Cabeceras especiales

Cabecera

CRÓNICA

La gala más lacrimógena de 'GH VIP': de la marcha de Jorge Javier a la confesión de Adara

La gala de anoche vivió varios reencuentros esperados, las últimas nominaciones de la edición y la proclamación de las dos primeras finalistas.

Imagen de 'GH VIP' (Mediaset)
Imagen de 'GH VIP' (Mediaset)
Redacción
@Bluper
29.11.2019 | 03:31

La séptima edición de GH VIP encara ya su tramo final. Y la de anoche fue una gala crucial marcada por la fuga de anunciantes, el traspaso de poderes entre Jorge Javier Vázquez y sus sustitutos, Carlos Sobera y Jordi Gónzalez, y por la catarsis que vivió Adara tras la visita de su padre.

La gala empezó con una sorpresiva y surrealista escena en la que Joao hacía entrega a Rocío Flores, nieta de la inolvidable Rocío Jurado, un pañuelo manchado por el maquillaje de la cantante que en su día dio al vidente, y que guardaba éste junto a una dedicatoria de la de Chipiona.

Los dos nominados que se enfrentaban a la expulsión fueron Antonio David y Adara. Una expulsión, por cierto, muy imprevisible. Y es que, hasta el último momento, todo podía pasar. No obstante, antes de que eso sucediera ambos concursantes recibieron del exterior sorpresas.

La primera fue para Antonio David, que la recibió en forma de regalos de sus dos hijos pequeños, mientras que Adara recibió la visita de su padre, la cual había pedido de manera incesante. Una visita que sirvió para que su hija viviera una especie de catarsis, en la que confesó su infelicidad y sus dudas amorosas.

Tras esto, Antonio David se convirtió en el undécimo expulsado de la edición. Ya en plató, su entrevista se convirtió en un cruce de acusaciones con Kiko Jiménez, pareja de Sofia Suescun y exconcursante de esta misma edición. 

Tras una falsa prueba de líder, las concursantes restantes nominaron por última vez en la intimidad del confesionario, resultando las últimas nominadas de la edición: Adara, Mila y Estela. Eso convirtió a Noemí y Alba en las primeras finalistas de GH VIP 7.

Durante la gala, además, Jorge Javier Vázquez se despedía de los concursantes y de la audiencia para someterse a una nueva intervención quirúrgica, cediendo el testigo a Carlos Sobera, para los Límites 48 horas y a Jordi Gónzalez para los debates de los domingos.