Cabeceras especiales

Cabecera

VIVA LA VIDA

Jaime Peñafiel recuerda la vez que comió carne humana: “Estaba riquísima”

Tuvo lugar durante la coronación de Bokassa, emperador de África Central

Redacción
@Bluper
28.04.2018 | 21:41

Este sábado, en Viva la vida se ha hablado de canibalismo con una persona que ha probado la carne humana. Y quien ha dado testimonio es el conocido periodista ligado a la realeza Jaime Peñafiel, quien ha acudido al programa para charlar con Toñi Moreno sobre diversas vivencias de su vida personal y profesional.

Uno de los puntos más controvertidos de su entrevista fue cuando contó que acudió a la coronación de Bokassa, Emperador de África Central, y en durante los festejos, que se realizaron en un palacio de deportes en el que se reprodujo el cuadro de la coronación de Napoleón que se puede visitar en el Louvre, le dieron de comer un plato nacional que resultó estar hecho de carne humana.

“La cena fue traída en un puente aéreo de París, pero había un plato nacional, centroafricano, de carne”, explicaba Peñafiel ante una Toñi Moreno que prefería no escuchar más, en especial cuando matizó que aquella estaba “ríquisima” .

El veterano periodista aclaró que él no suele comer mucho, y que hace una única comida cada cada 24 horas, pero que la comió. Y que su sorpresa llegó semanas más tarde. “Al cabo de los meses descubrieron que en los frigoríficos del palacio real de Bangui estaba lleno de cadáveres escolares que él había asesinado en vísperas de su coronación y utilizó esta carne de escolares para eso". matizó.A aquel dictador autoproclamado emperador "lo depusieron, no le colgaron de milagro y murió en París como un loco”, explicó ante una incrédula presentadora.

Toñi Moreno habló con Peñafiel de otro tema recurrente en su trayectoria, las famosos fotos de Franco agonizante, y le ha intentado sonsacar quién fue el autor.

Tras volver de publicidad, admitió que había visto en las redes sociales que los espectadores querían saber más sobre la experiencia caníbal de Peñafiel, pero que ella prefería hablar de temas más alegres, y admitió que aquellas instantáneas del dictador en las últimas tampoco es que fuese mucho más divertido que la vez que su invitado comió carne humana.