Cabeceras especiales

Cabecera

ENTREVISTA

De 'Las cloacas de interior' a la fallida compra de Zeta: Roures, sin tapujos

Mediapro presenta en Madrid su estudio para crear y producir series a nivel global.

Jaume Roures y Tatxo Benet.
Jaume Roures y Tatxo Benet.
Juan M. Fdez
@juanmafdez
03.04.2019 | 07:45

Mediapro presentaba este martes en Madrid The Mediapro Studio, una nueva marca que engloba a todas las productoras del grupo y cuyo objetivo será crear, producir y distribuir series en español e inglés "con alcance global".

La idea del grupo es avanzar un paso más para reforzar su expansión internacional e intentar convertirse en un protagonista activo en el escenario internacional al impulsar producciones diseñadas para el mercado global. De momento cuenta con 34 series en marcha en 2019 con una inversión global de 200 millones de euros.

Lo hará financiando la producción de contenidos para así tener una mejor posición negociadora, quedarse “con la mayor parte de la propiedad intelectual” y "poder distribuirlo donde nos parezca", explica Tatxo Benet, fundador hace 25 años de Mediapro junto con Jaume Roures.

“La rueda no gira si nosotros no estamos situados en ella”, defiende Roures, quién recuerda que el grupo cuenta con más de 20 años produciendo contenidos y ha contribuido decisivamente al éxito internacional de la ficción española.

Con 56 sedes repartidas por el mundo, de las que 14 tienen equipamiento para producir, cuentan con su propio equipo de guionistas y productores -"Tenemos la misma capacidad de producción de un estudio estadounidense", y han fichado a directores como Woody Allen, al que producirán la película que comenzará a rodarse en julio en España, principalmente en el País Vasco.

Para que lo entienda un ciudadano de a pie de calle, ¿The Mediapro Studio es simplemente unir todas las productoras que teníais?

Es un poco más que eso. The Mediapro Studio es el resultado de un trabajo no sólo histórico sino más intenso en los últimos cuatro o cinco años porque vimos o preveíamos la exigencia, el cambio, la nueva tendencia en el tema de las series y los contenidos. Y desde ese momento no sólo unificamos marcas sino que preparamos nuestras infraestructuras para esto, captamos más talento, diseñamos contenidos que podían ser competitivos... Y, de hecho, lo que hemos hecho hoy es presentar el primer gran resultado de ese trabajo.

No tendría mucho sentido competir con una plataforma de streaming propia

¿El gran valor de la nueva marca será invertir en desarrollo de ficciones?

El valor de la marca es invertir en el desarrollo de ficciones, en la captación de talento y en tener la propiedad intelectual de lo que producimos, que es una diferencia cualitativa con la tradición que había aquí, y las alianzas con las grandes marcas. Como habéis visto, o porque son cadenas dónde vamos a emitir o productoras con las que co-producimos, estamos con la creme de la creme. Eso da mucha satisfacción, aparte de buenos resultados.

Las grandes marcas como Netflix se están blindando produciendo ellos el contenido. ¿En qué posición os deja si todas estas plataformas empiezan a trabajar así?

No es contradictorio que los originales sean propuestas de productoras como la nuestra. Lo hemos hecho en cine con Netflix, en series con Amazon... Ellos cogen proyectos. Luego los desarrollamos los estudios en general.

¿Os habéis planteado en lanzar vuestra propia plataforma?

No. No tendría mucho sentido competir o hacerse un hueco en un mercado donde ya hay grandes monstruos que ocupan mucho espacio. Es más fácil que nos compren los desarrollos que la otra vía. No le veo posibilidades.

¿Estamos viviendo una burbuja que explotará?

No, no. Todo lo contrario. La producción de series se incrementa porque es lo que el público exige. Esto forma parte de un proceso. El cine independiente americano ha desaparecido entre comillas porque precisamente se ha ido hacia el mundo de las plataformas donde la calidad es un valor muy contemplado. Y los grandes estudios se han quedado para hacer las películas de monstruos y similares y todas sus secuelas, precuelas... De hecho es una división que se ha dado más o menos naturalmente, pero que es una fotografía de dónde estamos sino también de a dónde vamos.

