Cabeceras especiales

Cabecera

OPINIÓN

‘La Purga’ bien se merece una tercera temporada

Esta semana ha terminado la emisión de la segunda tanda de episodios

Mike Medianoche
@mikemedianoche
22.12.2019 | 13:10

Esta semana llegaba a su fin la segunda temporada de La Purga, serie ofrecida en España por Amazon Prime y que adapta el universo de la saga cinematográfica que en 2013 inauguró la cinta titulada por aquí como La noche de las bestias.

La ficción de Blumhouse ha demostrado que, bajo la premisa de la noche de la purga (en la que cualquier delito es legal solo durante 12 horas), nos encontramos ante un filón de historias que se podrían contar en futuras temporadas.

Si su primera tanda de episodios nos narraba lo que ocurría en una noche de purga, en esta segunda nos enseña qué pasa al día siguiente, y cómo los ciudadanos recuperan sus vidas (que jamás serán las mismas), mientras se preparan para la siguiente, ya sea para defender a su familia y su casa… O para salir a purgar, perfeccionando técnicas de ataque o planificando atracos.

Cómo conecta con el universo de las películas

Hasta ahora, cada temporada ha contado con su propio marco temporal, sin importar si lo que vemos ocurrió entre la película uno y dos, o la dos y la tres. Sin embargo, esta segunda ha conectado con ese universo cinematográfico, al contarnos el germen del movimiento antipurga de Election. Y además, a modo de guiño, ha recuperado al vendedor de equipos de seguridad que Ethan Hawke encarnó en el filme primigenio, en una escena que servía de introducción al capítulo.

La serie ha recuperado el personaje de Ethan Hawke

Precisamente, han sido esos bocados que servían de anticipo de cada episodio la mayor delicia de la serie. Hemos visto cómo las empresas de disfraces preparan líneas especiales para purgar, esperando hacer negocio de la muerte del prójimo. Vimos cómo irse a matar a Estados Unidos puede ser una opción para una despedida de soltera, en principio tan válida como irse a la Costa del Sol a emborracharse con un pene de plástico en la frente. Y hasta hemos conocido de qué manera se explica a los niños que sus papás, por una noche, pueden ser asesinos, porque tienen ese derecho.

El auténtico mensaje de la segunda temporada

Partimos de la base de que La Purga ocurre en unos Estados Unidos distópicos, que han sido reformados por unos Nuevos Padres Fundadores que defienden el uso de la violencia durante unas horas para que el resto del año todo vaya como la seda.

El dolor y la pena no desaparecen a través de la violencia

En esta segunda temporada, la ficción no nos ha hecho únicamente temer al vecino, o la cliente insatisfecho que visitó esta mañana nuestro comercio. Nos invita a reflexionar cómo una noche así puede calmar la ira del ciudadano de a pie, que no se siente mal por matar a quien le cae mal (o al primer incauto que pase, según el caso). Pero no el dolor y la pena seguirá llevándola consigo aunque purgue, pues estos sentimientos no se van a través del uso de pistolas y machetes.

Las máscaras que emplean los asesinos no es más que eso, una careta que oculta lo que de verdad pasa en su interior, y que solo hace visible el odio y el rencor. Y que, por mucho que algunos lo quieran decir, el conflicto, el crimen, nunca es la solución a los problemas.

En definitiva, nos encontramos ante una temporada valiente, que no nos ha dado lo que en principio esperaríamos (una serie de extraños intentando colarse en una casa) sino que se alejó de lo que a todos les gusta ver y profundizó en el gran universo de los Nuevos Padres Fundadores y de cómo corrupto está el sistema político.

¿Habrá tercera temporada?

De momento, La Purga nos ha ofrecido temporadas independientes. En esta segunda hemos conocido a Esme, quien descubrió que los Nuevos Padres Fundadores no son trigo limpio y que se saltan sus propias leyes según les conviene. También vimos a Ben, que enloqueció tras casi ser purgado, y a Marcus, un médico que se obsesiona con saber quién intentó matarle en una noche de purga. Y sin olvidarnos de Ryan y su banda de atracadores, que se preguntan cómo se cobijan las grandes fortunas durante esas horas en las que cualquier delito es legal.

La segunda temporada quizá le dio a la audiencia algo más profundo de lo que esperaba

Por haberle dado a la audiencia algo quizá más profundo de lo que esperaban, más alejado del cine de terror, los datos no han ido todo lo bien que se esperaban,  y hasta la fecha no se ha confirmado una tercera temporada. Algunos medios apuntan a que no la veremos el próximo otoño de 2020, sino que habrá que esperar hasta 2021. Sin embargo, ha quedado patente de que al universo de La Purga le quedan aún muchos ángulos que explorar, y que podrían generar una tercera, una cuarta y hasta una décima temporada. Solo hay que dar con las historias adecuadas.