Cabeceras especiales

Cabecera

REPORTAJE

Isabel Garbí, Rosario Ríos... Televisivos que cambiaron de nombre artístico

¿Sabes quiénes son Alejandro Magno o Paula Basch?

Mike Medianoche
@mikemedianoche
20.05.2018 | 13:55

La pasada semana Toñi Moreno hablaba en Viva la vida con la cantante Ángela Carrasco sobre sus verdaderos nombres. "Mi nombre completo es Antonia del Rocío Montserrat. Del Rocío por la Vírgen del Rocío, Montserrat porque nací en Cataluña", dijo la presentadora. "Pues yo me llamo Ángela Altagracia Carrasco Rodríguez. Altagracia es la vírgen de República Dominacana y Ángela por mi país", respodía la invitada.

En los dos casos nos encontramos con rostros populares que son conocidos por sus nombres reales, aunque de manera más corta, o por su diminutivo familiar, como es el caso de Toñi. Sin embargo, lo más habitual es que un actor, presentador o cantante cambie su nombre real por otro más sonoro.

Ana Belén, vista recientemente en Traición, se llama realmente María del Pilar Cuesta; Niña Pastori tiene en su DNI el nombre de Rosa María García García, y es casi tocaya de Bárbara Rey, que legalmente es María García García.

Lo habitual es que cuando un artista elige (o le eligen) su nombre artístico lo mantenga para toda la vida, pero esto no siempre sucede. Repasamos el caso de algunos famosos que cambiaron de nombre artístico en algún momento de su carrera.

Paula Vázquez fue Paula Bachs

Actualmente, Paula Vázquez presenta en #0 Fama ¡a bailar!, y en su currículum encontramos otros programas como El número 1 o Pekín Exprés. Hay que viajar hasta 1994 para encontrar el primer trabajo de Paula en la tele nacional, cuando fue azafata del Un, dos, tres. Entonces en el programa fue presentada como Paula Bachs, una presunta sobrina enchufada del presentador del concurso, Josep María Bachs. En los créditos, al igual que el resto de azafatas, aparecía con su nombre de pila a secas, sin apelllidos.

Luis (La)Roderas

Precisamente el Un, dos, tres, en su etapa A leer esta vez, sirvió de lanzamiento nacional a Luis Larrodera, presentador maño que ya había estado al frente del magazine Que viene el lobo. Cuando Chicho Ibáñez Serrador se fija en él como próximo maestro de ceremonias y comienza a presentarlo a los medios considera que su apellido Larrodera es largo, y le rebautizó como Luis Roderas.

Una vez finalizó el concurso que tenía a Ruperta como mascota, Luis volvió a utilizar su apellido real para conducir programas como Alta tensión o Pánco en el plató.

Cuando la Gemio era Isabel Garbí

Isabel Gemio Cardoso es el nombre completo de Isabel Gemio, quien en televisión ha presentado programas emblemáticos como Lo que necesitas es amor o Sorpresa, sorpresa.

Lo que pocos recuerdan es que sus primeros pasos los dio en el programa Los Sabios, junto a Andrés Caparrós, y que entonces se hacía llamar Isabel Garbí, nombre con el que también estuvo al frente del programa La tarde.

Bibiana Fernández retomó su nombre real

Este domingo vuelve a MasterChef Bibiana Fernández, que fue el 50% de “las retales” junto a Anabel Alonso en la edición Celebrity del talent culinario. A la chica Almodóvar la conocemos como Bibiana Fernández desde 1998 (su nombre real), aunque antes empleó el nombre artístico de Bibí Andersen, en aquella época en la que presentó programas como Sábado Noche o Estress, junto a Loles León y Rossy de Palma.

Rossy fue Von Donna antes que de Palma

Precisamente Rossy de Palma también tiene un nombre artístico diferente al que empleó en sus inicios. La mallorquina Rosa Elena García, actual concursante de Bailando con las estrellas, comenzó en el mundo del espectáculo con el grupo Peor Imposible, y entonces se hacía llamar Rossy Peor. Cuando Almodóvar le da un papel en La ley del deseo, el manchego la bautizó Rossy Von Donna, y en Mujeres al borde de un ataque de nervios la vimos por primera vez acreditada como Rossy de Palma. Su nombre artístico se debe a que el fotógrafo Alberto García le regaló una instantánea que le dedicó como “Rosa de Palma”, y le gustó cómo sonaba.

Rosario Ríos y Alejandro Magno

Dentro de los coaches que han pasado por La voz, dos de ellos tienen un pasado musical con nombres poco recordados. Así, Rosario Flores -quien firma sus trabajos como Rosario, a secas- grabó en su infancia un single llamado ‘¿Qué querrá decir esto?’, con letras de Gloria Fuertes. Entonces firmó el disco como Rosario Ríos.

En la tercera temporada del programa coincidieron Alejandro Sanz como coach y Rosario como asistente. Alejandro Sánchez Pizarro es el nombre real de Sanz, que sacó un primer disco como Alejandro Magno y que es una rareza imposible de encontrar. De hecho, Bertín Osborne le confesó que lo había intentado localizar para su entrevista en En mi casa o en la tuya, pero que no hubo manera.

Eurovisivos que también cambiaron de nombre

Con el Festival de Eurovisión aún reciente, merece la pena recordar algunos artistas que cambiaron de nombre antes de pasar por el certamen. Por ejemplo, Karina comenzó su carrera editando discos con su nombre real, Maribel Llaudés; su apelativo artístico se lo debe a Torrebruno, que cuando la vio le dijo “qué niña tan carina”.

Pastora Soler, representante de España en 2012, grabó algún cassete en su infancia con el nombre de Pili Sánchez, diminutivo del que figura en su DNI. En 1994, el productor le cambia a Pastora Soler, por ser un nombre y un apellido con mucha fuerza sonora. En Eurovisión Pastora quedó décima, el mismo lugar que obtuvo la Lucía en Eurovisión 1982; una sevillana que ya había grabado álbumes firmados como La Ruina.

Siguiendo con festivales, también merece la pena recordar que Marisol fue a la primera OTI antes de cambiarse a Pepa Flores, y que la última representante de España en aquel concurso fue Sylvia Pantoja, quien también ha editado discos como Sylvia y como Silvia Pantoja.

Nombres que pueden inducir a la equivocación

A veces hay varios rostros televisivos que responden al mismo nombre. Por ello, hay artistas que han tenido que ser acreditados de otra manera para no inducir a la equivocación. Por ejemplo, Ana Fernández (Los Protegidos) ha firmado trabajos como Ana Carlota Fernández para que no la confundan con su compañera de trabajo y ganadora del Goya por Solas. También podemos citar a Teresa Hurtado de Ory, que se puso el segundo apellido para que nadie pensase en las Tacañonas al oír su nombre.