Cabeceras especiales

Cabecera

TV PÚBLICA

'Informe Semanal' da más voz a Arrimadas e Iceta en la 'entrevista' a Junqueras

El programa de TVE abordó este sábado las grietas que se han producido en el procés.

Inés Arrimadas en 'Informe Semanal'.
Inés Arrimadas en 'Informe Semanal'.
Redacción
@Bluper
06.10.2018 | 23:05

Dirigentes de PP y Ciudadanos se lanzaron este sábado a las redes sociales a criminalizar a Informe Semanal después de que el programa anunciara que había entrevistado con Oriol Junqueras sin ni siquiera haber visto las imágenes.

"Resulta vergonzoso que en la televisión pública se vaya a emitir una entrevista a un preso implicado en el golpe al Estado que pretendió dar el independentismo. ¿Esta es la televisión que quieren?", escribió el líder del PP, Pablo Casado. 

"Especial golpistas. Propaganda en la RTVE que pagan los españoles a quien quiere quitarle sus derechos. Esta NO es la RTVE que merecen los españoles. Parecía imposible hacerlo peor que Rajoy, pero el Dr. Sánchez es capaz de todo", dijo el diputado de Ciudadanos, Guillermo Díaz.

Sin embargo, dicha entrevista se resumió en mostrar imágenes de las respuestas que había dado Junqueras al equipo de Informe Semanal sobre la tensión entre los socios soberanistas durante esta semana y que no llegó ni a cuarenta segundos.

Por el contrario, la líder de Ciudadanos en Cataluña, Inés Arrimadas, apareció hasta en dos ocasiones en pantalla por un tiempo de 50 segundos para criticar la situación en aquella comunidad, mientras que el líder del PSC, Miquel Iceta, apareció durante 58 segundos.

Por su parte, el representante de JuntXCat, Eduard Pujol, apareció en el reportaje durante 40 segundos, mientras que el de ERC, Sergi Sabrià, sólo lo hizo durante 15 segundos. Representantes de Catalunya en Comú-Podem, PP y la CUP también aparecieron, aunque sus declaraciones en el Parlament. 

De esta forma, el programa quiso ofrecer a los espectadores una visión lo más objetiva y plural posible sobre la tensión entre los socios soberanistas que se ha hecho evidente esta semana en la reapertura de las sesiones parlamentarias, después de tres meses de inactividad, y que ha hecho tambalear el gobierno de Quim Torra.