Cabeceras especiales

Cabecera

REALITY

'GH VIP 7' Así fueron los reencuentros de Pol con Adara y el Maestro Joao

La favorita no fue capaz de entrar al salón al saber que su ex se convertía en concursante.

Maestro Joao y Pol Badía (Telecinco)
Maestro Joao y Pol Badía (Telecinco)
Redacción
@Bluper
09.10.2019 | 07:36

El cuestionado abandono por prescripición médica de Nuria MH hace ahora dos semanas brindaba a GH VIP la posibilidad de abrir una nueva trama en la casa con la entrada de un nuevo concursante: Pol Badía.

Así, este martes el exboxeador entraba en la casa de Guadalix de la Sierra para encontrarse con su expareja, Adara Molinero, con la que llevaba dos años sin verse, y con el Maestro Joao, su actual pareja con la que tenía una conversación pendiente después de que éste confesara una infidelidad.

Y como no podía ser de otra forma, los reencuentros no defraudaron a la audiencia. La primera en reencontrarse con Pol fue Adara, quién se quedó de piedra al verle sentado. Y aunque en un primer momento, el joven le confesó que su intención no era discutir con nadie, pronto empezaron a reprocharse cosas.

"Baja un decibelio", le pidió Pol intentando tranquilizar a Adara. "Has dicho cosas muy sucias y yo conté tal cual pasó todo (...) Cuando estaba embarazada dijiste que me había asegurado un sueldo Nescafé", le reprochó la joven. 

Después le tocó el turno al Maestro Joao, que se rompió nada más ver a su chico. "Simplemente no te quería meter en el concurso, no quería hacerte daño, yo no he dicho nada malo de ti, he dicho que eres muy bueno y que te portas muy bien conmigo. Yo te quiero y te amo también, pero habíamos peleado y paso lo otro que paso..." 

"Ha venido todo muy rápido Pol, he estado feliz contigo y te lo agradezco mucho pero llegue aquí y me di cuenta que no era feliz del todo. Contigo estaba alegre pero no era feliz, y al segundo día de llegar aquí pensé en esa persona y fui feliz", decía.

"No quería llorar te lo juro, he estado todo el tiempo defendiéndote, yo quería luchar por ti, pero cuanto más te defiendo, peor hablas de mí", le respondió Pol sin poder contener el llanto.