Cabeceras especiales

Cabecera

ANÁLISIS

Kiko Rivera, Antonio Tejado y otras segundas (y terceras) oportunidades en realities

Telecinco vuelve a confiar en concursantes que antaño abandonaron la competición

Mike Medianoche
@mikemedianoche
30.12.2018 | 14:00

Poco a poco, con cuentagotas, se van conociendo quiénes serán los participantes que entren en la casa de GH Dúo, el nuevo reality por parejas que presentará Jorge Javier Vázquez en Telecinco. De momento, Irene Rosales y su marido Kiko Rivera han sido los primeros confirmados, y tras ellos vinieron Antonio Tejado y su pareja Candela Acevedo, a los que se suma Ylenia Padilla aunque sin acompañante confirmado.

En el caso de la rubia de Benidorm, su nombre se anunció en Sálvame, y se le echó muchas flores.

Me encanta Ylenia, es de las que se lo curra en un reality” decían los colaboradores, mientras que Paz Padilla explicaba que a ella en este tipo de formatos también le gusta ver personas “como Irene, gente Virgen que no ha estado en televisión”. En ese mismo bloque, Sálvame ofreció una pieza sobre Antonio Tejado, quien dijo que quería redimirse en GH Dúo. “En anteriores realities no he estado a al altura, y quiero que el público que conozca, y hacerlo bien” explicaba el sobrino de María del Monte.

Y es que se da el caso de que tanto Antonio Tejado como Kiko Rivera, hasta el momento, no han dado lo mejor de sí en los realities de Telecinco, pues casualmente ambos han protagonizado en el pasado sendos abandonos voluntarios en este tipo de formatos. Sin embargo, ahora vuelven a tener un voto de confianza, a ver si a la tercera va la vencida.

El teatro de Tejado para abandonar ‘Supervivientes’

En el caso de Antonio, su paso por Supervivientes es particular. En la edición de 2014 sufrió un accidente que le hizo abandonar el concurso por recomendación médica, para recuperarse en España, y en el caso de ponerse bien podría reincorporarse a la competición, algo que finalmente no sucedió.

Más tarde regresó a Supervivientes en 2016, y tan solo una semana después de que arrancase el concurso, comenzó a quejarse mucho de unas dolencias, que provocó que le sacaran del concurso una vez más por razones de salud.

Unas quejas que muchos consideraron una farsa, y de hecho, más tarde, se pudo ver a Tejado dándolo todo en la piscina del hotel, saltando para zambullirse en el agua sin ningún gesto de sufrimiento. “Me alegro de verlo así. Prefiero que sea una farsa a verlo mal” decía entonces su madre, a modo de defensa, desde el plató.

El abandono de Kiko en ‘Gran Hermano VIP’

Kiko Rivera tampoco puede presumir de currárselo en los realities, tal como decían de Ylenia Padilla. Y es que sus experiencias anteriores en programas de convivencia han sido decepcionantes. En Supervivientes, en la edición 2011, sufrió un fuerte problema de gota, y por ello quiso tirar la toalla.

La llamada de su madre, la tonadillera Isabel Pantoja, así como la de su hermano Fran Rivera, hizo que aguantase algo más en Honduras, pero al final, se dio por vencido. “Esta vez lo siento por el público y mamá, no llames porque me voy a ir. Soy yo el que sufre y nadie más” dijo para anunciar su baja.

Pese a todo, Telecinco volvió a contar con él en la edición de 2015 de Gran Hermano VIP, y al igual que su hermaba Chabelita, Kiko entró en la casa de Guadalix de la Sierra sin haberse despedido de su progenitora, sin anunciarle que iba a ser concursante. “El no poder darle un beso de despedida a mi madre me está pudiendo” dijo poco antes de anunciar su baja voluntaria del concurso. “Me acuerdo de que me he ido sabiendo dónde está mi madre y sabiendo que mi familia me necesita”.

¿Se repetirá la historia?

¿Aguantarán en esta ocasión Kiko y Antonio como concursantes, o volverán a tirar la toalla? La historia suele estar condenada a repetirse en este tipo de formatos. Y un ejemplo lo tenemos en Oriana Marzolli, quien este año abandonó pronto su paso por Gran Hermano VIP pues solo duró 48 horas, la mitad de lo que duró en el otro gran reality de la cadena.

Y es que Oriana ya participó en Supervivientes 2014, y ya al tercer día, en una conexión en directo, advirtió de estar “muy débil y lo estoy pasando fatal. Me da mucha pena pero no puedo seguir así”.

Finalmente, al cuarto día, se fue. “Yo me quiero ir y es mejor que cuando yo quiero hacer una cosa, la haga porque me conozco. Si no me voy de aquí, me voy a volver loca. Me voy a tirar al mar y me voy a ahogar” explicó en su defensa.