La producción de series se incrementa porque es lo que el público exige

¿En el deporte qué hemos visto? ¿Cómo se plasma esa exigencia de la gente? La gente quiere más contenido y de mejor calidad. Y ahora pues la FIFA produce campeonatos de fútbol playa, por ejemplo. Y además se produce en alta definición, tiene su audiencia... Pero eso es por la exigencia de la gente. Estamos pasando de llegar a casa y ver qué dan, a ver televisión o audiovisual durante todo el día en cualquier sitio y de cualquier manera. Y eso no va a cambiar sino se va profundizar.

Habéis anunciado que vais a rodar con Woody Allen y en España. Hace unos años decías que no volveríais a rodar en España. ¿Qué ha cambiado?

No, dije que no rodaría en Barcelona. No se va a rodar en Barcelona. Dije eso porque se creó un ambiente... Como somos el país del auto-odio, cuando alguien hace una cosa diferente, te cae todo el mundo encima... Continuamos trabajando con Woody, que continua siendo el genio que ha sido siempre.

Desde la televisión en abierto se ha dicho que habéis reventado el sector de contenido con los derechos deportivos. También se habla de una burbuja. ¿Qué les dirías?

La realidad es la que es. El fútbol sigue siendo la estrella. Los derechos deportivos en general se han desarrollado, se han consolidado. Son unas retransmisiones buscadísimas por todo el mundo. No me equivoqué yo en aquel momento.

Uno puede hacer una oferta, pero en el tiempo no se pueden mantener. El coste es el que es.

¿El futuro de los derechos deportivos pasa por las plataformas de streaming?

Tengo mis dudas. Las OTTs son un factor más, pero no es decisivo. Fundamentalmente por limitaciones técnicas. La gente que puede seguir en directo un gran acontecimiento es limitada, la latencia de momento no tiene solución. Y al final los precios son los que son. Uno puede hacer una oferta, pero en el tiempo no se pueden mantener. El coste es el que es y los gastos son los que son. Pero, sobre todo, desde el punto de vista técnico le veo limitaciones que no son superables a corto plazo.

Se publicó que os haríais cargo del canal TEN...

Sí, estamos haciendo la programación de TEN. No será deportivo. Es un canal de entretenimiento.

Está más de actualidad que nunca vuestro documental de Las cloacas de interior. ¿Haréis algo para que sea vea en alguna televisión generalista ya que no se vio en su día?

Nosotros lo intentamos. Hay mucha gente que dice que hay libertad de expresión, pero si te quitan el micrófono no hay libertad de expresión. Y eso es lo que ha ocurrido. Me hace mucha gracia que ahora todo el mundo haya descubierto Las cloacas de interior cuando nosotros hicimos un retrato de eso hace cada dos años. Esto se ha censurado aquí porque no interesaba entonces y porque no interesa ahora.

Las cloacas de interior está en los despacho de TVE. Y nunca lo han querido emitir

Ahora que ha habido un cambio en el gobierno, ¿no debería interesar más?

No sé. No he visto que nadie se mueva. Está en los despachos de TVE, donde ha estado siempre. Y nunca lo han querido emitir. Ves ahora la prensa y parece que hayan descubierto algo... Intentamos que se hablara de ello en su día y no se consiguió.

¿En qué punto está la negociación para la compra del Grupo Zeta?

Poco más de lo mismo. Ha habido movimientos para impedir que eso ocurriese a pesar de que nuestra oferta era mucho mejor. Y seguramente los bancos tendrán que explicar a sus accionistas porque han vendido la deuda más barata sabiendo que había otras ofertas más competitivas. Es obligación de todo el mundo buscar el mejor resultado y ellos ni lo han buscado ni lo han aceptado cuando lo han presentado.

Ha habido movimientos para impedir que compraramos el Grupo Zeta

¿Seguís interesados en ellos?

Bueno, eso está prácticamente cerrado. Continuamos ahí, pero no tengo ninguna esperanza.

¿Cómo ves laSexta a día de hoy?

Veo poca televisión. Era el único y primer intento de que productores hicieran su televisión. Creo que lo que se sembró, determinados aspectos aún continúan: el carácter informativo, el carácter crítico, el carácter diferente... Ahora está dentro de un grupo que tiene su propia linea. Orgullosos de haberla creado y de que los programas estrellas continúen en antena como El Intermedio. ¡2.000 programas son muchos!