Cabeceras especiales

Cabecera

OPINIÓN

El día que 'GH VIP' intentó tomarnos por tontos con abucheos enlatados

Las explicaciones que ha dado el programa no han podido resultar más ridículas.

El Koala y Miriam.
El Koala y Miriam.
Juan M. Fdez
@juanmafdez
14.11.2018 | 09:34

Hace ya algunas semanas, Jorge Javier Vázquez escribía en su blog que presentaba los programas más honestos de la televisión española entre los que, por supuesto, se encontraba GH VIP. Y la verdad es que no le faltaba razón porque si necesitan pervertir el programa para atrapar a la audiencia, rompiendo todas las reglas del formato clásico, lo hacen y casi todos tan contentos. Nunca hay que olvidar que esto es televisión.

Pero en ocasiones hay que ser un poco menos descarados. Y lo de anoche de los abucheos enlatados y su posterior explicación no puede ser más ridículo. "Yo solo puedo explicaros que no están enlatados, porque estoy aquí y lo veo. Si confíais en mi algo, que se note un poco por favor porque yo ya me bajo de la vida...", decían desde la cuenta de Twitter del programa.

¡Claro que sí, guapi! Y Bárcenas también también podía explicar que no cobraba comisiones por influir a favor de la trama Gürtel y por ocultar gran parte de su fortuna en cuentas bancarias en Suiza y al final ha terminado siendo condenado a 33 años de cárcel.

A ver, amigos de Gran Hermano VIP, os han cogido con el carrito de los helados. Ya lo dicen nuestros compañeros de la Guerra de los Medios: estos abucheos de producción que pueden encontrar fácilmente en menos de un minuto en YouTube. Así que lo mínimo es buscarse una excusa menos inverosímil.

Sobre todo porque los espectadores ya han tenido que ver cómo Jorge Javier Vázquez ha negado que Miriam Saavedra sufriera bullying durante sus primeras semanas en la casa o cómo se han blanqueado las actitudes machistas de Suso.

Está claro que hay que darle un poquito de vidilla al programa teniendo en cuenta que parece bastante claro que Miriam Saavedra se proclamará vencedora. Pero tampoco hace falta tomar por imbéciles a los espectadores. Para eso ya están los políticos.