Cabeceras especiales

Cabecera

GENERACIÓN UHF

'Jim West', la serie del Oeste que dio paso a 'Wild Wild West'

Robert Conrad y Will Smith interpretaron el mismo papel en las distintas versiones de 'Wild Wild West'
Carmen Aniorte
@Kaniorte
13.03.2016 | 05:00

Cuando en 1999 se estrenó en salas comerciales Wild Wild West, película dirigida por Robert Sonnenfeld y protagonizada en sus principales papeles por Will Smith, Kevin Kline, Salma Hayek y Kenneth Branagh; muy pocos recordaban que se basaba en una serie de éxito previa, y eso que la serie en su momento gozó de una enorme popularidad.

Si les soy sincera, la versión de Will Smith -salvo por los nombres de los personajes y un pasando un poco de puntillas por la línea argumental- se parecía a la auténtica lo que un huevo a una castaña. Hoy en día se hacen grandes efectos especiales, pero las aventuras de Jim West que yo veía en blanco y negro en la Invicta de mi abuelo Paco me dejó más huella en mi memoria que la película en color y con toda su mascletá de fuegos artificiales de la más actual (montaña rusa en el Parque Warner incluida).

La serie que nos ocupa tenía un argumento complicado, ya que se trataba de una serie del Oeste diferente... No se parecía nada, volviendo al ejemplo cinematográfico, a Cowboys contra alienígenas; pero tenía ese toque atemporal que sorprendía a propios y extraños. Emitida por CBS entre septiembre de 1968 y 1970, aquí en España la vimos en riguroso blanco y negro aunque en su país de origen a excepción de sus veintidós primeros episodios del comienzo los ciento cuatro restantes se pudieron ver en color.

El creador y uno de los productores de esta serie era Michael Garrison. Jim West estaba protagonizada en sus principales papeles por Robert Conrad como James T. West y Ross Martin como Artemus Gordon. Este último era un as de los disfraces e inseparable compañero del protagonista en todas y cada una de sus aventuras.

En 1999, Will Smith protagonizó la adaptación cinematográfica de 'Jim West'

Un James Bond del Oeste

La serie narraba las aventuras del agente federal West, una especie de James Bond que trabaja a las órdenes directas del Presidente de los Estados Unidos Grant en los años finales de la Guerra de Secesión. En cada episodio, a los agentes se les encargaban distintas misiones. Si en Friends los capítulos comenzaban con la coletilla El de..., en esta todos se titulaban La noche de...).

Este héroe no actuaba solo, ya que contaba con la inestimable ayuda de su fiel Artemus (Artemio en el doblaje en castellano neutro de la época). ¿Su especialidad? Salvar la vida y proteger al protagonista. Era todo un especialista en el transformismo, no sólo en el vestuario sino también mostrando su gran versatilidad en distintos idiomas y dialectos.

Los dos viajaban y preparaban sus misiones en un vagón de tren. Allí realizaban sus complicadas armas y otros sofisticados artilugios para enfrentarse a los malos. En los primeros episodios, se enfrentaban a fuerzas misteriosas e incluso vampiros, pero a medida que avanzaban los capítulos sus casos iban más encaminados a temas más terrenales como terroristas, ladrones de bancos e incluso complots políticos. En esta serie no podían faltar chicas atractivas que bebían los vientos por nuestro héroe y, aunque la acción era lo principal, también había momentos para el humor.

Robert Conrad y su trabajo con Marisol

Por último y para los amantes de las curiosidades, les diré que Robert Conrad en 1965 estuvo en España. ¿El motivo? Rodar una película: La nueva Cenicienta junto a nuestra querida Marisol... Y es que protagonista de Jim West tenía una excelente voz que encandilaba a las jovencitas de la época. ¿Les suena el tema Me conformo? Pues lo interpretaba él a dúo con nuestra malagueña de los ojos azules y pelo rubio.

El tema fue récord de ventas aquí en España y se vendieron más discos que de los Beatles en aquellos años. Tras el éxito de la serie, la cosa no fue bien y poco a poco la estrella de Robert Conrad fue apagándose en series infumables y que no duraban ni una temporada... Hoy en día vive alejado de los oropeles de Hollywood mirando con sus eternos y ahora cansados ojos azules los atardeceres de la bahía española en Monterrey en California. Como decía Machado, todo pasa y todo queda... A nosotros el recuerdo de una gran serie que ya quisieran muchas de las de ahora.