Cabeceras especiales

Cabecera

OPINIÓN

Jesús Gil, el alcalde de Marbella que fue icono de la televisión más machista

Este domingo se estrena ‘El Pionero’, la serie sobre su vida en HBO

Mike Medianoche
@mikemedianoche
07.07.2019 | 08:30

Alcalde de Marbella, presidente del Atlético de Madrid, constructor... La vida de Jesús Gil fue un auténtico show que quedará recogida en una nueva serie documental de HBO llamada El Pionero, que se estrena este domingo.

Excéntrico como él solo (El Intermedio lo comparó en su día con Donald Trump) Gil además llegó a ser presentador de televisión en una España machista en la que él era el rey del mambo. Cualquier señor de más de 50 quería ser cómo él, un vividor que aparecía cada semana por la pequeña pantalla acompañado de un buen grupo de chavalas jóvenes, que disfrutaban con él de un baño en un jacuzzi en Marbella, cuna entonces de la jet set castiza.

Y no nos olvidemos de Janette Rodríguez, la estrella de los culebrones, que le acompaña en aquel programa, de nombre Las noches de tal y tal, y que se emitió durante el verano de 1991. Según se publicó entonces, entre ambos la relación no fue fácil y alguna que otra pelea se presenció en las grabaciones, que se desarrollaron durante 17 días seguidos para un total de 11 entregas.

Entre actuaciones grabadas en Puerto Banús y números cómicos de Benny Hill Jesús Gil hablaba de lo que le daba la gana. ¡Hasta una sección de consultorio tenía! “Aquí los únicos cortes que hay son os publicitarios, porque Gil no se corta”, decían en sus promociones.  Y es que él incluso se defendía de todo aquel que le criticaba exponiendo como él mismo decía "las verdades del barquero".

Entre otros, por allí pasaron Pedro Carrasco y Cayetano Martínez de Irujo, Gunilla Von Bismark y hasta Sean Connery, aunque allí la verdadera "superstar" (como decían en la sintonía) era Gil, ese líder de opinión atípico y naïf.

El triunfo del español más machista

El programa funcionó bien, su primera emisión tuvo una cuta de más del 40% y Jesús Gil se convirtió en un personaje simpático, imitado por los niños, que eran incapaces de ver qué terrorífico era querer emular al dueño del caballo Imperioso.

El programa gastaba poco en vestuario: allí el uniforme oficial era el bikini para ellas y el bañador para Gil, que sin complejos lucía su gran barriga peluda y una medalla de oro colgando el cuello. A veces, cuando estaba en el jardín tenía la decencia de salir con un polo encima del bañador.

Era una etapa en el que la carne vendía sobre todo en Telecinco, cadena en la que cualquier excusa era buena para mostrar un grupo de bailarinas o azafatas ligeras de ropa. Así conocimos a las Cacao Maravillao, las MamaChicho, u otras menos recordadas como las Clubes, unas chicas que, con camisetas de equipos de fútbol muy ceñidas, hacían una “pasarela de la liga” para decir cómo estaba la clasificación en el programa de Manolo Escobar ‘Goles son amores’.

Por suerte, aquel esperpento de programa hizo que algunos colectivos reaccionasen. Por ejemplo, la Asociación de Telespectadores y Radioyentes pidieron a los anunciantes que retirasen los anuncios, aunque no tuvo mucho éxito la propuesta.