Cabeceras especiales

Cabecera

OPINIÓN

La agresividad de 'La Casa Fuerte', lo contrario a la calma que demanda el país

La paradoja de pedir entendimiento en el Congreso y liderar las audiencias gracias al conflicto y la bronca

Oriana y Fani discuten (Mediaset)
Oriana y Fani discuten (Mediaset)
Redacción
@Bluper
21.06.2020 | 20:57

El último programa de encierro de Telecinco lleva apenas una semana en pantalla y podemos asegurar que hace justicia a su nombre. La Casa Fuerte podría también titularse 'Una casa de locos' o 'La gran bronca', aunque todos los encabezamientos parecen quedarse cortos al observar el nivel de enfrentamiento entre algunos de sus participantes, sobre todo, entre las mujeres, que, en apenas una semana de convivencia, se han llamado de todo menos guapas.

La venezolana Oriana Marzoli, con un amplio bagaje en realities chilenos como ¿Volverías con tu ex? o Doble tentación, del que fue expulsada, está cumpliendo con creces el perfil de concursante de reality polémico.

La expretendienta y tronista de MYHYV ha hecho del nuevo éxito del grupo Mediaset su patio de recreo particular y concentra toda la atención en el arranque. La gala del pasado jueves, que lideró con un 21,6% de cuota de pantlla, el contenido de la web del programa y de sus redes sociales demuestran quien es la alumna aventajada del nuevo formato de Bulldog TV para la cadena privada.

El nivel de ruido y bronca producido por la simpatizante de VOX es directamente proporcional a la curva de audiencias del espacio.

Marzolli, que ha protagonizado varias huidas hacia delante en grandes espacios como Supervivientes o Gran Hermano VIP, sigue siendo un valor seguro para el género por su capacidad para generar mal rollo y conflicto. Tras su baja en la casa de Guadalix de la Sierra dos días después de iniciarse la emisión, la joven pensaba que su futuro en la pequeña pantalla española se había acabado. El nivel de ruido y bronca producido por la simpatizante de VOX es directamente proporcional a la curva de audiencias del espacio.

Y sabe muy bien a quien atacar. El centro de su ira se ha concentrado en Fani Carbajo, aunque también ha tenido sus más y sus menos con Yola Berrocal. Sabe de la popularidad de la ex participante de La isla de las tentaciones y para acaparar los vídeos de la semana, mejor hacerlo con la prometida de Christofer.

En la última gala del jueves, Oriana logró su objetivo y continuó con el ataque y derribo a su máxima contrincante. Pese a que Jorge Javier Vázquez intentó rebajar la tensión se atisban otros siete días de tormenta en la finca de los robos.

Inmune al nivel de agresividad

Esas mismas imágenes se repitieron en el último pase de Sálvame Limón, tramo del espacio de La Fábrica de la Tele para mayores de 12 años. Aunque se taparon las partes del audio con los insultos más graves, la propia física de la conversación resulta suficientemente descriptiva del nivel de violencia verbal entre las implicadas.

Mientras Ana Rosa Quintana clama en su matinal porque los representantes políticos rebajen la tensión en el Congreso, su propia cadena parece inmune al nivel de agresividad al que se ha llegado en La casa fuerte. ¿Qué mensaje se lanza cuando el rey de la programación se retroalimenta diariamente del enfrentamiento llevado al límite?

El nuevo reality, cuyo epígrafe se confirma como una declaración de intenciones, parece haber hecho suyo aquel desafortunado trabalenguas de Mariano Rajoy en 2017: “Cuanto peor, mejor para todos y cuanto peor para todos mejor”.