biografía de Isabel II de Inglaterra sigue encandilando en su tercera temporada. The Crown, ganadora de dos Globos de Oro, se encuentra entre las mejor valoradas por la crítica no solo por la precisión de los hechos históricos que relata, también por cómo se vinculan esos acontecimientos con la reina y el resto de miembros de Buckingham Palace, así como por la profundidad con la que han sido definidos sus personajes.

'The Crown' desgrana las luces y sombras de personajes inaccesibles, pero tan frágiles y terrenales como el resto de humanos

Sin olvidar unas interpretaciones impecables, una producción impoluta y una ambientación tan real que hace creer al espectador que está en las mismísimas entrañas del palacio británico. Roza la excelencia y no es para menos porque estamos ante una de las producciones más caras de la historia de la televisión con un presupuesto de 130 millones de dólares.

The Crown humaniza a los miembros de la casa real británica, el televidente puede llegar a entender y sentir su soledad, incluidos la de aquellos que generan menos simpatías. El autor británico, responsable del guión de The Queen de Stephen Frears, logra emocionar desgranando las luces y sombras de personajes inaccesibles, pero tan frágiles y terrenales como el resto de los humanos.

Los casi 40 años de reinado de Juan Carlos I tienen todos los ingredientes para un buen relato, desde amores e infidelidades, a amantes mediáticas, princesas plebeyas, corrupción política y sentencias judiciales

¿Sería posible un The Crown hispánico? Probablemente todavía no haya llegado el momento, simplemente por una cuestión económica. Las grandes producciones ‘made in Spain’, incluida La casa de papel, están muy lejos de esas cifras millonarias, pero a nivel creativo sí sería factible, siempre y cuando el libreto contara con la libertad para profundizar en pasajes claves de los 38 años de reinado de Juan Carlos I, así como ahondar en identidades hasta hace muy poco intocables. Además, los casi 40 años de monarquía tienen todos los ingredientes argumentales para enganchar: amores, desamores, infidelidades, amantes, princesas plebeyas, corrupción, viajes de lujo y hasta dos reinas (una emérita) con varios desencuentros públicos.

Ha habido intentos en formato miniserie, lo que evidencia la disposición de los operadores por adentrarse en las entrañas monárquicas. Sin embargo, ni las tramas, ni los personajes, como tampoco la ambientación, tenían esa profundidad que puede abordar una producción de largo recorrido como The Crown.

Tres años después de que The Times, el más prestigioso diario británico, calificara al monarca español como ‘playboy’ y criticara su “lujoso estilo de vida”, se estrenó Felipe y Letizia (Telecinco), un telefilme en dos capítulos que retrataba la relación sentimental entre Felipe de Borbón (Fernando Gil) y Letizia Ortiz (Amaia Salamanca), una historia de amor que generó asombro y desconcierto, además de despertar la curiosidad de mas de cuatro millones de espectadores.

Un año más tarde, y en medio de la imputación por malversación, fraude y prevaricación de Iñaki Urdangarín, se estrenó Sofía, una película para televisión de Antena 3 con guion de Aitor Gabilondo, responsable de El Príncipe, Vivir sin permiso y Patria. Nadia de Santiago, una de La chicas del cable (Netflix), se puso en la piel de la monarca española para relatar su historia desde el verano de 1961, momento en el que se formalizó su boda con Juan Carlos y su papel en la aceptación de la corona en plena transición.

En otoño de 2014, meses después de la abdicación del monarca emérito, Telecinco estrenó El Rey, una producción de tres episodios en la que se recreaba la vida del monarca desde 1948 hasta la muerte de su padre (Don Juan) en 1993. Tras los dos millones y medio de seguidores de su estreno, la serie protagonizada otra vez por Fernando Gil (esta vez como majestad) cayó en picado en su despedida, reuniendo delante del televisor solo a un 11% de la audiencia.

A esta terna habría que añadir dos más, Alfonso, el príncipe maldito y 23-F, sobre la trágica vida del duque de Cádiz y el fallido golpe de estado de 1981, respectivamente. En el primero, telefilme emitido en 2010 por Telecinco, Fernando Gil repite una vez más como el primo hermano del aspirante al trono, mientras que el veterano Lluís Homar se encargó de dar vida al soberano en la producción de Alea Docs & Films para TVE, premiada con un Ondas y reconocida también por la audiencia como la miniserie más vista hasta 2009.