Cabeceras especiales

Cabecera

UHF

Gracias a ellos, se abrieron nuestras fronteras

Paloma Gómez Borrero en su corresponsalía en Roma
Carmen Aniorte
@kaniorte
27.06.2015 | 05:00

Paloma Gómez Borrero, Jesús Hermida, Cirilo Rodríguez, José Antonio Plaza, Juan Carlos Azcue, Pedro Wender, Federico Volpini, Manuel Piedrahita o Diego Carcedo son los nombres de algunos de los pioneros en eso de ser corresponsales en TVE. Ellos abrieron el camino a muchos que les siguieron después y a otros tantos, entre los que me encuentro, nos hicieron soñar con llegar a ser como ellos.

Desde sus orígenes, TVE ha sido la cadena de televisión que mejor ha cubierto los acontecimientos internacionales. Vietnam, el primer hombre en la Luna, la revuelta estudiantil en México, mayo del 68, la vida a uno y otro ladod del muro de Berlín, los tira y afloja sobre Gibraltar, los conflictos en Irlanda del Norte, la Revolución de los claveles en Portugal, la Guerra fría, la marcha verde... y un montón de "etcs". más.

Nueva York, Berlín, Londres, Bruselas y Viena fueron las primeras corresponsalías de TVE

¿Saben cuál es el secreto? Los grandes corresponsales que desde 1967 se dedicaron en cuerpo y alma y no siempre con los medios suficientes a traer aquí todo lo que ocurría más allá de nuestras fronteras. Según datos de TVE fue en ese año -1967- cuando se crearon cinco oficinas en el extranjero: Nueva York, Berlín, Londres, Bruselas y Viena.

Hoy en día, la familia ha crecido y son 18 las corresponsalías repartidas por todo el mundo. Desde sus comienzos las tareas del corresponsal no se limitaban a enviar crónicas para las distintas ediciones de los Telediarios, sino también suministrar piezas de todo tipo y género para los programas de TVE e incluso a su hermana RNE.

Nuestros pioneros aprendieron como jabatos la realidad del país al que había sido destinado y los de alrededor o, como se dice en la terminología, "su área". Al margen de esto tenían que manejar todos los estilos periodísticos: un día podían estar dando una noticia como otro una entrevista o realizando un reportaje sobre determinado tema de interés.

Jesús Hermida, uno de los más conocidos

En este pequeño y humilde homenaje a algunos de los pioneros de este negociado quiero empezar por Jesús Hermida. Él un 21 de julio de 1969 nos acercó a los españoles la Luna. Mientras Amstrong, Aldrin y Collins daban su primer gran paso para la humanidad, el recientemente fallecido periodista nos contaba todo con pelos, señales (interferencias incluidas) y con la emoción en la garganta de ser testigo de un hecho pionero en la Historia: el de un ser humano pisando por primera vez la superficie de la luna.

Cirilo Rodríguez tomó el relevo de Jesús Hermida en la corresponsalía de Nueva York

En Nueva York a la marcha de Hermida estuvo Cirilo Rodríguez, todo un maestro al que además tuve el honor de conocer en mis primeros años de Periodismo cuando visitó la Facultad y nos contó las alegrías y las penas de esta bendita profesión. Desde las orillas del Hudson o el East River cubrió, entre otros asuntos, la dimisión de Richard Nixon, la guerra de Vietnam o la victoria de Jimmy Carter. Está considerado un maestro de periodistas y en su honor (falleció en 1980) se celebra anualmente, el Premio de Periodismo Cirilo Rodríguez, organizado por la Asociación de la Prensa de Segovia, y que premia a los corresponsales o enviados de medios españoles en el extranjero.

José Antonio Plaza, siete años de corresponsal en Londres

José Antonio Plaza (1939-1998) es otro claro ejemplo de estos pioneros de la información. Lo recuerdo con su gabardina, como las que lleva el Inspector Gadget, y en una mano el micro (o mejor dicho, una enorme alcachofa) y en la otra un paraguas negro. De fondo, la torre del Big Ben y la pertinaz lluvia que acompañaba a muchas de sus crónicas. En 1968 le destinaron como corresponsal de TVE y RNE en la capital británica, en la que permaneció durante siete años.

Era todo un gentelman de la información. A su regreso compaginó su labor ante las cámaras con la dirección de programas. De esa época destacó el espacio de denuncia 35 millones de españoles (1975), en el que compartía labores de presentación con Alfredo Amestoy. Plaza sufrió heridas serias cuando alguien lo atropelló con intento de silenciarlo. La semana siguiente apareció en el programa escayolado y en silla de ruedas. Su labor y su valentía en ese espacio le valió en 1975 el Premio Ondas, compartido con su compañero Amestoy.

Pedro Wender falleció durante su corresponsalía en Berlín

Cuando en 1979 falleció Pedro Wender todos los medios se hicieron eco de la noticia. La muerte le sorprendió trabajando en la corresponsalía de RTVE en la República Federal Alemana, que tenía su sede en Berlín. Llevaba allí desde 1966.

Su verdadero nombre era José Gabriel de Pablos, y uno de sus grandes y últimos trabajos que realizó para "la casa" fue tras la elección de Juan Pablo II (el papa Polaco) fue una serie de reportajes para presentar a la audiencia española la personalidad del nuevo Pontífice.

Federico Volpini, de Bruselas a México

De semblante serio, chaqueta de cuadros, perilla y unas gafas muy de los sesenta así es como recuerdo a Federico Volpini. Él era corresponsal de RTVE en Bruselas, pero fue el encargado de contar a la audiencia española el Mayo Francés del 68. Años después, en 1981 cambiaría su destino por México y allí realizó una memorable entrevista a Octavio Paz con motivo de la concesión del Premio Cervantes en 1981.

Paloma Gómez Borrero recibió el cariñoso apodo de "Papaloma" por sus crónicas sobre el Santo Padre

La entrevista se emitió en el programa de TVE, Informe Semanal. En este recorrido no hay que dejarse en el teclado a Manuel Piedrahita fue corresponsal en Bonn entre 1982 y 1986 o Juan Carlos Azcue, corresponsal de RTVE en París. También fue enviado especial a más de sesenta países cubriendo las noticias de la actualidad más destacadas, desde la caída de Indochina hasta el conflicto de los Balcanes.

Diego Carcedo en 1974 ingresó en TVE formando parte de los servicios informativos. En ese año, se le incorpora al equipo del programa Los Reporteros junto a nombres como Miguel de la Quadra Salcedo, Javier Basilio o Jesús González Green. Durante los dos años en que permanece en el programa, tiene ocasión de ser testigo directo de acontecimientos como la Revolución de los Claveles en Portugal. En 1978 fue nombrado corresponsal en Lisboa. En este cargo estuvo hasta 1984, fecha en la que saltó el charco para hacerse cargo de la corresponsalía de Nueva York.

En esta lista de pioneros no podemos olvidarnos de Paloma Gómez Borrero -conocida por muchos con el cariñoso mote de "Papaloma" por sus innumerables crónicas sobre el Santo Padre: durante doce años fue corresponsal de TVE en Italia y el Vaticano. Ha sido la primera mujer corresponsal en el extranjero de la cadena nacional. Fue destituida del cargo allá por 1983 por decisión personal del entonces director de RTVE, José María Calviño.

Ellos abrieron el camino a otros como Javier Martín Domínguez, Rosa María Calaf, Angela Rodicio, Juan Restrepo y una larga lista; pero eso será en otra ocasión.