Cabeceras especiales

Cabecera

CRÍTICA

‘GH VIP 6’, el programa de corazón definitivo convertido en reality show

Analizamos la primera gala de la sexta edición del programa que se estrenó este jueves en Telecinco.

Daniel Jabonero
@DanielGJabonero
14.09.2018 | 01:38

GH VIP ya ha abierto las puertas. Después de muchas semanas de promoción, de nombres, de rumores y de goteo de noticias, por fin hemos podido ver cómo son las primeras horas de convivencia y cómo se empiezan a desenvolver los concursantes dentro de la casa. Telecinco tenía que aprobar con muy buena nota en esta primera gala, pues su última edición de anónimos les dejó muy mal sabor de boca. Y han dado un golpe en la mesa con esta presentación.

Sin floritutas, sin números musicales como era habitual en otras ediciones y sin despistarse, GH VIP 6 ha demostrado desde el primer momento lo que quiere ser: un gran programa de corazón convertido en reality show que le de contenido a todo Telecinco. En el programa producido por Zeppelin no se esconden y lo defienden a capa y espada.

En esta edición muchos conflictos ya vienen desde fuera. Aunque nadie concursa en pareja, la estancia de muchos de ellos dentro de la casa vendrá determinada por otro concursante. Y es que han intentado que muchos concursantes tengan un contrapunto que ofrezca contenido desde el primer segundo.

Jorge Javier Vázquez aparecía en el plató y lo primero que hacía era hablar con Kiko Matamoros y Carlos Lozanos. Sus respectivas exmujeres concursan este año en el programa. Y, aunque no van como defensores, están allá para que los primeros minutos de esta edición sean mucho más polémicos y más parecidos a un gran formato de corazón. El formato de corazón definitivo de Telecinco.

Puede que muchos espectadores desconozcan a gran parte del casting elegido este año. Y es que algunos nombres pertenecen al universo Telecinco. Si no eres consumidor de su televisión no entenderás la mitad de los conflictos. Sin embargo, en la cadena no pretenden llamar a nuevos espectadores. Y es que han creado este gran reality show como un regalo a sus fieles espectadores que no se pierden una trama.

En este contexto, Jorge Javier Vázquez se desenvuelve con una gran soltura. Su papel es mucho más parecido al de Supervivientes que al de Gran Hermano. Y es que aquí puede jugar mucho más con los concursantes, más conocidos para él. Y el programa se lo permite porque sabe que esto fue uno de los puntos fuertes del reality isleño. 

Respecto a los vídeos de presentación de esta nueva edición, en GH VIP se han sabido reír de sí mismos y le han dado al espectador mucho humor para ir amenizanod esta larga noche. Y es que los vídeos parecían más de Muchachada Nui que de Gran Hermano. Es que ellos son las celeeeeeebrities de Telecinco.

Como revulsivo de esta edición, el programa ha dejado atrás la casa moderna, llena de tecnología y VIP para ponerle las cosas difíciles a los famosos. Gran Hermano vuelve a sus orígenes, un claro mensaje por parte de esta edición que pretende ser el inicio de una nueva era en el formato. De ahí que vuelva la granja, los animales y los trabajos forzosos.

La primera gala ha sido redonda. Larga, muy larga, pero redonda. Eran las 00:00 horas de la noche cuando sólo cinco concursantes estaban dentro de la casa. Las pausas publicitarias no tenían fin. Pero parece que Telecinco sabe muy bien cuando hay tanto interés con alguna de sus producciones como para excederse en la confianza y ofrecer MUCHA publicidad. Y es que la confianza a veces da asco. 

Sea como fuere, si un día antes estuvimos pegados a la pantalla para ver a Carmen Borrego sin papada, este jueves la cadena tenía preparado un cóctel de sorpresas mucho mejor y por eso sabía que su público aguantaría carros y carretas para conocer todos los detalles de esta edición. Se han sabido guardar algunos detalles potentes que han hecho interesante la primera gala. Pero con Gran Hermano nunca se puede decir que el pescado está vendido (para bien y para mal). Y es que parece que el exterior jugará un papel muy importante este año en lo que pase dentro de la casa. Una técnica que les funcionó muy bien en Supervivientes y saben repetir a la perfección.