Cabeceras especiales

Cabecera

OPINIÓN

La marcha de Rick o cómo romper la zona de confort de ‘The Walking Dead’

El personaje de Andrew Lincoln abandona la serie en el capítulo de esta semana

Mike Medianoche
@mikemedianoche
04.11.2018 | 13:50

The Walking Dead era la historia de Rick, de su familia y de todo aquel que se iba cruzando en su vida, en un mundo apocalíptico en el que los muertos no descansan en sus tumbas, sino que pueden caminar por aquí y por allá siguiendo un instinto primario de alimentarse.

El personaje de Andrew Lincoln ha sido el pilar fundamental de la ficción: desde que lo vimos despertar en un hospital en el comenzó todo hace ya ocho años nos cogió de la mano y nos llevó de viaje por unos por un derruído planeta, a la vez que descubríamos su mundo interior. Mas desde entonces ha llovido mucho, y la serie, inspirada en los cómics de Robert Kirkman, ha perdido un poco el norte y no sabíamos qué rumbo tomaba.

Lo que parecía un camino para encontrar una cura para que los muertos descansen en paz para siempre se convirtió en una sucesión de temporadas en la que la pandilla de Rick y sus secuaces se enfrentaban a monstruos humanos, a otros hombres y mujeres que quieren tener el poder dentro de una anarquía mundial. 

Paulatinamente, la serie fue sumando bajas de personajes potentes, algunos de ellos caídos de manera más que traumática. Y en el capítulo de esta semana, que en España se verá el lunes en Fox, Rick también dirá adiós a la ficción, lo que lleva a preguntarse si la serie tiene sentido sin él. Nos soltará de la mano y nos dejará a la deriva.

Que nos lleven a un final, no importa si feliz

Y lo mismo esa decisión del actor Andrew Lincoln de abandonar la producción sirve para que The Walking Dead resurja, encuentre un poco el norte y nos lleve a un final, si no feliz, que al menos contente a los fans.

Así, intentemos pensar que esta baja es un revulsivo, que puede hacer que todo mejore, que los guionistas salgan de su zona de confort y nos den nuevos conflictos gordos que nos vuelvan a tener con los dedos de los pies encogidos como antaño.

Y es que aunque la historia de Rick, ese antiguo policía, es la que más se ha contado, también se han vivido con pasión otras tramas, como la vida y evolución de Carol, el idilio de Glenn y Maggie, cómo entiende la vida un rebelde como Daryl. Es por ello que The Walking Dead no tiene por qué agotarse, pues quedan grandes personajes que pueden ofrecer buenos momentos.